Arabia Saudí acerca posturas con Rusia tras sentirse dolida con EE UU

Arabia Saudí acerca posturas con Rusia tras sentirse dolida con EE UU
El rey Salmán visita Moscú en viaje diplomático.

La visita del rey Salmán a Moscú, la primera de un monarca saudí a Rusia, conlleva una doble lectura. Su reunión con el presidente Vladimir Putin no sólo confirma el acercamiento de los dos mayores exportadores de petróleo que buscan frenar la caída del precio del barril, sino que profundizan en la cooperación a pesar de las diferencias que mantienen sobre el futuro de Siria y el papel de Irán en Oriente Próximo.

Aunque la Unión Soviética reconoció en 1926 el Reino de Hiyaz y Nachd, actual Estado saudí, las diferencias entre ambos paises vienen de atrás, las mismas se interrumpieron en 1938 y no volvieron a reanudarse hasta que se estableció la Federación Rusa en 1991. Aun así las relaciones han sido siempre limitadas debido a la prioridad que Riad ha venido dando a Estados Unidos.

El distanciamiento de Washington desde principios de este siglo a raíz delos atentados del 11-S, sumado a la autosuficiencia energética estadounidense por el petróleo y la llegada al trono de Salmán apoyado en su hijo Mohamed Bin Salmán, heredero y verdadero hombre fuerte del reino se han traducido en un distanciamiento con Arabia Saudí.

Así el viaje de Salmán a Rusia, calificado de “punto de inflexión” en las relaciones bilaterales por la prensa saudí, refleja el deseo saudí de entablar nuevos vínculos a partir de la visita que hizo el príncipe Mohamed en 2015. En aquel primer paso del acercamiento, el fondo soberano saudí se comprometió a invertir 10.000 millones de dólares en Rusia, un gesto que ahora se amplía con la firma de contratos energéticos y de armas.

Ambos países también han mostrado su sintonía al copatrocinar el acuerdo entre el cartel petrolero OPEP y los exportadores de fuera de él que recortó la producción de crudo hasta el pasado abril. Sin embargo, también afrontan dificultades al defender intereses contrapuestos en Oriente Próximo. Mientras Riad apoya a los rebeldes sirios, Moscú se alinea con su mayor rival regional, Irán, en el respaldo al régimen de Bachar el Asad.

Arabia Saudí, la mayor economía árabe y embarcada en un ambicioso programa de diversificación, confía en que el aumento de las inversiones y el comercio con Rusia le ayuden a lidiar con lo que considera intervencionismo iraní. De paso, le permite reducir su dependencia de EE UU, de quien no termina de fiarse a pesar de que las relaciones hayan mejorado con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. Aunque el reino sigue manteniendo que “no hay lugar para El Asad en el futuro de Siria”, le interesa asegurarse un aliado en caso de que el resultado sea otro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.