CRONICAS DEL CONFINAMIENTO: ESA EXTRAÑA VUELTA A LA NORMALIDAD, por Beatriz Rodríguez, periodista

CRONICAS DEL CONFINAMIENTO: ESA EXTRAÑA VUELTA A LA NORMALIDAD, por Beatriz Rodríguez, periodista
Ampliar
domingo 07 de junio de 2020, 10:58h
CRONICAS DEL CONFINAMIENTO: ESA EXTRAÑA VUELTA A LA NORMALIDAD, por Beatriz Rodríguez, periodista
He viajado, con causa justificada, a Cartagena y ha sido un shock entrar en una comunidad en fase 2. Por si alguien piensa que he cometido una ilegalidad, nada más lejos, viajaba con justificante y con las pruebas del Covid negativas. Dicho esto, me ha sorprendido el tráfico, la actividad diaria y cómo se vive esta pandemia en regiones poco afectadas por el virus. Parece que la recuperación empieza a notarse en el ambiente.

A mí me ha servido para coger fuerzas, paseo fugaz por la playa, vista al Mediterráneo y recorrido muy agradable por Cartagena, entre gestión y gestión. Sin embargo, poco tienen que ver la actividad, las medidas de precaución y la relajación de la gente con la actitud de Madrid. Cierto es que los hay prudentes y concienciados pero he visto a infinidad de gente sin mascarilla y ya perfectamente integrada en esa vuelta a la normalidad. Impresiona cuando se ha vivido el drama de Madrid, viendo pasar las ambulancias y los coches fúnebres y viendo los hospitales colapsados. Más aún si has perdido a alguien cercano. Y entiendo que es necesaria y que, probablemente en determinadas provincias, no se parece en nada a lo que hemos vivido en Madrid pero me aterra pensar en la posibilidad de un rebrote. Incluso alguno nos ha visto casi paranoicos pero creo que hemos vividos realidades distintas.

He visto a mis amigos, quien dice amigos dice amigas, con ese saludo con los codos, ahora tan de moda, siempre manteniendo las distancias y he vuelto a mi normalidad, a la de siempre. He vuelto a ese fantástico sitio que es Collados de Roda donde tan bien nos tratan a nosotros y a todos sus clientes desde que abrieron. He charlado con ellos, además de comer, y he observado sus inquietudes, la restauración lo está pasando muy mal pero los que son buenos y no viven al día sobrevivirán. Ha sido un lujo ver las caras de siempre y ver que, a pesar de la situación adversa, resisten con una sonrisa y su mascarilla.

En el resto de España la situación sigue igual, esperando a los cambios de fase de mañana lunes y a ver con qué nuevas medidas nos sorprende el Gobierno. Aquí cuando no hay un nuevo decretazo hay un colega colocado en un alto cargo por arte de “birli birloque”. Y es que no bastaba con 22 ministerios sino que también había que crear nuevos puestos para colocar a los colegas, esos que vuelven a España y a los que se les crean puestos para coordinar las ciudades post-covid. Ignacio Carnicero, íntimo amigo del Presidente es el nuevo Director General de Agenda Urbana, ¿eso qué es? Y es que en tiempos de crisis la fisonomía de las ciudades cambia mucho… ¿será para reactivar las puertas giratorias? No cuestiono ni su curriculum ni sus aptitudes como arquitecto pero sí la necesidad de una nueva dirección general, otro alto cargo creado y adjudicado a dedo.

En fin, domingo relajado, de vuelta al confinamiento tras dos días en esta extraña fase 2, que aún desconocía, pero que me ha hecho mucha ilusión. Ha sido como aquello de volver a casa por Navidad aunque sólo me esperaban buenos amigos. Para disfrutar de la familia aún queda un poquito, a ver si no se tuerce la cosa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios