Que agradable seria si al exhalar nuestro último aliento. Ese aire expulsado arrastrara nuestra alma convertida en viento. Un viento que se llevará parte de nuestro ser, para viajar por el aire y el tiempo

Que agradable seria si al exhalar nuestro último aliento. Ese aire expulsado arrastrara nuestra alma convertida en viento. Un viento que se llevará parte de nuestro ser, para viajar por el aire y el tiempo
Ampliar
jueves 30 de julio de 2020, 08:42h
Que agradable seria si al exhalar nuestro último aliento. Ese aire expulsado arrastrara nuestra alma convertida en viento. Un viento que se llevará parte de nuestro ser, para viajar por el aire y el tiempo
Ese viento volador, refrescante y juguetón que acaricia la cara, el cuerpo y nos hace sentir el placer de la vida .
Que agradable seria si al exhalar nuestro último aliento. Ese aire expulsado arrastrara nuestra alma convertida en viento. Un viento que se llevará parte de nuestro ser, para viajar por el aire y el tiempo
Ese viento que mece las copas de los árboles y juega con ellas hasta hacerlas sonar con un ruido mágico y relajante.
Ese viento que recorre valles,mares, cielos y montañas.
Viento travieso, enredador, inquieto y suave.
Que cada año por las mismas fechas regresará de donde partió. Para recorrer calles , plazas y jardines.
Y bajar de las alturas en un acariciar de rostros, para terminar abrazando el cuerpo y con suave remolino acariciar los seres que amaron.
Y acerles sentir por un momento ese pequeño escalofrío, suave levantamiento de piel para recordarte que aún esta aquí, que no se ha ido.
Para luego volar, volar muy alto y seguir recorriendo el mundo, el cielo , la inmensidad para ya nunca , dejar de volar.
Quién pudiera mezclar su alma con el viento, corretear por mundos y universos, partir, llegar a esos lugares extensos y eternos.
Y ser siempre ese viento fresco... quién pudiera.
Pedro Alcalá
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios