La televisión francesa dice del rey emérito :"Juan Carlos es un gángster"

La televisión francesa dice del rey emérito :'Juan Carlos es un gángster'
Ampliar
lunes 15 de junio de 2020, 09:55h
La televisión francesa dice del rey emérito :'Juan Carlos es un gángster'
La televisión francesa dice del rey emérito :'Juan Carlos es un gángster'

Poco ha importado a los franceses que la estirpe de los borbones sea francesa para tachar al que ha sido rey de España durante más de tres décadas de "Gángster", al conocerse que la fiscalía española ha tenido que asumir a la fuerza una investigación judicial en la que no ha querido entrar.

La televisión francesa dice del rey emérito :'Juan Carlos es un gángster'

El caso Juan Carlos, quedará judicialmente en agua de borrajas.

En el tablero político ya se sabe que a excepción de Unidas Podemos y los partidos independentistas, el resto, y muy especialmente PP y PSOE, se han dedicado y seguiran dedicándose a blindar las tropelias del rey y a tapar con desverguenza las verguenzas de alguien que no merece la confianza que el pueblo español le otorgó.

En el tablero judicial, es sin duda más de lo mismo. Si la fiscalía española ha tenido que actuar no ha sido de motu proprio si no empujada por la fiscalía suiza. Sin embargo, y para tranquilidad de los monarquicos, no teman que los fiscales ni se darán con los talones en los pies, ni pondrán toda la carne en el asador para demostrar nada que culpabilice a su "impune majestad", para satisfación de los jueces a los que les ha caido el marrón y cuya principal misión pasa porque las posaderas del monarca no ocupen el banquillo.

A los que miran la balanza de tan estirada dama, siguen creyendo en la equidad de la justicia poniendo sus ojos en la balanza y llenan su boca con esa frase tan manida como falsa que dice que " la justicia es igual para todos", desengáñense, el rey nunca pisará un juzgado, ni siquiera para declarar.

Ni España necesita monarquía, ni los españoles estar tutelados por alguien no elegido y cuyo derecho para gobernarnos está en el beneficio que le otorga una sangre no distinta a la del resto de ciudadanos y en esa herencia recibida de quien no ha mostrado la dignidad y el decoro que por lo que ha representado, debiera haber tenido.

Ahora el Tribunal Supremo estara en el punto de mira internacional, pero no por como actue, sino por como lo haga un juez suizo, ante el que esta vez sí, el rey emérito, que no disfruta de inmunidad en dicho país, tendrá que declarar.

El aforamiento y la inmunidad de nuestras leyes a medida le han otorgado al rey Juan Carlos han traido la impunidad del monarca y el descrédito de nuestra justicia ayudada como se puede ver por los dos grandes partidos y por sus dirigentes y silenciada por esa prensa entregada que sigue defendiendo lo indefendible.

Tal es así que para conocer cómo va la investigación sobre Juan Carlos de Borbón, su patrimonio en paraisos fiscales y sus millonariarias y reales comisiones, es conveniente leer la prensa extrangera, escuchar las emisoras de otros paises o ver su televisión.

La RTF que ha tratado al emérito de Gángster ha dicho de él: "El ex rey de España está desnudo. Juan Carlos está bajo investigación formal por fraude fiscal y blanqueo de comisiones ilegales. Quien reinó durante 39 años sobre nuestro vecino en el sur, descendiente directo de Luis XIV, jefe del Estado de la 4.ª economía de la zona euro, es tratado por la justicia de su país como tratamos a un pequeño pueblecito" y añade al hablar metiendo en liza a Corinna: "la amante del rey es en España es un esperpento grotesco vaudeville muy castellano donde el ridículo a menudo pasa por la intervención de las mujeres. Desde 2014, el ex rey sólo es un triste individuo perfectamente acusable", dice el locutor antes de añadir: "La prensa suiza publica la documentación y cada papel es más cómico y patético que el anterior. Supimos, por ejemplo, que en el 2010, Juan Carlos paseaba por Ginebra como un vulgar gángster de serie B con dos millones en efectivo encima. Un pequeño regalo de Bahréin que tenía que ingresar discretamente" . Como guinda termina diciendo así: "La Història no parece ni siquiera servir de lección a los borbones de España que ya perdieron la corona varias veces en los siglos XIX y XX. Perderla otra vez ni siquiera sería la excepción, sino la regla". En el país de Macron, los monarcas corruptos abdicaron rápido: guillotinados. Juan Carlos patético, guiñolesco y un mafioso de película mala.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios