Podemos, de cuerpo presente

Podemos, de cuerpo presente

sábado 28 de octubre de 2017, 10:53h
Resucitar a la formación morada puede depender de que Pablo Iglesias de un paso al lado y deje el liderazgo a alguien más coherente y con las ideas sobre España más claras.

Podemos es un proyecto que sufre los extertores de la muerte.

Pablo Iglesias se ha encargado de acabar con la formacón. Seguramente esté en su derecho de hacerlo, el lo creó y él lo finiquitará con los vaivenes que le viene dando.

Los problemas internos de Podemos son más que evidentes, la crisis dentro de la formación es ya un cancer en fase final. La enfermedad galopante ha hecho que algunos de sus integrantes como Juan Carlos Monedero haya pedido una vuelta a los orígenes después de ver como ninguno de los fundadores sigue en la foto de portada. La última defenestrada, Carolina Bescansa ,la cabeza mejor amueblada de la formación que ha sido sacada a empujones de la Comisión Constitucional por la puerta de atrás al atreverse a alzar la voz y llamar a la cordura.

Son muchos en la formación morada los que acusan a Pablo Iglesias, de la situuación. Algunos, bastantes, le echán en cara el error de no votar a favor de la investidura de Pedro Sánchez. Ello lo que hubiera llevado al PP a la oposición. De aquellos barros, estos lodos que hoy se viven en España.

Las ansias de Pablo Iglesias de liderar toda la izquierda, eliminando al PSOE, le ha pasado factura. En podemos ya no rinden culto como antaño al Mesias, muchos no le perdonan su ambiguedad con la crisis catalana, posicionando a un partido como Podemos, de ambito nacional, del lado del independentismo. Los desvaríos y decisiones que ha venido imponiendo con mano de hierro, ha llevado a su partido a la perdida de apoyos en todo el territorio nacional. Hoy muchos de los que le votaron ya no lo harán, Podemos con iglesias como lider ha dejado de ser creible despues de que autoimponiéndose se haya convertido en el compañero de viaje de la corrupta clase política catalana, que une burgueses y separatistas. Asi, con su postura se ha puesto del lado de la CUP, pero también de los Mas y Pujol.

Entre los suyos se dice que a Pablo Iglesias se le ha ido la pinza, que su ego, se ha impuesto a la cordura. Iglesias ha perdido apoyos por entregarse a los separatistas.Así hoy los fundadores del partido, hasta hace poco fieles escuderos, también a gran parte de las bases. ven con malestar los tics dictatoriales y estalinistas, las purgas sistemáticas que ha venido llevando a cabo. Muchos le dan de lado. Nadie entiende lo de la plurinacionalidad y menos aún que por el hecho de ser una formación de izquierdas, Podemos, se someta a los dictados del separatismo, fracturando España y equiparándose a esa izquierda separatista.

Los guiños a Esquerra y a la CUP, compañeros de viaje de los "Convergentes" del PDeCAT, miembros todos de la derecha burgesa catalana, no ha sentado nada bién entre los diringentes territoriales de su formación. Tampoco su manifesto a lo que huele a español, pues mal que le pese, españoles son los que le dieron su confianza en las urnas y no solo los catalanes. Inconsciente no ha barajado el daño que le ha hecho a su formación al aliarse con el separatismo en un intento de dañar al PSOE. No ha valorado que no se puede contentar a todos y que es conveniente contentar a la mayoría, y esa no está en Cataluña, sino en el resto de España. Con la mano que le ha tendido a los radicales ha cavado su tumba, más si cabedespués de ver como ha venido articulando un discurso distinto allí donde se encontraba.

Con su posicionamiento ha mostrado estar más cerca del separatismo que de la unidad, un desprecio al resto de los españoles, pero también hacia los suyos, votantes de Podemos en otras comunidades. Su actitud suicida ya ha empe3zado a pasarle factura.Ya mató Izquierda Unida con la aquiescencia de Alberto Garzón, ahora ha herido de muerte a Podemos.

El principal problema de fondo de Podemos es hoy Pablo Iglesias . Su lider carece de una idea clara sobre el posicionamiento político de su partido con respecto a España. ¿Es Podemos un partido nacional o regional? Iglesías pretende que sea ambas cosas. Un error si Podemos pretende ser un partido de ámbito nacional y un error si Pablo Iglesias quiere presentarse como candidato a la presidencia del Gobierno. Pero con su posicionamiento primero, a favor de la autodeterminación de Cataluña Pablo Iglesias no solo ha cavado carrera política, sino que ha conseguido que jámas su partido pueda alcanzar la Moncloa. Iglesias no cree en España.

Por esta razón aquel partido que a muchos resultó simpático, seguramente porque traía nuevos vientos a la política, hoy resulta antipático. Hubo un tiempo que escuchar a Iglesias agradaba, pero hoy su voz rechina en los oídos de gran parte de la sociedad y entre estos, están los que un día le dieran su confianza. Pablo Iglesias ha dejado de ser creible y ello conlleva la desconfianza con la formación que lidera, a la que las encuestas no le son nada favorables.

Podemos se muere, tanto que hay quien asegura que ya está de cuerpo presente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios