Latinoamérica dice NO a Trump

Latinoamérica dice NO a Trump
domingo 13 de agosto de 2017, 08:13h
Trump de vacaciones con dos frentes abiertos, por un lado el de Corea del Norte y por otro el de Venezuela.

No ha sido, uno, ni dos, han sido varios los países latinoaméricanos que le han dicho NO al Presidente de Estados Unidos, rechazando ayer sábado las amenazas contra Venezuela y el de uso de la fuerza después de que Donald Trump dijera que "su administración no descarta un enfoque militar para lidiar la crisis" del país caribeño, toda vez que tras la retórica de la libertad, la democracia y la perdida de derechos civiles se esconden turbios intereses de las compañias petroleras americanas, tal y como sucediera en Irak cuando Bush lanzase el bulo de que había armas de destrución masiva.

Es el momento de la diplomacía y no de las arengas a las que Trump nos tiene acostumbrados apoyándose en su fuerza militar que de usarla encontraría nuevos enemigos entre los que ahora son paises amigos y a pesar de que Nicolás Maduro no sea santo de devoción de alguno de los paises que se han pronunciado en contra de las pretensiones del presidente americano.

Desde Caracas la respuesta a Trump no se ha hecho esperar. Maduro ha afirmado "los funcionarios estadounidenses llevan largo tiempo planeando una invasión" aunque hasta ahora Washington no había hecho un pronunciamiento tan enfático sobre una opción militar en el país petrolero. En un comunicado del Gobierno de Venezuela se han calificado las declaraciones de Trump como "insólitas" y "hostiles". Respuesta a la que hay que sumar las del Ministerio de Defensa del país que con anterioridad las había calificado como "un acto de locura". "La temeraria amenaza del presidente Donald Trump pretende arrastrar a América Latina y el Caribe a un conflicto que alteraría permanentemente la estabilidad, la paz y la seguridad de nuestra región", dijo el canciller venezolano Jorge Arreaza, leyendo un comunicado que fue difundido al país.

Así los países latinoamericanos que se han pronunciado como son Perú, México además de los que conforman el bloque Mercosur como Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay a pesar de coincidir en que el Gobierno socialista de Nicolás Maduro ha abandonado el orden democrático, rechazaron de plano la opción bélica en Venezuela y abogaron por una solución diplomática. Postura a la que se sumó también Colombia, aliado de Estados Unidos en la región, que como el resto apostó por por una "salida pacífica y negociada". "Todas las amenazas extranjeras o domésticas de recurrir a la fuerza socavan la meta de reinstaurar la gobernanza en Venezuela, así como los principios consagrados en la carta de las Naciones Unidas", se pronunció el canciller peruano Ricardo Luna. .

Y mientras el presidente venezolano asegura que los opositores de la derecha están detrás de una conspiración que busca desbancarlo, la oposición, utilizando a Trump como portavoz acusan a Maduro de "ser un "dictador que pone tras las rejas a sus rivales políticos para mantenerse en el poder, como sea".

Sin embargo las sorprendentes palabras de Trump no solo ha encontrado rechazo en los paises latinoamericanos, también han encontrado silencio en la oposición venezolana que al parecer tampoco ven con buenos ojos que otro loco pueda tomar las riendas del país. Sin embargo las palabras de Trump parecen haber calado en miles de ciudadanos, detractores del Gobierno que ayer marchaban en Caracas para mostrar su rechazo a la remoción y enjuiciamiento de un número no cuantificado de alcaldes opositores que por lo que se sabe han sido condenados por la justicia en los últimos días y después de que Maduro promoviera el referendum y se creara una Asamblea Nacional Constituyente, que tiene autoridad sobre los otros poderes del Estado, para reescribir la Constitución. Así ayer sábado la sesión de la Constituyente giraba en torno a Trump, mientras la propaganda antiestadounidense se multiplicaba en los medios gubernamentales.

"Métase en sus asuntos, solucione sus problemas Señor Trump" le reprendió Nicolás Maduro hijo que también es asambleista siguiendo la verborrea de su presidente y padre, añadiendo " porque si se diera el supuesto negado de mancillar el suelo patrio, los fusiles llegarían a Nueva York Señor Trump, llegaríamos y tomaríamos la Casa Blanca, hasta Vietnam se quedaría pequeña".

Así están las cosas en Venezuela donde la tensión va al alza mientras en Washington se empieza a valorar la intervención militar. El Pentágono dijo el viernes que el ejército está listo para proteger a sus ciudadanos y resguardar los intereses de Estados Unidos. Dichos intereses no son otros que los que las compañías petroleras americanas tienen en Venezuela.

El pronunciamiento que han hecho los distintos mandatarios latinoamericanos pronunciándose en contra de la hipotética intervención militar de las tropas americanas en Venezuela no ha sentado nada bien a Trump, que con el ánimo de recabar apoyos, ha dispuesto que su vicepresidente Mike Pence inicie una gira este domingo que lo llevará a Colombia, Argentina, Chile y Panamá al objeto de persuadir a sus líderes y recabar unos apoyos que de momento no tiene.

Así las cosas, a Trump, con dos frentes abiertos, el de Corea del Norte que como diría Rajoy " no es cosa menor" y el de Venezuela, las vacaciones en el elitista club de golf, no le estan siendo todo lo tranquilas que esperaba.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios