LE HA TOCADO A COLÓN, por Sonia María Saavedra de Santiago, abogada y estudiante del Grado de Historia.

LE HA TOCADO A COLÓN, por Sonia María Saavedra de Santiago, abogada y estudiante del Grado de Historia.
Ampliar
sábado 20 de junio de 2020, 09:03h

El 21 de mayo me quedé sin palabras. Me quedé perpleja, atónita, muda, deprimida, pero aún quedaba margen para la estulticia. Todavía faltaban muchas estupideces por oír, muchos insultos gratuitos, mucha violencia innecesaria y una insoportable sensación de que la necedad es densa y lo impregna casi todo.

LE HA TOCADO A COLÓN, por Sonia María Saavedra de Santiago, abogada y estudiante del Grado de Historia.

Esta vez le ha tocado a Colón. Durante los últimos días, en ciudades de Massachusetts, Minnesota, Virginia y Florida han destrozado estatuas del ilustre navegante y ahora el Estado de California anuncia que las estatuas de Cristóbal Colón e Isabel la Católica serán retiradas de su Capitolio. Pero la cosa no se queda al otro lado del Atlántico, pues aquí, en nuestra España, ya hay grupos y representantes políticos que también quieren denostar a una de las figuras más importantes de toda la Historia Universal.

¿Qué me dirían ustedes si les dijera que las Leyes de Burgos, promulgadas por Fernando el Católico en 1512 establecían que Los indios son libres y deben ser tratados como tales, según ordenan los Reyes y que, precisamente por ello, y por otros motivos, son consideradas como el embrión de toda la posterior legislación sobre Derechos Humanos? ¿Sabrán eso quienes ahora señalan con el dedo a la estatua de Colón? Ya decía Hobbes que el hombre es un lobo para el hombre. Por supuesto que no todo fue un camino de rosas en aquella colonización marcada por las encomiendas (no por la esclavitud), como tampoco existieron caminos de terciopelo para la plebe hispana, pero que a estas alturas las últimas tendencias giren en torno a la brutalidad de la masa, el sinsentido o la ignorancia y que, en nombre de esa ignorancia, se juzgue a la ligera una cuestión que ha derramado ríos de tinta, es algo sencillamente intolerable.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

5 comentarios