Le retiran el arma y la placa a los tres de agentes que amenazaron a Carmena
Ampliar

Le retiran el arma y la placa a los tres de agentes que amenazaron a Carmena

jueves 23 de noviembre de 2017, 09:41h
El Ayuntamiento de Madrid ha abierto expediente disciplinario a tres de los policías locales que vertieron insultos y amenazas de muerte en un chat contra la alcaldesa Manuela Carmena.

Manuela Carmena no fue la única agraviada, en los chats se ataca además a otros políticos, a periodistas, a sindicalistas y a los inmigrantes.

Por el momento son tres los descerebrados a los que se les ha retirado del servicio y se les ha retirado el arma tras la puesta en marcha de una investigación por parte de Asuntos Internos del cuerpo local. A los tres agentes se le han aplicado medidas cautelares, que incluyen la suspensión temporal de funciones, la retirada temporal del arma y la credencial reglamentaria, y la prohibición del acceso a la dependencias de la Policía Municipal sin autorización.

Los investigadores han "identificado varias faltas muy graves y graves". Pero al margen de ello el asunto está en manos de la Fiscalía para judicialmente imputarle delitos de odio impropios de garantes de la seguridad. De ahí que en paralelo a los expedientes disciplinarios, el concejal de Seguridad, Javier Barbero, haya anunciado que el Ayuntamiento de Madrid se ha personado en la causa, porque cree que estos tres policías incurrieron en un delito de odio. Las amenazas iban dirigidas, además de a Carmena, al líder de Podemos, Pablo Iglesias; al portavoz adjunto de ERC en el Congreso Gabriel Rufián, y a los periodistas de La Sexta Antonio García Ferreras y Ana Pastor.

La Policía Municipal tuvo constancia el lunes 13 de noviembre de que un agente denunció un posible delito de odio en los comentarios vertidos en un chat de compañeros y también amenazas hacia él por haberles recriminado, y el consistorio dio traslado a la fiscalía, al decanato de los juzgados y a Asuntos Internos del cuerpo.

El propio ayuntamiento se ha personado en la causa.

Dice Barbero, que lo han heco "primero, porque un funcionario público ha sido amenazado; segundo, porque es posible que haya delito de odio en todas esas consideraciones, y tercero, porque la máxima responsable de la policía municipal, que es la alcaldesa, ha sido insultada y vejada. Y también porque se hace un daño muy importante a la imagen del Ayuntamiento y de la Policía".

El concejal ha dicho que "es una cuestión que transgrede los mínimos" y que "no debe haber en el cuerpo" personas con esas actitudes, en concreto "gente que llega a hacer un ensalzamiento del nazismo y que es capaz de decir que al inmigrante hay que meterle casquillos en el cráneo y darle martillazos".

Frases como: "Lo que es terrible es que ella no estuviera en el despacho de Atocha cuando mataron a sus compañeros, qué vejestorio más despreciable", en referencia a los asesinatos de cinco abogados laboralistas en el bufete de la calle Atocha en 1977 a manos de la extrema derecha, "que se muera la zorra vieja ya" o "Ojalá explote La Sexta y pille a Pablo Iglesias y Rufián" son algunas de las perlas veridas por estos nefastos servidores públicos protegidos por el corporativismo de la mayoría de los sindicatos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios