El New York Times titula: 'la monarquía española necesita un referéndum' mientras en España el PSOE hace oídos sordos.

El New York Times titula: "la monarquía española necesita un referéndum" mientras en España el PSOE hace oídos sordos.

viernes 23 de noviembre de 2018, 18:43h
Son los estudiantes los únicos dispuestos a dar una lección de democracia. En 13 universidades de España, los estudiantes han sido llamados a votar el 29 de noviembre en un referéndum simbólico cuya pregunta será: "¿Estás a favor de abolir la monarquía como forma de Estado e instaurar una república?".

Apunta el articulista que los partidarios de la Monarquía ven las consultas "como un ataque al corazón del Estado" e incluso que la ofensiva que "tiene como objetivo derrocar al rey, importando poco el resultado". Dicho esto, lo obvio es que la monarquía no puede ser un derecho divino, ni tampoco hereditario. La monarquía necesita un referéndum para garantizar su continuidad a largo plazo y renovar su legitimidad democrática, algo que en estos momentos no tiene por habernos sido impuesta.

Deja claro el periodista que el trono no puede estar ocupado por un corrupto. A ello habría de añadirse que ni nuestros políticos ni la justicia debieran tampoco tapar esa corrupción impidiendo que se le investigue e incluso que dé explicaciones.

David Jiménez, el articulista que escribe sobre este tema afirma que la Corona es un sistema arcaico, pero no comparte que sea antidemocrático porque "forma parte del modelo de Estado apoyado masivamente por los españoles en la Constitución de 1978". Con todo señala que lo más probable es que "el trono sea ocupado, tarde o temprano, por alguien incompetente o corrupto".

"Pero la eliminación de la Corona no es la única vía para subsanar un déficit que puede ser compensado con mecanismos constitucionales que permitan destituir a un monarca inapropiado e incluso eliminar la institución cuando una mayoría de la ciudadanía lo quiera. Ambas opciones son en teoría posibles en España, pero los padres de la Constitución se cuidaron de diseñar un proceso lo suficientemente complejo como para que nunca fuera puesto en marcha", señala.

Jiménez admite que "resulta difícil saber qué apoyo tiene entre los españoles Felipe VI" porque nadie "ha encontrado falta en él" pero "sus primeros años como monarca se han visto dañados por acusaciones a algunos familiares cercanos" como Iñaki Urdangarín, que está en la cárcel. "Mientras, los escándalos que obligaron a abdicar a su padre siguen ocupando las portadas".

"Lejos quedan los días en los que la monarquía española vivía un idilio casi perfecto con la ciudadanía, la familia real tenía una imagen impoluta y el debate sobre el modelo de Estado permanecía en la marginalidad política", constata David Jiménez, quien asegura que el reinado de Juan Carlos I sustuvo su imagen durante demasiado tiempo "en una fantasía".

"La prensa ocultó sus excesos, los políticos miraron para el otro lado y la élite económica le agasajó en busca de privilegios e influencia, creando un muro de protección tan cortesano como ficticio", asevera.

"Felipe VI necesita exactamente lo contrario: abrir la institución a la calle, huir del hermetismo que promueve su entorno más conservador y reanudar el impulso reformista de sus comienzos, abrazando incluso la idea de que al final su futuro sea decidido en un referéndum".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Nuevodiario.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.