LA HIPOCRESÍA DE UN SISTEMA. por Juan Saborido extrabajador de Metrología de VEIASA-ITV

LA HIPOCRESÍA DE UN SISTEMA. por Juan Saborido extrabajador de Metrología de VEIASA-ITV
Ampliar
miércoles 17 de noviembre de 2021, 10:01h
Vivimos en una sociedad en la que la hipocresía campa por doquier, tenemos cierta dificultad para encontrar personas en las que podamos confiar, y lo difícil que nos resulta encontrar un grupo en el que manifestemos una total confianza, cuando no una empresa que sea, realmente honrada y honesta, al menos con lo que me he topado.
LA HIPOCRESÍA DE UN SISTEMA. por Juan Saborido extrabajador de Metrología de VEIASA-ITV

El concepto de honestidad que es un valor y hace referencia a un conjunto de atributos personales como, la decencia, el pudor, la dignidad, la sinceridad, la justicia, la rectitud y la honradez en la forma de ser y de actuar, siempre representa lo mejor del ser humano como fiel compañero de camino de otro ser humano. Todos los esfuerzos realizados, en estos últimos años, parece haberse convertido en papel mojado, según qué intereses predomine. Estos pueden ser muy diversos: personales, políticos, económicos, de prestigio, de poder, etc., cada uno de ustedes puede seguir colocando un interés determinado. Pocos encontramos donde la honradez esté por encima de su propio interés, y domine el interés de los demás.

Hoy por hoy visto lo que vemos, no podemos fiarnos ni siquiera de la justicia, ya que, al estar representada por personas, que juegan un papel determinante en los intereses de otros sobre todo si ostentan cierto poder, nos quedaríamos ciertamente con los pies colgando. Si acudiésemos a un tribunal para denunciar una injusticia cometida por otros, lo primero que tendríamos que hacer es proteger nuestra inocencia porque aun siendo víctimas seremos presentados como reos. Todo es contrario al derecho moral de juzgar respetando a la verdad y dando a cada uno lo que le corresponde.

Pero todo esto tiene unas consecuencias de las que deseo exponer con meridiana claridad; ante unas situaciones que se están produciendo en el ámbito del gobierno Andaluz, (PP) que presuntamente utiliza a una empresa pública (VEIASA), como arma arrojadiza para “desbancar a un socio” de gobierno (Cs). Con la colaboración de la propia dirección de la empresa pública VEIASA que se ha convertido en servilismo enervante. Todo esto deseo presentarlo en un contexto realmente rocambolesco digno de una película, no sé si enmarcarla en las de terror o de las policiacas, o en las de misterio. Pero lo que si son ciertos son los hechos, que de alguna manera dibujan el marco de presentación de este artículo.

Para exponer estos hechos quiero introducirlos con unas leyes muy antiguas escritas en lo que se llama “la tabla esmeralda” (que fueron traducidas del latín al inglés por Issac Newton), por Hermes Trismegisto, un personaje histórico que se asoció al sincretismo del dios egipcio Thot y al dios del mundo Heleno Hermes, son siete leyes Universales que rigen el universo he interactúan y no se detienen nunca, por lo que nunca fallan. Las tres primeras son inalterables y no sufren cambios algunos, las cuatro restantes pueden modificarse debido a su mutabilidad. Me detendré en la sesta ley: LEY UNIVERSAL DE CAUSA Y EFECTO que dice así “toda causa tiene un efecto, todo efecto tiene una causa” expresa que nada sucede por casualidad, y por ello no existe sitio para el azar. Esta se encuentra en los avances más recientes de la física y de la mecánica cuántica.

Por tanto, toda conducta que realizamos en nuestra vida, sea cual sea, tiene unas consecuencias y unas repercusiones, aunque esas consecuencias no se presenten de forma inmediata, pero seguro que aparece tarde o temprano. Con esto quiero detenerme en la vida política y empresarial, sobre todo de nuestra Andalucía, aunque se puede extender al ámbito nacional sin ningún problema de interpretación.

Como todos sabemos, en Andalucía, estamos bajo un régimen de clara tendencia conservadora con un sesgo muy pronunciado hacia la extrema derecha, un tripartito formado por el PP, Cs y Vox. Esto tiene ineludiblemente un “estilo”, y unas “pautas” muy concretas en la forma de proceder en los distintos ámbitos de la Comunidad Autónoma, por ello digo que todos los actos tienen una consecuencia, y no podemos negar los efectos que acaecen en el sector Andaluz con las privatizaciones, el oscurantismo y los desmanes a las que nos tiene acostumbrado este régimen, no ya las realizadas en la época de Aznar, sino con las pretensiones, en nuestra tierra de ir privatizando poco a poco, sectores claves; por ello voy a realizar una breve exposición, a modo de ejemplo, de los hechos:

En el plan de la Sanidad Pública Andaluza, concretamente el 11 de este mes en el pleno del Parlamento Andaluz, el actual régimen (PP, Cs, Vox) ha impedido que se renueven los 20.000 contratos de sanitarias/os, durante la pandemia, ya que sus pretensiones es despedir a 8.000 empleados públicos. Esto genera un real retroceso en el bienestar de todos los andaluces, tal como lo expresaba la parlamentaria Noelia Ruiz (PSOE) “uno de los efectos más nocivos de la crisis en Andalucía es el retroceso del Estado de Bienestar”. Por otro lado, la parlamentaria de Unidas Podemos por Andalucía Carmen Barranco expresaba “la necesidad de proteger a los ciudadanos”, para lo que demandaba “una financiación adecuada”, ya que “los servicios públicos colapsados provocan el escenario perfecto para las privatizaciones”.

En cuanto a las políticas de igualdad, las organizaciones de víctimas del franquismo para restaurar la memoria histórica de los asesinados y represaliados, se les está poniendo todo tipo de trabas, la opacidad a la que nos tiene acostumbrado este gobierno es indefinible, tal como vaticinan las organizaciones de ayuda al desarrollo estamos ante un claro “desmantelamiento” de las mismas reduciendo drásticamente las ayudas a estos organismos.

En lo referente a la educación, tenemos un claro retroceso pongamos un simple ejemplo, la UNESCO recomienda una ratio de un orientador por cada 250 alumnos, en España es de uno por cada 1.000 esta ratio tan elevada impide atender adecuadamente en los ámbitos académicos y mucho menos en los campos de la violencia machista. En Andalucía año tras año, no sólo se eliminan unidades educativas, de forma unilateral, en los centros públicos, aumentando de forma significativa los centros concertados y privados, sino que se aprovecha el cierre de estos centros para aumentar la ratio del alumnado, es decir se cierran más unidades de las que la natalidad actual podría justificar.

En lo referente al tejido industrial en Andalucía no se queda corto en los recortes de esta administración, según los últimos datos del (INE) Instituto Nacional de Estadística en el caso de Andalucía, la entrada de pedidos a caído 7,2% provocando un nuevo retroceso, esto lo llevamos arrastrando desde el 2015. Y qué decir de las empresas de los sectores de Servicios Públicos esenciales, que según en manifestaciones del Consejero de Economía, Rogelio Velasco, dice que aquellas empresas que están bajo el paraguas de la Agencia IDEA “van a terminar tarde o temprano privatizadas” y sigue diciendo sin pudor ninguno “el sector empresarial se va a seguir reduciendo para que al final sean únicamente algunos servicios públicos esenciales los que sean prestados por algunas de esas sociedades, mientras el resto se va a privatizar”

Por recordar las privatizaciones del PP, España paso de tener 130 empresas públicas en 1982 a tan solo 16 en la etapa de Aznar (1996 a 2004). Aznar que se vino arriba y las puso “a precio de saldo” podemos calificar que fue el mayor expolio de empresas. Esto nos convirtió en el país de la UE con menos empresas públicas. Ni que decir tiene que esta ansia por privatizar no tiene visos de paralizarse, sino que va en aumento, y esto lo realiza de tal modo que el común de los ciudadanos no se entera, porque los tienen distraídos con otras preocupaciones como son el precio de la luz, por cierto, privatizada por el gobierno de Aznar.

Estos son ejemplos de los sectores básicos, no me quiero extender en otros ejemplos donde se visibilizan los desmanes de este régimen de hipócritas y de caritas de “quien no ha roto un plato” y de los que “tiran la piedra y esconden la mano”.

No quiero terminar sin hacer hincapié en la empresa que he dejado (VEIASA) de forma voluntaria pasando a ser jubilado voluntario, porque dicha empresa no permite, o no le dejan (según ella), que pudiera prejubilarme con contrato de relevo recogido en el III Convenio colectivo, un incumplimiento tácito, del mismo, además de eliminar un puesto de trabajo más que no se cubrirá; y que no sólo me ha afectado a mí, sino que sigue afectando a otros compañeros/as de esta mítica empresa líder en su sector (ITV y Metrología), colocándola, en estos tiempos, por una gestión pésima de un director que poco o nada tiene que ver con el campo de la inspección técnica de vehículos, y menos aún del campo de metrología (ya que procede de prisiones), en serios riesgos para la ejecución del servicio que presta. Creando un clima de crispación que va creciendo, en la medida que van apareciendo datos que esbozan algunos sindicatos, mientras otros permanecen mirando para otro lado, como decíamos en mis tiempos a los “meapilas” “si bwana”.

Por último, las actuaciones de los que se supone representan los intereses de los trabajadores a mi modo de ver tienen que ser coherentes, decentes, justas, rectas, honradas y sobre todo rotundas. Ya que si no es así la clase trabajadora está literalmente perdida bajo los zapatos de empresarios, que no deberían tener este calificativo, y administraciones públicas que marcan un claro retroceso en la vida de los ciudadanos, convirtiéndolos en esclavos.

Las consecuencias de este “estado de hipocresía” en el que nos hemos asentado traerá, unas serias consecuencias para la vida de la ciudadanía, tarde o temprano. No quiero terminar este escrito sin hacer referencia al libro de Platón “La República o El Estado” en su locución con Glaucón, en el libro séptimo tratando el sentido de la evolución del alma humana:

“Con las demás cualidades del alma sucede poco más o menos como con las del cuerpo; cuando no se han obtenido de la naturaleza, se adquiere mediante la educación y la cultura. Pero respecto a la facultad de saber, como es de una naturaleza más divina, jamás pierde su virtud; se hace solamente útil o inútil, ventajosa o perjudicial, según la dirección que se le da. ¿no has observado hasta dónde llevan su sagacidad esos hombres conocidos con el nombre de embaucadores? ¿Con qué penetración su alma ruin discierne todo lo que les interesa? Su vista no está ni debilitada ni turbada, y como la obligan a servir como instrumento de su malicia, son tanto más maléficos cuanto más sutiles y perspicaces.”

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios