Se cumplen 20 años de las peores inundaciones en Alicante
Se cumplen 20 años de las peores inundaciones en Alicante
Se cumplen 20 años de las peores inundaciones en Alicante
Ampliar

Se cumplen 20 años de las peores inundaciones en Alicante

domingo 01 de octubre de 2017, 09:52h
Cayeron 270 litros por metro cuadrado en tan solo una mañana. El temporal dejó cinco muertos

El 1 de octubre Alicante era un caos total. La ciudad estaba inundada . El día antes, aquel fatídico 30 de septiembre de 1997 Alicante sufría un temporal que descargaba casi 270 litros por metro cuadrado en dos trombas de agua a lo largo de la mañana. Aquello era el dilivio universal. Rios de agua por las calles hacían imposible la circulación. Mucha gente hubo de pasar la noche en la universidad, polideportivos o incluso en la estación de tren.

El alcalde de la ciudad era el popular Luis Díaz Alperi que en unas declaraciones dijo que aquel fue el peor día de su mandato.

Cinco muertos y una ciudad inundada que más bien parecía un apéndice del mar. Los bomberos no dieron abasto. En poco más de tres horas recibieron más de 2.000 llamadas de ciudadanos, atrapados o accidentados, que pedían auxilio. Los bajos comerciales quedaron anegados y los garajes se inundaron en pocos minutos. La primera víctima mortal fue María García Carrero, que fue arrastrada por la corriente en una zona de la rambla de la avenida de Xixona. Los vecinos avisaron a la policía , cuentan las crónicas de la época que la mujer intentaba salvarse agarrándose a una farola, pero las fuerzas le fallaron y el agua la engulló finalmente antes de que pudiera ser socorrida. Los agentes encontraron su cuerpo sin vida en la misma calle, a varios metros de distancia. Una mujer y su hijo fueron succionados por una boca del alcantarillado en el Barrio Obrero. El cadáver del pequeño apareció a unos 500 metros del barrio al lado de una cabina telefónica.

Numerosas personas fueron atendidas en los hospitales debido a los traumatismos y los golpes recibidos. En la zona de la playa de San Juan decenas de personas tuvieron que ser rescatadas del interior de sus vehículos. cientos de estudiantes quedaron incomunicados en los colegios y no pudieron salir hasta la media tarde. En la Universidad el agua alcanzó medio metro de altura y más de 1.000 estudiantes estuvieron varias horas atrapados en las instalaciones.así mientras en el edificio del Ayuntamiento se daba cobijó a decenas de personas y se les facilitaba mantas, los bomberos hacían un llamamiento a la población para que no abandonaran sus domicilios. En la estación de Renfe medio millar de personas aguardaba. "Aquella estación era una isla, estabamos rodeados de agua por todas partes". La compañía ferroviaria tuvo que suspender las salidas de los trenes y los equipos de Protección Civil se encargaron de alimentar a los pasajeros, que agotaron todas las existencias de la cantina.

La N-332 estuvo cortada al tráfico y el aeropuerto de L'Altet, también se vio afectado. Catorce vuelos hubieron de ser desviados a Valencia, Ibiza y San Javier. En muchas zonas el fluido eléctrico quedó interrumpido durante gran parte del día y las líneas telefónicas se vieron colapsadas por las llamadas. Así las cosas al día siguiente el alcalde, Luis Díaz Alperi, anunció que está estudiando solicitar la declaración de zona catastrófica para la ciudad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios