Cuando las nubes oscurecen el cielo, (segunda parte), por Juan Saborido Gago exVEIASA-ITV-METROLOGIA

Cuando las nubes oscurecen el cielo, (segunda parte), por Juan Saborido Gago exVEIASA-ITV-METROLOGIA
domingo 03 de abril de 2022, 07:53h

Finalizaba la primera parte de este articulo con la transcripción de forma sintética de las catorce características de la conferencia que realizó Umberto Eco en la Universidad de Columbia titulada “Ur- Fascismo”.

Cuando las nubes oscurecen el cielo, (segunda parte), por Juan Saborido Gago exVEIASA-ITV-METROLOGIA

VISIBILIZANDO ESTAS SEÑALES EN EL CONTEXTO ANDALUZ.

Algunas de estas señales se concretizan en Andalucía (también en otras autonomías, más claramente en Castilla y León) desde que el gobierno andaluz formo tándem con PP y Vox apuntan a ciertas características señaladas por Umberto Eco en el Ur-fascismo.

Otro signo es el excesivo deseo de privatizar todo lo público, pongo como ejemplo de la experiencia vivida como trabajador en la empresa pública VEIASA, que como en un juego de malabares o de prestidigitación se realizaron consensos, con el apoyo de organizaciones sindicales, para ir desvencijando muy lentamente los derechos de los trabajadores y trabajadoras para el “sorpasso” a lo privado. Existe una especie de conjuro entre la administración, encabezada por Juan Marín y Juan Bravo, la dirección de esa empresa y los sindicatos (curiosamente uno de los más implicados en este juego es UGT en VEIASA y la connivencia de alguna estructura, atacando a aquellos militantes y también a dirigentes con amplia trayectoria nacional que no comparten esa sumisión al poder, tal vez por una supina ignorancia o por algún interés encubierto) para desprestigiar lo público, al igual que está ocurriendo con el sistema andaluz de salud.

Ya he apuntado en más de una ocasión la intencionalidad solapada por parte del PP y Vox de la privatización, no sólo de la mencionada sino de otros sectores públicos y que el actual presidente expresó “como chiringuitos” para realizar “una reversión” a sus propios “chiringuitos”.

¿QUIÉN NOS DEFIENDE DE TODO ESTO?

Dicho todo esto me gustaría hacer referencia a qué papel debe tener, tanto los partidos políticos, como el poder judicial, los sindicatos, como las organizaciones sociales, ante esta realidad.

Nos encontramos, como he dicho antes, ante un gran paradigma los niveles de desigualdad se han disparado y esto en democracia es un peligro, estas diferencias facilitan la proliferación de tendencias discriminatorias y fascistas. Por ello las distintas organizaciones deben de ser el referente para que todas las políticas democráticas tiendan hacia un progreso común, no pueden dedicarse a socavar los principios para los que fueron creadas.

El sindicalismo de clase obrera tiene que defender, a toda costa, el nuevo paradigma social neoliberal excluyente, para tender hacia un paradigma con un sentido que apunte hacia la igualdad cada vez más justa, donde se contemple unos contratos sociales que dignifiquen a las personas, y unas relaciones laborales dignas que no sean “camufladas” con “letras pequeñas”, y que en el argot de los negocios y transacciones comerciales se expresa como “meterla doblada” es decir engañar.

Descubrimos en la actualidad la tendencia hacia el populismo barato conservador que está abocado a nuevas formas de fascismo. Si las libertades se convierten en un privilegio de unos pocos, aparecerán (como está ocurriendo) el radicalismo de la ultraderecha, que no harán sino potenciar las diferencias.

Traigo a colación un párrafo del informe de gestión del secretario general de CCOO Unai Sordo en el que se expresa en estos términos. “El sindicato como expresión organizada de la clase trabajadora, tiene la responsabilidad de hacer al conjunto de personas trabajadoras partícipes de su destino, aspirar a ser reflejo fiel de una clase fragmentada y atravesada por cuestiones de sexo, edad u origen, así como ser capaz de canalizar las problemáticas y anhelos de nuestra gente para ofrecer una salida de progreso.”

Cuando se intenta “criminalizar la labor de los trabajadores” o eliminar los sectores críticos, porque no piensan como tú, y que para colmo de males la propia comisión de igualdad de las empresas, comienzan a dar la espalda a sus trabajadores y trabajadoras sin duda estamos abocados a un totalitarismo de un poder único, donde la ignorancia acampa como una verdadera epidemia, y las nuevas formas de esclavitud se tornan en leyes.

Si la clase política pierde el fin para el que fueron constituidas, y las organizaciones de los trabajadores se pierden en luchas internas y olvidan su fin, si aquellos que imparten la justicia se pliegan a los intereses, no sólo partidistas sino económicos, si los trabajadores y trabajadores pierden su sentido de pertenencia a una clase fundamental cuya función es contribuir de forma digna, al bienestar de la sociedad y si la ciudadanía en su conjunto se encuentra aborregada y dormida en una ignorancia endémica donde los valores son eliminados por el miedo inculcado, nos encontramos ante un serio y verdadero peligro.

Cuando todos estos signos surgen y se van haciendo visibles, ocurre que comienzan a aparecer y proliferar los tiranos, porque se encuentra ante una tierra abona y propicia (como el caso de Putin y otros). Por tanto, no podemos ser unos ingenuos debemos estar alerta y no caer en las “redes ya tendidas de forma bondosa” ante incautos representantes con egos inflamados.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios