El SEPE gestiona en Almería un 327 por ciento de expedientes más que en 2019 con un incremento de plantilla de menos de un 15 por ciento

El SEPE gestiona en Almería un 327 por ciento de expedientes más que en 2019 con un incremento de plantilla de menos de un 15 por ciento
Ampliar

Esta sobre carga además se ve incrementada por errores de documentación presentada, colapso y modificaciones continuas en los ERTES que deben ser subsanados. El sindicato teme además que en la provincia se produzca una sobre saturación a partir del mes que viene cuando finalice la campaña agrícola y miles de trabajadores del sector tramiten sus prestaciones por desempleo.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF Almería, denuncia que el Servicio Público de Empleo Estatal gestiona un 327 por ciento más de expedientes en la provincia que en 2019 con un incremento de la plantilla de un 15 por ciento, durante seis meses, prorrogables tres más, según un informe elaborado por el sindicato que explica los retrasos en la gestión de estos procesos.

De esta manera, estos datos ponen de manifiesto la extrema debilidad de las plantillas de trabajadores ante la escasez de recursos y efectivos frente a la situación de excepcionalidad respecto al desmembramiento del tejido productivo en la provincia. Además, el sindicato teme que el próximo mes, coincidiendo con el fin de la campaña agrícola más importante de Almería se produzca una sobre saturación aún mayor cuando miles de trabajadores del manipulado soliciten y tramiten sus prestaciones por desempleo.

Según explica CSIF, la situación de estas oficinas, que ya estaban saturadas antes de la pandemia, está completamente desbordada, con trabajadores a doble turno, mañana, tarde y noche, siete días a la semana, festivos incluidos con el fin de dar cobertura a las personas que se han visto afectadas por esta situación de emergencia social y que se encuentran en una “dramática situación”. Sin olvidar además que se ha reforzado la Atención telefónica de la Dirección de Provincial en doble turno hasta las 20.00 horas para resolver incidencias.

A todo se le suma que tanto las nuevas incorporaciones, en concreto 21 trabajadores, como la plantilla fija deben, no solo reajustarse a sus nuevos puestos en el primer caso, sino a las nuevas prestaciones que se han implementado durante el decreto del estado de alarma por el Gobierno más allá de los ERTES. El sindicato se refiere a la prestación por desempleo al colectivo de fijos discontinuos, el subsidio por desempleo excepcional por fin del contrato temporal, el subsidio para las personas trabajadoras del hogar o la prestación por desempleo al colectivo de artistas, entre otras.

Por otro lado, si nos centramos en los ERTES, cientos de personas en la provincia siguen pendientes de percibir la prestación como consecuencia de errores por parte de las empresas en la presentación de la documentación. Además, otra casuística es que obliga al SEPE tiene a esperar que la autoridad laboral apruebe el ERTE, la cual está también colapsada por la gran cantidad de solicitudes que está recibiendo. Entonces, llegado a este punto, el SEPE, antes de resolver tiene que esperar a que transcurra el periodo de cinco días de plazo que tiene la autoridad laboral para aprobarlo. Si no fuese en este plazo, el SEPE puede aprobar este expediente de oficio por silencio positivo y así tramitarlo. En resumen, una coyuntura que está lastrando la tramitación de este tipo de expedientes de una manera especialmente relevante.

Tampoco podemos olvidar el componente humano del desempeño de estas funciones, dado que, ante la inestable situación y los continuos cambios, prácticamente semanales, esta situación genera incertidumbre, decepción y desde luego vulnerabilidad en este colectivo de desempleados, que traslada su profundo malestar a los trabajadores y trabajadoras del SEPE, que son quienes dan la cara con su trabajo diario ante la irresponsabilidad reiterada de las declaraciones políticas.

Mientras tanto, desde CSIF asisten, con profunda preocupación, como en las redes sociales y algunos medios de comunicación se señala la supuesta “incompetencia” y falta de empatía de los empleados del SEPE con el conjunto de desempleados, sin tener en cuenta las circunstancias señaladas. “Todo ello, sin duda, tendrá consecuencias dramáticas si desde el Gobierno no se actúa de inmediato, exponiendo con claridad el esfuerzo titánico de esta plantilla y, sobre todo, las tremendas dificultades que afectan a la gestión de las prestaciones por desempleo que ya hemos expuesto. Por eso solicitamos que el aumento de plantilla sea estructural y no temporal para reforzar este servicio público esencial en tiempos tan complicados como los actuales”, explica Juan Fernández Cabezas, presidente de CSIF Almería.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios