Muere Carmen Franco, la ' hija' del dictador.

Muere Carmen Franco, la " hija" del dictador.

viernes 29 de diciembre de 2017, 11:27h
Ha muerto la que unos dicenn que era hija del dictador Francisco Franco y de Carmen Polo y otros una hija adoptada.

Carmen Franco ha muerto este viernes a los 91 años en su casa de Madrid. En sus últimas horas de vida había recibido la visita de algunos de sus familiares, que conociendo su grave estado, se habían acercado para despedirse de ella. Entre ellos estaba su nieto Daniel, primogénito de Jose Toledo y Cristóbal Martínez-Bordiú, o su hijo Jaime.

La hija del dictador Francisco Franco y de Carmen Polo sufría un cáncer terminal desde el pasado verano para el que no había querido recibir tratamiento. La duquesa de Franco y marquesa viuda de Villaverde no quiso ingresar en el hospital y decidió morir en la casa que tiene en la capital, situada en la calle Hermanos Bécquer.

"Lo que tengo es un cáncer terminal. Todo ha sido este verano, he estado 15 días de médicos y dicen que debe ser de hace tiempo, pero bueno, lo he asumido y no pasa nada. No tengo tratamiento, no hace falta", declaraba hace unas semanas la propia Carmen.

La leyenda de que no era hijan de Carmen Polo,a la que nunca se le vio embarazada, circuló por España deejando en el aire que Carme3n e3ra una niña adoptada, rumor que se acrecentaba y expandia cada vez que escuchábamos la femenina voz del dictador y su amanerada forma de desenvolverse. Sea como fuere vCarmen fue la hija del dictador y heredera del matrimonio Franco.

La duquesa de Franco vino al mundo el 14 de septiembre de 1926 en Oviedo, siendo la única hija de Francisco Franco y Carmen Polo. En su bautismo recibió los nombres de María del Carmen Ramona Felipa María de la Cruz, aunque durante su infancia y juventud se la conoció con algunos apodos como Nenuca, Carmencita y Morita.

En 1950 se casó con el cirujano Cristóbal Martínez-Bordiú, marqués de Villaverde, y juntos tuvieron siete hijos: Carmen, Mariola, Francis, Merry, Cristóbal Arantxa y Jaime. Tras el fallecimiento de su padre, el rey Juan Carlos otorgó a Carmen el título de duquesa de Franco y la convirtió en grande de España.

La hija de Franco había recibido la extremaunción tras empeorar su estado de salud. A primera hora de este viernes, Luis Alfonso de Borbón colgaba en su cuenta de Instagram una foto con su abuela acompañada del siguiente mensaje: “Dios se ha llevado a Man (d.e.p), pero ella no se ha ido: la tendré SIEMPRE en mi CORAZON”. De manera inmediata, familiares y allegados le han dado el pésame a través de la misma red social.

Este mismo jueves su hija, Carmen Martínez-Bordíu, confirmaba en declaraciones a TVE que había recibido la extremaunción después de que su estado de salud empeorara.

Nacida en Oviedo en 1926, padecía un cáncer terminal que le fue detectado este verano. Desde este jueves por la mañana se han acercado al domicilio de Carmen Franco, ubicado en la calle Hermanos Bécquer de la capital, diversos familiares y amigos.

Entre los seres queridos que accedieron al edificio, se encontraban sus dos hijas, Mariola y Carmen, y su nieta Cynthia Rossi, así como Luis Miguel Rodríguez, expareja de Carmen Martínez Bordiú.

En su intervención en TVE, su hija Carmen Martínez Bordiú se mostraba resignada y reconocía que su madre había vivido “muchos años con una vida plena”. Confesaba, además, que aunque le daba miedo “la pérdida”, había aprendido a vivir sin “la gente que ya no está”.

Desde que los médicos le detectaron el cáncer el estado de salud de Carmen Franco empeoró progresivamente y permaneció en su residencia de Madrid sin apenas salir a la calle.

Carmen Franco tenía siete hijos, dos títulos nobiliarios, cargos en 21 empresas, una fortuna y el emblemático pazo de Meirás. En los últimos años residía con ella su nieto Daniel, hijo de Cristóbal y la presentadora Jose Toledo.

Pero la matriarca de los Martínez-Bordiú Franco que tiene siete hijos, tiene además dos títulos nobiliarios y lo más importante cargos en 21 empresas, a lo que hay que sumar una gran fortuna amasada durante a dictadutra y el emblema familiar, el Pazo de Meirás cuya adquisición fue regalo obligado de la ciudadania.qu7e disfrutan los herederos del dictador.

La casa de los Franco situada en el número 8 de la calle Hermanos Bécquer, sede familiar del clan, no deja de recibier visitas. Todos ellos saben que en cuestión de horas, tal vez menos, ese portal nunca será el mismo. María del Carmen Ramona Felipa María de la Cruz Franco Polo, familiarmente ‘Nenuca’, de 91 años, duquesa de Franco y Grande de España fue la única hija del dictador. Hoy ha recibido la extremaunción. Cuando se produzca el desenlace, la marquesa de Franco dejará tras de sí siete hijos consternados, dos títulos nobiliarios, distintos cargos en 21 empresas, una fortuna y, vacío de su presencia, el emblemático pazo de Meirás.

“La niña quería un marido, la mamá quería un marqués, el marqués quería dinero, ¡ya están contentos los tres!”. Esta coplilla corrió por Madrid a finales de marzo de 1950, en los días en que Carmencita, de 20 años, estaba a punto de desposarse con Cristóbal Martínez-Bordiú. Era el 11 de abril y el novio se trababa de un doctor con grado y alférez de 23 que se presentaría en la ceremonia de la capilla del palacio de El Pardo como flamante caballero del Santo Sepulcro. Así pudo lucir uniforme de gala. Un año después, recibía oficialmente el marquesado de Villaverde. Algo más de 800 invitados asistieron a una boda con aura de realeza y, como era costumbre entre los muy ricos de la época –la duquesa de Alba haría otro tanto– se repartió ropa, mantas y alimentos entre algunas familias pobres.

Escogieron para vivir el palacio del Canto del Pico donde al calor del poder, Cristóbal y sus tres hermanos ,Andrés, Tomás y José María, recibieron títulos, ascendieron aún más en la pirámide social y se situaron en los mejores consejos de administración. La austeridad castrense asociada a un maravillado Franco se terminó para siempre. A la muerte del dictador, el 20 de noviembre de 1975, las propiedades inmobiliarias de los Martínez Bordiú- Franco eran 22, tal como recoge Mariano Sánchez Soler en Los Franco, S. A.: de los 110.000 m2 del pazo de Meirás o los 820.000 m2 del palacio del Canto del Pico (valorado entonces en 300 millones de pesetas) al edificio de Hermanos Bécquer, pasando por siete fincas rústicas –más la de Valdefuentes (Arroyomolinos, Madrid) de casi un millón de m2 y que podría valer más de 700 millones– así como chalés en Guadalajara, Marbella, Puerta de Hierro, La Moraleja y hasta en Miami. Jesús Ynfante escribía que la fortuna de los Franco podía alcanzar los 100.000 millones de pesetas a finales de los 70.

Desde que salió del palacio del Pardo, Carmen Polo, viuda del dictador, vivió muy cerca de su hija, en el mismo edificio de Hermanos Bécquer. En la familia, los negocios los llevaron los varones y así continúa siendo, con Francis Franco. Una fortuna robada a los españoles que la hija del dictador niega.

Carmen Franco siempre ha negado que su familia acumulase una fortuna tan ingente. Al revés; en una entrevista reciente concedida al diario El Mundo se quejaba de que mantener ciertas propiedades le salía carísimo. Será porque de inmuebles entiende bastante, tal como recoge Juan Luis Galiacho en Los herederos del Gran Poder. Carmen Franco figura con cargos directivos en la financiera Sargo Consulting SL (con activos de 20 millones de euros a finales de 2015, que pasan a 17 a finales de 2016) y las inmobiliarias FR Promociones del Suroeste (activos de más de siete millones de euros y actualmente en concurso), Fiolasa (con activos en 2016 de más de 20 millones de euros) y Montecopel (17 millones, cuyo administrador único es su hijo Francis), así como Centro de Agentes Unidos del Calzado Español SL, que pese al nombre también se dedica a las fincas y con activos casi seis millones el año pasado. La mayor parte de sociedades del entramado familiar tienen sede en el edificio de Hermanos Bécquer de Madrid.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios