Las Federaciones de Madres y Padres de Alumnos califican de “grave” la situación de sus hijos y piden reunirse con la Consejera de Educación de Murcia para afrontar la tercera ola del coronavirus

Las Federaciones de Madres y Padres de Alumnos califican de “grave” la situación de sus hijos y piden reunirse con la Consejera de Educación de Murcia para afrontar la tercera ola del coronavirus

viernes 15 de enero de 2021, 12:04h

Reunidas las tres federaciones de asociaciones de madres y padres de alumnos de centros públicos, “queremos expresar nuestro malestar” con la Consejera de Educación, Esperanza Moreno Reventós, a la que han solicitado una reunión urgente de cara a la vuelta a las aulas tras el periodo vacacional navideño, delegando dicha reunión en la Directora General de Centros Educativos e Infraestructuras, Verónica López, y el Director General de Evaluacion Educativa y FP, Sergio López. “Consideramos”, dicen las FAMPAS, que la situación que atraviesan los alumnos en los centros educativos de la Región de Murcia es “lo suficientemente grave” para que nos reciba Esperanza Moreno, “a quien pretendíamos exponer nuestras peticiones y posibles soluciones” de cara a afrontar el comienzo de la tercera ola de infecciones por COVID19.

En el mismo comunicado, los colectivos de padres y madres recuerdan que la Región de Murcia se encuentra en Fase 2 de riesgo asistencial, y siguiendo las recomendaciones del Colegio Oficial de Médicos de la Región de Murcia, que ha solicitado que se active un confinamiento domiciliario con una duración de al menos dos semanas y prorrogable en función de la evolución de la pandemia, piden dos semanas de clases online para todos los alumnos de los 36 municipios que se encuentran en Nivel Extremo de Contagio, que “es de suponer no será ningún problema” dado que los centros educativos deberían estar ya equipados para tal eventualidad, tal como se viene pidiendo hace 10 meses desde nuestras federaciones. Con esta medida solucionaríamos también las bajas temperaturas del momento, con las que se hace imposible estar en las aulas para alumnos y profesores, si mantienen el nivel de ventilación necesario para cumplir las obligaciones sanitarias por COVID19”, aseveran.

Del mismo modo solicitan que tras esas dos semanas, y si los datos sanitarios lo permiten, todos los centros educativos vuelvan al 100% de presencialidad, con un cribado masivo de test en profesorados y alumnos, así como personal no docente, en aulas donde se mantengan las distancias de seguridad, con el necesario aumento de plantilla docente para lograr la bajada de ratio del alumnado, se hayan instalados purificadores de aire con filtros HEPA y medidores de CO2, así como placas de policarbonato en las ventanas, que ayudan a evitar el viento y la lluvia en ventanas abiertas pero permiten mantener una ventilación adecuada que limite la concentración de CO2 y el contagio de virus en cada aula.

“Solicitamos”, agrega el escrito, medidas urgentes para volver a la asistencia a clase con el 100% del alumnado en cuanto se vuelva a valores menores de contagios en la región, dado el fracaso del sistema de semipresencialidad que se sigue durante este curso 20/21 en los niveles entre 3º ESO y los bachilleratos, incluidos. El índice de suspensos ha aumentado alarmantemente y “nos tememos el mayor índice de fracaso escolar de la historia al finalizar el curso”.

Los padres y madres advierten que, en caso de no ser tomadas medidas inmediatas por parte de la Consejería de Educación y Cultura de la Región de Murcia, “nos veremos obligados” a alentar unas jornadas de protesta convocando a todas las AMPAs de la región “a inasistencia los lunes en todos los centros educativos, hasta que se nos escuche y se tomen las medidas necesarias, que a estas alturas del curso ya son de una urgencia imperiosa. Queremos apoyar al sector docente, verdaderos campeones (junto a nuestros hijos) en esta batalla de la pandemia en las aulas, que en estos momentos ven incumplida la normativa” marcada por el Real Decreto 486/1997, de 14 de Abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo. En dicho decreto se establece que la temperatura de las aulas debe estar comprendida entre los 17 y 27 ºC, y a pesar de la calefacción, debido el frío actual y la ventilación obligada por el protocolo COVID, “muchas aulas no alcanzan la temperatura mínima establecida. Animamos a las Asociaciones de Directores de Primaria y Secundaria de la Región a que visibilicen esta realidad presentando su denuncia al Ministerio de Trabajo contra la Consejería de Educación y Cultura, tal como harán FAMPA Cartagena, FAMPA del Guadalentín y CONFAPA”.

Los afectados desean que, en estos momentos donde los sanitarios son elementos clave, “exista sincronización absoluta” entre las Consejerías de Educación y la Consejería de Sanidad, ya que hemos constatado que los enfermeros escolares, que existen en los centros de salud para atender todas las necesidades de los centros educativos, “no disponen de todos los datos necesarios para realizar su trabajo, puesto que faltan datos pertinentes para conocer la situación de vulnerabilidad de los alumnos. La excusa es la protección de datos, lo cual vemos insostenible puesto que los centros educativos manejan datos de especial sensibilidad de los alumnos, incluidos los de salud que facilitan las propias familias a los centros”.

Por último piden a la Consejera que “se implique visibilizando más su compromiso con los centros de Educación Especial, al igual que la hemos visto defendiendo férreamente la Educación Concertada”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios