CRONICAS DEL CONFINAMIENTO: MASCARILLAS, EL “MUST HAVE” DE LA TEMPORADA, por Beatriz Rodríguez, periodista

CRONICAS DEL CONFINAMIENTO: MASCARILLAS, EL “MUST HAVE” DE LA TEMPORADA, por Beatriz Rodríguez, periodista
Ampliar
miércoles 20 de mayo de 2020, 22:49h
CRONICAS DEL CONFINAMIENTO: MASCARILLAS, EL “MUST HAVE” DE LA TEMPORADA, por Beatriz Rodríguez, periodista
Si ya lo decía yo… que las mascarillas se iban a convertir en el complemento de moda y ya desde hoy son obligatorias en todos los espacios públicos, según las explicaciones del Gobierno, todos los espacios cerrados y aquellos abiertos donde no se pueda garantizar la distancia de dos metros entre personas. Traducido, son obligatorias para todos porque cuando sales a pasear o a comprar y al doblar una esquina te sueles comer a dos corredores, de esos que ahora se llaman “runners” y que van echando por la boca todo tipo de partículas. Y no tengo nada contra ellos pero evitarles es casi misión imposible.

Total, que ahora que empezaba a deshacerme del modelo confinamiento, ya había logrado manchar las mallas de lejía y empezaba a vestirme de persona con la ilusión puesta en la fase 1, me toca cubrirme la cara por imperativo legal. Eso que me ahorro en maquillaje, ahora con un “eyeliner” graciosamente pintado y una buena máscara seré todo ojos. Eso sí, dado que no he podido lucir la ropa de primavera y que la de verano aún no sé cómo me quedará, creo que tendré que preocuparme para que mis mascarillas al menos sean monas. Y ya las hay ideales, de marcas de lujo, de florecitas, con la bandera española, quirúrgicas, con filtro, sin él…toda una amplia gama que ha hecho que se convierta en el complemento de la temporada, lo que las “bloggers” de moda llamarían un “must have” o lo que viene siendo un fondo de armario, tan básico y necesario como un buen vestido negro.

Luego, ya viene el tema de su utilidad, reutilización y desinfección, las que se lavan, las que se limpian con un poco de alcohol o colonia…hemos oído tanto al respecto que cada uno se apaña como puede. Yo ya he decidido que en vista del poco glamour que vamos a tener en este final de primavera y principio de verano, me volcaré en llevar el pelo arreglado, las uñas pintaditas y los ojos despampanantes. Y es que no me quiero imaginar en bañador con la mascarilla puesta sólo porque los niños corren a mí alrededor.

Curiosamente, ayer en el Congreso los Diputados se la quitaron nada más ocupar sus escaños, vaya ejemplo, 24 horas antes de ser obligatoria, la gran mayoría, sólo la utilizaron en los pasillos. Seguimos con las incongruencias. No sólo eso, habrá que ver si las familias pueden permitirse pagar las mascarillas si no son financiadas por la Seguridad Social. Para una familia de cuatro miembros la cuenta podría ascender a algo menos de 150 euros al mes, un gasto para muchas inasumibles.

Y es que, si ante este panorama, donde seguimos llorando a las víctimas y con la esperanza puesta en la vacuna, no nos lo tomamos con un poco de humor, mal vamos. No se trata de frivolizar sino de echarle un poco de alegría y risas a la vida. A eso también contribuyen mucho los resultados del CIS de Tezanos donde parece que todo el mundo está feliz con la gestión del Gobierno y nada preocupado por la situación económica, todo un despropósito hecho muy a propósito.

Al menos nos quedará ese perdón tardío de ayer del Presidente del Gobierno quien al fin reconoció públicamente que se habían hecho cosas mal, lo cual le honra, pero podría haberlo pensado antes de permitir el 8M. Más de dos meses ha tardado pero claro las cosas de palacio van despacio y en La Moncloa el tiempo parece no pasar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

10 comentarios