OPINIONES Y REALIDADES DEL SISTEMA DE PENSIONES

martes 26 de junio de 2018, 19:24h
La crítica situación de las pensiones y de la viabilidad del Sistema Público de
Pensiones, con ocasión de los incrementos del 0,25% de las mismas y de la
reforma impuesta por el Gobierno del PP en 2013, con la que prolongaba la
vida laboral, han provocado numerosas manifestaciones de los pensionistas
a lo largo y ancho de la geografía de nuestro país.
Estas han sido justas y necesarias, y lo van a continuar siéndolo – en mi
opinión – hasta la consecución de que las revisiones anuales de las mismas
se efectúen en función del IPC, y también de que las reformas que necesita
el Sistema, para garantizar su viabilidad – como su financiación, entre otras
– sean la garantía del mantenimiento del Sistema.
Sin embargo, a mi me da la impresión que se está dando una opinión en la
calle, en algunos movimientos sociales e incluso en el Congreso de los
Diputados, de que la pensiones en España, son bajas y ello se debe a que
nuestra Seguridad Social es mezquina y miserable porque escatima lo que
debería dar como pensiones. Y detrás de un popurrí de artículos, y de
variadas opiniones se están confundiendo los problemas de las pensiones y
del Sistema, y ocultando naturalmente la mala administración del Gobierno
de Mariano Rajoy.
Y a mí me parece, que propagar afirmaciones tan equivocas y carentes de
argumentos sólidos y reales, es hacer un flaco servicio a las posibilidades de
una Reforma del Sistema, sobre la base de la realidad concreta, que es lo
que se necesita transformar para lograr la continuidad del mismo, sin
provocar los incrementos de los déficits que hasta ahora han provocado por
las “Reformas inexistentes del Gobierno de Mariano Rajoy”, que solo
se ha dedicado a “parchear el Sistema”, con la reducción de los
incrementos anuales al 0,25% y la prolongación de la vida laboral para la
jubilación como impuso en el 2013, y que nos ha conducido a la quiebra
actual del Sistema.
Y no se deben de confundir las cosas, porque si algo distinguen hoy a las
pensiones españolas, es su “Insostenible generosidad”, a pesar de que
durante años no se han adoptado ninguna medida para salvar la
sostenibilidad del Sistema. Si, que dicho de otra forma, es que la pensión
que corresponde a una carrera completa de contribución por el salario

medio, es el 80% de este último, mientras que si lo comparamos con las de
Francia ó Alemania u otros países, la cifra está entre el 40% y el 60%.
El Sistema pues, es muy generoso, aunque si son más bajas las pensiones
en España, es porque los salarios son más bajos que en otros países. No hay
otra razón de fondo.
Y otro dato quizá, que no se suele tener en cuenta es que los pensionistas
españoles, recuperamos todas las cotizaciones pagadas a la Seguridad Social
a los 12 años de jubilarse, cuando aún les queda una esperanza de vida de
vida de 10 años más.
Pero siendo todos esos datos objetivamente ciertos, los datos más
abrumadores, ciertos y muy preocupantes son los que el actual Sistema está
en quiebra como consecuencia de que la fuente de ingresos vía cotizaciones,
son insuficientes para hacer frente a los pagos de las pensiones, y en
consecuencia el Sistema necesita una Reforma que permita solucionar los
problemas que hoy producen un déficit a la Seguridad Social. Y sin más:
“Hay que garantizar, los incrementos anuales de las pensiones
según el IPC, y que a su vez el Sistema sea viable – es decir – sin
producir los déficits que ha venido produciendo”.
Pero ese crecimiento sostenido del número de pensionistas y la necesidad de
abonarles unas pensiones dignas, es un motivo más que justificado para
mantener despiertas las alertas sobre la necesidad del equilibrio de las
cuentas Públicas. Pero no han faltado, como ha sido la vía impuesta por el
Gobierno del PP, que con su reforma unilateral del año 2013, quienes
declararon imposible el cómo pagar las pensiones. De ahí, que todo han sido
parches para dejar los incrementos anuales de las pensiones en un 0,25% y
alargar la edad para la jubilación.
Si se mantuvieran esas “Malditas medidas” del 0,25%, en el 2035 se
perdería un 3% del PIB y más de 750,000 puesto de trabajo. Ese es el
“Regalito que nos ha dejado Mariano Rajoy”, junto a una Deuda Pública
de un billón 161,750 millones, un 99,55% del PIB.
Abordar pues, la disminución del déficit de la Seguridad Social, los
incrementos de las pensiones según el IPC, y la sostenibilidad del Sistema
de Pensiones, es un gran reto, un reto gigantesco, que se mide en miles de
millones de euros y que se debe afrontar desde la estabilidad política e
institucional.

El equilibrio financiero de la Seguridad Social, es necesario recuperarlo para
obtener beneficios para el presente y el futuro de nuestro Sistema. Pero un
asunto de esta magnitud económica, con un déficit medio anual de 15,500
millones de euros, no se resuelve con una sola medida, harán falta más
medidas como la creación de empleo que tiene que ser clave para la solución
de otros muchos problemas.
Pero en la situación económica financiera actual, el empleo no sería
suficiente para resolver la totalidad del déficit de inmediato, harían falta
otras medidas que coyunturalmente facilitase nuevos ingresos. Entre ellas
que se procediese a la separación de las fuentes de financiación del gasto,
de modo que las cotizaciones se destinen básicamente al pago de las
pensiones. Es decir racionalizar el gasto.
Igualmente la inspección de trabajo de la Seguridad Social, en la lucha
contra el empleo irregular y el fraude en la Seguridad Social y el “destope”
progresivo de las bases máximas de cotización.
Y como es fundamental incrementar los ingresos, habrá que recurrir a los
impuestos a la Banca y a las transacciones financieras que hagan posible el
equilibrio necesario entre ingresos y gastos, para la sostenibilidad del
Sistema.
Porque necesitamos una Seguridad Social económicamente fuerte y para ello
hay que corregir los actuales desequilibrios. Para ello, el trabajo es un factor
nuclear del Estado de Bienestar. Necesitamos un mercado laboral digno, un
modelo económico productivo y un sistema de Protección Social como
garantía de un Estado de Bienestar sólido.
Porque llevamos seis años con el Gobierno de Mariano Rajoy interviniendo
en contra de la dirección que se necesita para incrementar las pensiones del
IPC y salvar a nuestro Sistema Público de Pensiones.
Y ahora, ha llegado la hora de rectificar todas las nefastas medidas del
anterior Gobierno. Y yo estoy convencido que el nuevo Gobierno Socialista
con Pedro Sánchez de Presidente, lo va a llevar a cabo con el dialogo social y
logrando un nuevo Pacto de Toledo.
Los pensionistas debemos exigir los cambios necesarios y en el ritmo del
tiempo, que los haga posible. Ahí radica el éxito del conjunto de medidas

que salvara a nuestro Sistema de Pensiones y de sus retribuciones
mejoradas anualmente según el IPC.


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Nuevodiario.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.