CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD por Daniel García Posada

CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD por Daniel García Posada
Ampliar
martes 07 de abril de 2020, 11:30h
CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD por Daniel García Posada
Imagine por un momento que se encuentra ante una desgracia. Una persona está agonizando ante usted y necesita su ayuda. Usted, sin embargo, lejos de prestarle atención, lejos de socorrerle y de ayudarle, le deja tirado, abandonado. Mira para otro lado y sigue su camino. Usted, desde luego, no es culpable del accidente o la enfermedad de esa persona pero sí es culpable, sí es responsable de dejarle agonizar sin prestarle el más mínimo auxilio. Probablemente, sería acusado por omisión de auxilio y tendría una condena penal, desde luego, mucho menor que la condena ética que debería caer sobre una persona así.
CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD por Daniel García Posada

No hace falta que imagine mucho porque ese supuesto está ahora haciéndose realidad en Europa. Holanda, ante la crisis del coronavirus, ha decidido, primando la economía sobre la salud de sus ciudadanos (algo propio del neoliberalismo actual) que los ancianos y los débiles no sean atendidos en los centros sanitarios y que se queden en sus casas a morir. Parece increíble semejante crueldad, pero no es de extrañar dado el orden de prioridades de un país que ha elegido como padres de la patria a un felón como Guillermo de Orange y a un loco criminal como Juan Calvino.

Es inhumano y poco ético anteponer la economía a la vida de los ciudadanos pero no deja de tener un tinte cruel el abandono de nuestros mayores, una generación que vivió lo peor de nuestra historia más reciente y que, con su esfuerzo, sacrificio y tesón, lograron levantar un país como el nuestro, que había sido devastado por un guerra incivil y fratricida que sólo produjo dolor, muerte y destrucción. Ahora, más que nunca, se nos aparece la excelsa figura del héroe troyano Eneas que, mientras los griegos reducían a cenizas la ciudad de Príamo, comenzaba la huida con su viejo padre Anquises sobre los hombros y su hijo Ascanio de la mano. Presente, pasado y futuro (abuelo, hijo y nieto) de una sociedad asolada por la guerra, saliendo de una situación dramática, juntos y unidos, bajo la sombría noche, iluminada por el fuego destructor, para alcanzar un futuro mejor. Eneas era pío y esa pietas romana era una virtud admirada entre los hombres de todo el mundo. Virtud y ética que le faltan al gobierno holandés que, sin lugar a dudas, debería ser juzgado por crímenes contra la humanidad porque su planteamiento es, simple y llanamente, repugnante en tanto que fomenta una eugenesia que nos recuerda mucho al nazismo: el campo de concentración en su propia casa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios