LAS DIFICULTADES PARA LA UNIDAD DE LA IZQUIERDA.

No son ficticias, son reales, medibles y cuantificables. Y ante ellas tenemos que reaccionar.

Aunque la “Unidad de la izquierda” que se reclama por algún político, de hecho pertenecen al voluntarismo personal pero no de su partido, expresa que no están entendiendo, ó no quieren entender por otros propósitos, que la política necesita para abrir paso a esa necesidad:“Alcanzar los acuerdos políticos que a su vez configuren la mayoría aritmética, que lo hagan posible.”

Porque el problema real, radica – en mi opinión – y no es otro, en que siendo esa necesidad imperiosa “La Unidad de la Izquierda” para acabar con el Gobierno de Mariano Rajoy, hoy por hoy esa “Unidad no se da entre las fuerzas del hemiciclo de la Carrera de San Jerónimo con la mayoría aritmética suficiente. Y partiendo de esa realidad, no parece convenientealimentar verbalmente falsas esperanzas.

Y porque además, partiendo de ese escenario objetivo, que hoy es la Sede del Congreso de los Diputados, en donde solo las mayorías parlamentarias pueden decidir cualquier aspecto, hay que admitir, que “lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible”, y dejar de manipulaciones verbales, de unos y otros que marean, confunden y tienden a generar más frustraciones entre la ciudadanía, que esperanzas reales de poder acabar con el Gobierno de Mariano Rajoy.

En mi opinión, y sin que ello suponga por supuesto de ningún modo, mi renuncia a la consecución de “La Unidad de la Izquierda”, a mi me parece aconsejable a todos los representantes de los partidos situados en el área de la Izquierda, un mayor control verbal, algo de prudencia en algunos de sus representantes.

En primer lugar, para no levantar falsas expectativas, que no son posibles, y confunden y en consecuencia alimentan frustraciones de importantes sectores de la sociedad, que desean como“Agua de mayo, la Unidad de la izquierda”. Es decir, que se debieran contener de hacer públicas las propuestas, “que son irrealizables”, aritméticamente hablando, y por lo tanto, incapaces de transformarse en algo positivo, y porque además, en el fondo alimentan la desafección de la política de una gran mayoría de ciudadanos frustrados.

Es cierto que los datos del CIS del mes de julio acerca de la estimación del voto recogen un incremento porcentual del PSOE entre los resultados en Octubre de 2016, (el 17%) y los de julio de este año con el 24,9%.

Es indudable que a esos resultados – son solo las encuestas del CIS – que ahora han dado resultados positivos, pero mañana nos podemos encontrar con los resultados de otros sondeos que incluso indique el frenado de la tendencia alcista que se ha observado el PSOE en julio de este año, pero junto a la valoración realizada de los líderes de los partidos, es Pedro Sánchez el que está en cabeza, son estimaciones positivas.

Esta valoración, constituye a mi modo de ver, un hecho más, que ha venido a “reiterar el fracasado argumento esgrimido por Susana Díaz” que aseguraba en su campaña de Primarias “el fin del PSOE con Pedro Sánchez de Secretario General”.

El citado sondeo del CIS, - si se hubieran hecho las elecciones generales ese mes - ha dado una estimación del voto para el PP del 28,8% y el de Ciudadanos en el 14,5%, en su conjunto el 43,3%, y para el PSOE el 24,9% que con la estimación de Podemos en un 20,5%, habrían alcanzado el 45,4%.

Estos resultados porcentuales, - siempre en opinión del CIS – permitirían el frente de izquierdas, superar a la derecha. Y siguiendo con las elucubraciones del CIS, casi un 7% de los votantes de Unidos –Podemos en 2016, ahora –en julio- hubieran votado al PSOE. Un 8,3% de los votos de las Confluencias de En Comú- Podem y de la gallega En Marea, lo hubieran hecho por el PSOE.

También destacan, que hasta un 10% del electorado de la confluencia valenciana, ahora daría su voto al PSOE, en caso de celebrarse elecciones. Y otro dato relevante, es que el PSOE, sería el partido que más voto atraería de la ciudadanía que se abstuvo en las últimas generales del 2016 ya que más del 12% de abstencionistas, ahora se acercaría a las urnas y cogerían las papeletas del PSOE.

El PSOE también recogería más de un 4% de los votos que en 2016 fueron a parar al PNV, y casi un 2% de votantes que apostaron por Ciudadanos el pasado año.

Todos esos resultado elaborados por el CIS, quiero recordar son los que se hubieran dado “Si en julio del 2017” se hubieran realizado las elecciones generales. Pero como no ha sido así, lo dicho por el CIS queda solo en dudosas opiniones, en un bla, bla, bla, “de los que no se puede extraer con éxito, las propuestas como las realizadas por Podemos, presionando al PSOE para formar un Gobierno cuanto antes”, al menos si se tiene en cuenta la“Aritmética parlamentaria actual”.

Yo estoy convencido de que esas “propuestas-presiones” de Podemos, tienen más como objetivo dar la imagen de un PSOE que renuncia a cambiar al Gobierno de Mariano Rajoy, y que esa “estrategia le aporte posibilidades para el Sorpasso” del que Pablo Iglesias no ha renunciado, aunque haya en cierta medida suavizado, su lenguaje con relación al PSOE.

Y los datos del CIS, así como la entrada en el Gobierno de Castilla La Mancha de dos representantes de Podemos, le han servido para seguir desde Podemos lanzando “mantras imposibles”, hoy por hoy de llevar a cabo, como es emplazar a Pedro Sánchez, a que impulse“lo antes posible” una moción de censura contra Mariano Rajoy. Y que según Pablo Echenique“espera que el pacto de Castilla La Mancha, marque el rumbo”.

A mí me convence cada día más y más, que esa estrategia de Podemos, responde a la estrategia de un pretendido “desgaste y freno al desarrollo y ampliación en la intención de voto al PSOE”.

Porque si aritméticamente es hoy por hoy imposible, otros datos como son la división de opiniones en el seno de Podemos, de sectores como el anti-capitalista capitaneado en Andalucia por Teresa Rodríguez, que rechaza un Gobierno con el PSOE, porque no hay que olvidar, según ella: “el GAL, las Reformas Laborales, la OTAN y la corrupción, etc., etc.”. Y con estas“razones” no es de esperar que Podemos de Andalucia estará de acuerdo en formar Gobierno con el PSOE, ni en Andalucia, ni en España, asi de claro.

Tan claro como que en Aragón y Extremadura, es impensable un acuerdo de las características de Castilla La Mancha. Y si nos fijamos en la Comunidad Valenciana, Podemos no ha querido participar en el Gobierno valenciano. En resumen que sin tener una posición favorable a que un día PSOE y Podemos pudieran formar Gobierno, Echenique insiste en las exigencias de formar un Gobierno cuanto antes mediante una “nueva moción de censura”.

En mi opinión esas presiones ya han sido respondidas –a mi juicio – con grandes muestras de inteligencia política por la cúpula socialista en tanto que recibiendo con interés las propuestas de Podemos de explorar vías para desbancar a Mariano Rajoy, ha rechazado la posibilidad ahora, de presentar una nueva moción de censura, ya que ello tanto el PSOE como Podemos necesitarían, el apoyo de los independentistas para imponerse. Y no parece que esos apoyos sean los aconsejables, ni los posibles.

La respuesta dada por el Secretario de Organización del PSOE, José Luis Abalos, a situado en mi opinión las cosas muy claras, en lo que se refiere a la posibilidad de un Gobierno de coalición con Podemos, como una hipótesis “De futuro”.

Esta es en mi opinión el escenario real en cuanto a la “Unidad de la Izquierda”, hoy, y por lo tanto las especulaciones que se hagan por boca de algún representante de Podemos ó desde la interesada confusión alimentada mediáticamente, yo pienso que no tienen mas fin, que el de alimentar la confusión entre los ciudadanos, y la frustración especialmente con el PSOE.

La “Unidad de la Izquierda” tiene para mi, que recorrer un camino complicado, que necesita de muchos factores favorables para su consecución, y entre ellos está la Unidad en el seno del PSOE, en la defensa y aplicación de las Resoluciones del 39 Congreso, en todas las organizaciones y en todas las Comunidades, también y especialmente de Despeñaperros hacia abajo, donde Susana Díaz, sigue sin digerir su “rotundo fracaso” en las Primarias y en el 39 Congreso del PSOE.

La unidad de la izquierda necesita también que Unidos–Podemos homogenice su discurso político en todas sus organizaciones, y que sea capaz de admitir que el fracasado “Sorpasso” no se puede seguir alimentando con las propuestas orientadas a “pretender mostrar” ante la sociedad, que si no se acaba con Mariano Rajoy como Presidente del Gobierno es porque no quiere el PSOE.

Y se necesita también, que en este interregno de tiempo donde siga Mariano Rajoy como Presidente, se vayan logrando acuerdos parlamentarios, con propuestas que permitan la recuperación de los derechos económicos y sociales que su Gobierno los ha eliminado.

Y que también, todas las experiencias que nos ha tocado vivir desde la legislatura pasada, y la crisis vivida en el interior del PSOE, y de forma especial la “Gran Corrupción” practicada por numerosos dirigentes del PP, sean “referentes para reorientar nuestros próximos votos en las próximas elecciones generales”. Porque tal y como están las cosas o se produce una sensible modificación de los escaños en el Congreso de los Diputados a favor de Pedro Sánchez y del “Nuevo PSOE”, o tendremos Mariano Rajoy de inquilino de La Moncloa, otra legislatura.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.