UN AÑO NUEVO SÍ, PERO TAMBIÉN PEOR

jueves 11 de enero de 2018, 14:13h

Cuando estos días atrás, hemos deseado a familiares y amigos él, tradicional
“Feliz Año Nuevo” siguiendo las buenas costumbres, me parece que los
buenos deseos no se van a cumplir, a la vista de las perspectivas de este Año
2018, desde cualquier punto de vista que se quiera ver.
Porque desde “los buenos deseos” de salud y bienestar, a la triste realidad
hay un buen trecho, como podemos constatar, y que no va a ser fácil, más
bien imposible, recorrerlo con las políticas del Gobierno y Mariano Rajoy de
Presidente.
Porque gobernar, no es permanecer indefinidamente a bordo, sin jarcias ni
timón, como un naufrago, que es como está ya Mariano Rajoy después del 21-
D. Y si gobernar, consiste en saber fijar el rumbo, en saber alcanzar el puerto
de destino…. Saber incluso desembarcar del Gobierno, cuando toca, eso
Mariano Rajoy ni sabe, ni es capaz de aprenderlo….. Por eso hay que cambiar
el Gobierno de España y al Presidente Rajoy.
Porque se hacen necesarios: “La creación de empleo con mejores
contratos de trabajo y mejor pagados, la financiación correcta a las
Comunidades Autónomas, la aprobación de un Presupuesto para este
año donde se contemplen más inversiones del gasto público, en
sanidad, enseñanza, y en una protección social digna, y además que
garanticen el mantenimiento del Sistema de Pensiones que hasta hoy
es insostenible tal cual está concebido, - con menos ingresos que el
gasto en el abono de las actuales pensiones - y que necesita ponerlo
a salvo, mediante las aportaciones desde los Presupuestos Generales
del Estado, con nuevos impuestos que lo hagan viable, etc., etc.”
Mientras, Mariano Rajoy que ha recibido unas calabazas monumentales a su
PP en Cataluña, y a su política general tras las elecciones del 21-D, sigue en
sus trece: “La Ley es la Ley” sin aceptar que la Ley con la ley se puede
transformar. Y solo ha recordado al nuevo Govern, que tiene que gobernar
cumpliendo la ley. Y eso, suena otra vez a 155. ¡Vamos el caos!, y que
teniendo además serios problemas para aprobar los Presupuestos para este
año, solo se le ha ocurrido dirigirse a los españoles desbordando con embustes
y demagogia la realidad.
La mentira más solemne ha sido la de afirmar que la crisis está superada,
gracias a las políticas que se han venido tomando desde su Gobierno, es decir
los recortes y recortes que nos han empobrecido mas y mas a los españoles.
Con esas políticas, hoy hay 9 millones de personas que son pobres ó en riesgo
de excusión social, 2,3 millones de personas que trabajan pero son pobres, y
el 30% de los niños están en riesgo de exclusión social. España es después de
EE.UU el país más endeudado del mundo, con una deuda totalmente
impagable, etc., etc. Y con esa realidad, Mariano Rajoy se ha permitido afirmar
que la economía española va muy bien: “La única sombra es el
secesionismo catalán".
Pero ¿Qué hace Mariano Rajoy? ante la crisis institucional y política en
Cataluña, que no ha remitido. ¡Pues Nada!, ni parece que Mariano Rajoy
tenga intenciones de intentar hacer…algo. Salvo amenazar con otro 155 si no
se cumple con la legalidad vigente. Pero la realidad es que si bien el desafío
independentista le ha servido a Mariano Rajoy de escusa para no hacer nada
en materia legislativa ante temas tan urgentes como la financiación de las
Comunidades Autónomas o lograr la mayoria parlamentaria para aprobar los
Presupuestos de este año, entre otras, hoy ponen en evidencia su incapacidad
como Gobierno.
Por otro lado, la fractura entre el PDeCAT y ERC, no se ha estañado, sino todo
lo contrario, porque el autoritarismo caudillista de Puigdemont persiste en su
reivindicación de ser el President, pero al mismo tiempo, si no está dispuesto a
regresar a España, ya que la puerta abierta que tiene ante si, no es la del
Govern, sino la de la Prisión de Estremera. Y esa realidad, viene a agudizar la
confrontación personal con ERC y Oriol Junqueras, que después de ser
desestimada su demanda de excarcelación por la unanimidad de los
Magistrados del Tribunal Supremo, permanece en Estremera.
Vamos, los dos candidatos, con sus ansias personalistas que hoy ofrecen las
perspectivas del independentismo, están: “O fugado y sin disposición a
volver a España, y el otro en la Prisión de Estremeras.”
Los secesionistas, cada vez más están abocados a una división personalista y
al fracaso que supondría el reintentar proclamar la “Independencia de
Cataluña” que de entrada al día de hoy, “No tienen más proyecto, que el
de seguir demostrando su incapacidad para formar tanto la Mesa del
Parlament, como la elección del Govern y de su President” después del
fracaso del “Proces separatista”, y de intentar, otra vez la proclamación de
la Independencia.
Porque con las sustituciones de los encarcelados ó fugados, que figuraban en
las correspondientes candidaturas tanto JuntsxCat y ERC, cuando se efectúen,
“tampoco van a tener el apoyo de la CUP si el Govern, no proclama la
República”, según las manifestaciones de la dirección de esta formacion
radicalmente anti-todo, “Que la CUP, no apoyara ningún Govern que no
proclame la República”.
Y que Artur Más, anunciara su dimisión como presidente del PDeCAT, como
consecuencia de la condena que le impuso el Tribunal Supremo, pendiente de
ratificación, así como la renuncia a su acta de diputado del ex-conseller de
Justicia, Carles Mundo, vienen a agudizar la crisis del separatismo.
Mientras Puigdemont, sigue en su “Ridículo e inadmisible empeño” de ser
investido President, por la vía Telemática President, para “Volver con toda
seguridad a Cataluña como President”. Ridículo y además una mentira
más de este Fugado por su responsabilidad como President en la violación de
las normas democráticas del Estado de Derecho que es España.
Así que, estamos al borde de repetir en Cataluña, la ingobernabilidad y el
incumplimiento de la ley…. Otra vez más. Al tiempo.
Porque la superación de la actual crisis institucional y política en Cataluña
exige en primer lugar serenar los ánimos, las rupturas y confrontaciones sin
ninguna base racional, que sitúe la ruptura de Cataluña con España, y con
Europa, como la única meta posible.
Porque los resultados de esos objetivos, ya han demostrado a donde ha
conducido a la sociedad en Cataluña, con las políticas, actuaciones y fines del
independentismo que han sido errores garrafales, por su ilegalidad manifiesta
y que no aconsejan el volver a repetirlos. Porque ya lo decía Albert Einstein:
“Locura es hacer la misma cosa, una y otra vez, esperando obtener
diferentes resultados”.
Y locuras, lo mejor no repetirlas. Por eso, hay que iniciar las propuestas de
“Reforma Constitucional” que ha planteado Pedro Sánchez con voluntad de
que – entre otras actualizaciones – la nueva Constitución, haga posible el
reconocimiento del Estado multinacional con la existencia de la Unidad de
todas las Naciones y Comunidades Autónomas que configuran España. Porque
nuestro sistema constitucional, hace posible una modificación parcial, ó total
de la “Norma Fundamental”, con la aprobación de la mayoria de dos tercios
de cada cámara. Y esos cambios a través del artículo 168 de la actual
Constitución pueden contemplar los cambios del Título I ó al Título II.
Porque esos cambios, que pueden contemplar cualquier demanda, son posibles
siempre que no se altere, el carácter democrático de la Constitución, están
siendo frenados hoy por la voluntad de Mariano Rajoy.
Y esa reforma es tan necesaria como urgente. Porque no hay más salida a esta
situación, a la que nos han llevado, “el enrocamiento político de Mariano
Rajoy” y el “Proces soberanista” de los líderes independentistas que
anunciaban la garantía de una “Secesión sin costes”, pero sus argumentos,
tan contundentes a primera vista, se resienten de un análisis documentado y
razonado.
Análisis y razones, que hay que situar como instrumento para el dialogo y el
convencimiento de cómo y porque, los intereses de los catalanes no requieren
ninguna separación de España en el marco de una nueva Constitución. Porque
a la vista de lo sucedido, con los resultados económicos y sociales que
generaron el Govern de Puigdemont y Junqueras, yo estoy convencido que las
convicciones de los dos millones de catalanes que votaron independentista, se
irán perdiendo, progresivamente, y favorecerán un día la formacion de un
Govern que gobierne para todos los catalanes, y en un marco de una nueva
Constitución.
Porque de hecho, no hay otra salida a la crisis institucional y política en
Cataluña, que la labor política de los partidos que deben empeñarse en
trabajar firme, paciente e inteligentemente para restablecer nuevas
convicciones en la sociedad catalana. Porque las convicciones basadas en los
ficticios “Cuentas y los cuentos” que hoy sostienen dos millones de votos,
llegara un día que se perderán como consecuencia de los contrastes que ha
evidenciado “las proclamas Independentistas”, y ya no volverán a confiar
en ellas.
Y ese fenómeno, sucederá como con la virginidad, que una vez perdida, ya no
vuelves a recuperarla.
Y esa es a mi juicio, la gran tarea que hay que abordar, aunque para quienes
ambicionan el poder como Puigdemont, Junqueras y Rajoy, no exista una vía
media, entre la cumbre y el precipicio, porque la inteligencia política de ambos
es de talla Bonsai.
Porque la ventaja de ser inteligentes, -si lo fueran - ante una situación como la
actual en Cataluña, seria que podrían gobernar en Cataluña y en España,
incluso así, les resultaría más fácil pasar quizá por tontos. Pero lo contrario, es
mucho más difícil, como lo estamos comprobando, es que ni son inteligentes,
y además demuestran que ya no pueden ser más tontos políticamente
hablando.
Para mi es que tanto Cataluña como España, necesitan cambios de Gobiernos
y de liderazgo en el nuevo Govern y en la Moncloa. Pero eso solo lo harán
posible los ciudadanos ejerciendo su derecho a decidir, cuando lo hagan en las
próximas elecciones generales, y sea posible una holgada mayoria del PSOE y
que Pedro Sánchez sea el Presidente de Gobierno que España y los españoles
necesitamos.
“Mientras, todo apunta a que el Govern que surja del Parlament, va a
ser un Gobierno sin dirección alguna, y sin brújula para encontrarla”.
Porque, si como resultados del 21-D, nos hemos encontrado con la misma
situación de fractura parlamentaria, sinceramente creo, que hasta que no se
superen los niveles de incultura, no solo política, sino los niveles de incultura
pura y dura, en la sociedad catalana, no se van a poder superar las fracturas
económicas y sociales originadas en Cataluña, y todas las propuestas vengan
de donde vengan, si no es para salir de este caos, va a llegar un día, en que :
“No serán creíbles por los ciudadanos en Cataluña”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Nuevodiario.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.