De celebrarse ahora elecciones, el PP bajaría a la tercera posición por detrás de C’s y por la entrada de Vox

De celebrarse ahora elecciones, el PP bajaría a la tercera posición por detrás de C’s y por la entrada de Vox

miércoles 19 de diciembre de 2018, 14:49h
El PSOE de Pedro Sánchez sería el partido más votado y podría intentar nuevos pactos con Podemos, los partidos nacionalistas o Ciudadanos.

Según el sondeo que presenta Metroscopia el PP, que perdería 69 escaños y pasaría de ser la primera a la tercera fuerza política de España; a Ciudadanos, que ganaría 38, y a Vox, que obtendría por primera vez representación en el Congreso con 29 diputados. Es decir, que prácticamente los escaños que perdería el PP pasarían a estos dos últimos partidos.

El sondeo esgún Juan José Toharia, presidente de Metroscopia revela «la eclosión de un sistema pentapartidista: una inédita convivencia, en el tablero político, de cinco formaciones de ámbito nacional, con respaldos en votos no muy dispares. El básico bipartidismo predominante durante tantos años se estaría ahora ramificando en cinco opciones diferenciadas en una clara, y convencional, gradación ideológica: dos en los respectivos extremos (izquierda y derecha) y tres, escalonadas, entremedias. La novedad es la aparición de un nuevo actor, Vox, al que se asocia con el posicionamiento ideológico cuya atribución resultaba hasta ahora más nebulosa. Tendríamos así, ya, una izquierda-izquierda en un polo, y una derecha-derecha en el opuesto».

Para el sociólogo, «una escena pública más poblada puede, sin duda, añadir más complicación a nuestra ya espesa dinámica política; pero puede también abrirle alternativas y variantes no necesariamente fáciles pero, en todo caso, hasta ahora inexistentes.

Por ejemplo, y como primera y más obvia consecuencia, el peso de los partidos nacionalistas periféricos a la hora de configurar posibles fórmulas de gobierno podría quedar severamente reducido, o quizá incluso eliminado, a poco que el nuevo quinteto asumiese la necesidad de alcanzar cualquiera de las múltiples variantes de acuerdos de gobierno a tres que, al menos sobre el papel, resultan pensables.

Por otro lado, un tablero político con cinco protagonistas está, en principio, en mejores condiciones que uno con cuatro, o con tres, de propiciar una dinámica negociadora centrífuga, y no ya centrípeta. Buscar acuerdos y negociaciones menos escorados hacia uno u otro de los extremos del tablero y más en torno al centro del mismo podría resultar ahora más sencillo y políticamente menos gravoso», explica Toharia. Lo cierto es que el bipartidismo ya ha pasado a la historia.

Empezando por el partido que sería más votado, el PSOE, tendría imposible formar una coalición exclusivamente de izquierdas. La suma de PSOE y Podemos se queda en 152 escaños, muy lejos de los 176 necesarios para conseguir la mayoría absoluta. Ni la inclusión de ERC en esa entente lograría alcanzar la cifra mágica de 176 diputados en el Congreso.

Por la derecha, las alianzas tampoco estarían fáciles. El PP y Cs tendrían, juntos, 138 escaños. Si se añaden los posibles 29 escaños de Vox, las tres fuerzas que ocupan el centro y la derecha se quedarían en 167 escaños. Aun necesitarían nueve actas más para lograr la mayoría absoluta.

De esta manera, tanto el PSOE por la izquierda como el PP o Ciudadanos por la derecha necesitarían el concurso de partidos nacionalistas e independentistas. En este sentido, con el reparto de votos actual, volveríamos al inestable escenario que ha habido entre las elecciones de 2016 y el momento actual. Podría darse un gobierno de minoría liderado por la derecha (como ocurrió con Rajoy) o podría haber un pacto de izquierdas e independentistas para elegir un presidente (como sucedió con lamoción de censura que lideró Sánchez).

Esta encuesta es una foto fija de la situación política actual, que se puede comparar con las radiografías anteriores tomadas también por Metroscopia. El escenario ha cambiado notablemente desde julio, que es el primer sondeo que se hizo con Pedro Sánchez de presidente.

Las encuestas apuntan a que el mejor momento del Gobierno de Pedro Sánchez se vivió a las pocas semanas de llegar a la Moncloa. En septiembre, el apoyo que tenía el PSOE superaba el 27%. Ese momento era el que varios dirigentes del PSOE consideraban más idóneo para convocar elecciones, antes de arriesgarse a un posible desgaste. Tres meses después, el apoyo al PSOE ha caído hasta el 22%.

También ha bajado el PP, en su caso 4,6 puntos. En cuanto a Ciudadanos, se mantiene estable, mientras que Podemos se va recuperando y sube 2,6 puntos desde septiembre. Por su parte, Vox no contaba en la encuesta de septiembre con representación parlamentaria. En la de octubre irrumpió con un 5% de apoyo y dos meses después lo ha más que duplicado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios