EL SAINETE IVARS, por Jerónimo Martínez

EL SAINETE IVARS, por Jerónimo Martínez

lunes 29 de junio de 2020, 19:22h
Una de las cosas buenas que tiene el haber cumplido unos cuantos años es que a lo largo de la vida uno ha tenido que acudir a muchos entierros, de amigos y de enemigos. Y si hay una constante que ineludiblemente se repite en todos y cada uno de los sepelios, religiosos, civiles o políticos es la consabida frase de “tenía sus cosas pero era muy buena persona”.

El sainete que Ivars viene ofreciendo desde hace días intenta que el personal crea la existencia de una cierta semejanza con un funeral político orquestado malévolamente por el propio protagonista con el sano interés de que todos, afines y adversarios, se vean obligados a elogiar profusamente al supuesto difunto al tiempo de esgrimir la manida frase de que “era muy buen parlamentario”.

Sin embargo, los que conocen a Ivars saben perfectamente que por mucho victimismo teatral que le esté poniendo no nos encontramos ante un funeral político sino ante un bien orquestado sainete diseñado para dar pena ante la “injusta defenestración política de un gran trabajador que se va porque no le gustan las presuntas malas artes” de la actual dirección del PSOE.

Ivars, que es indiscutiblemente un gran experto en el dominio y manejo de las redes sociales y posiblemente nada desconocedor de las artes conspiratorias tan arraigadas entre algunos históricos del socialismo murciano, que aunque fracasaron cuando no pudieron impedir la llegada del advenedizo Diego Conesa al despacho principal de la calle Princesa, continuaron con sus prácticas habituales desde el mismo instante en que el recuento de votos daba el triunfo al entonces Alcalde de Alhama.

Aunque no es precisamente muy sanchista, el aún Diputado Regional seguramente ha leído el manual de resistencia del Presidente del Gobierno y pretende que su salida del Parlamento murciano en este momento sea su principal aval para volver en loor de multitudes y aclamado como un sacrificado héroe por propios y extraños.

Pero las supuestas semejanzas con Sánchez pronto se caen porque el de Madrid perdió la Secretaria General por una operación orquestada por las viejas glorias del partido que recelaban de los cambios que preveían que traería el temerario Sánchez, que inmediatamente por coherencia dejó su escaño en el Congreso de los Diputados y se lanzó a recorrer España para explicar su proyecto con el resultado obtenido por todos conocido. Nada parecido al caso murciano, donde Ivars se tiene que marchar, no por coherencia sino porque probablemente "le han pillado con el carrito de los helados".

De todos es sabido que Ivars se destacó, pública y privadamente, en la lucha para impedir a Diego Conesa alcanzar la Secretaria General del PSRM y desde entonces, cuentan tirios y troyanos, "no ha parado ni un sólo instante de trabajar para intentar desalojarlo del cargo".

Y sólo por el “buenismo” del alhameño, afirman quienes le conocen, nada rencoroso y empeñado en sacar lo mejor de cada uno, sea cercano o no a sus tesis, se entiende que Ivars continuase como diputado hace un año y haya podido sobrevivir hasta ahora. También sabe el aún parlamentario que de Conesa no va a salir ni una palabra de reproche hacia él, ni tampoco las va a permitir de su entorno más próximo.

De ello se pretende aprovechar, pero aunque la escenificación de su falso funeral "ha sido muy buena" no tiene muchas posibilidades de dar el fruto esperado por sus socios en esto del derrocamiento, sobre todo ahora que María González Veracruz parece alejada definitivamente del deseo de alcanzar la máxima representación orgánica del PSOE murciano, lo que en la práctica deja fuera de juego a sus supuestos partidarios.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios