LOS MAYORES RETOS DEL GOBIERNO SOCIALISTA

jueves 07 de junio de 2018, 20:04h
.
Ahora, cuando ha habido opiniones para todos los gustos, de quien debía
estar en el Gobierno. Uno de los mayores retos que eran el diseño y la
composición del nuevo Gobierno ya lo ha cumplimentado Pedro Sánchez - y
a mi entender con un gran acierto -, porque sus miembros son todos
prestigiosos profesionales de larga trayectoria socialista, como Josep Borrell,
José Luis Abalos, y Margarita Robles entre todos los que configuraran el
nuevo Gobierno Socialista de España, al que les cabe ya, el honor de poder
gobernar mejor nuestro país.
Y el otro reto al que inevitablemente el Gobierno debe hacer frente, es la
capacidad del mismo para establecer el clima de apoyos necesarios de la
mayoria parlamentaria a las medidas que se deben poner en marcha, en un
momento donde el país tiene una numerosa “Colección de problemas”
enquistados por la incapacidad del Gobierno de Mariano Rajoy y que han
heredado el Gobierno socialista de Pedro Sánchez.
Pedro Sánchez se ha convertido ya, en Presidente del Gobierno Socialista en
unos momentos donde el país tiene una larga relación de tareas pendientes
en el ámbito económico, social y de la financiación de las Comunidades
Autónomas, además de la ordenación territorial del Estado, que habrá que
abordar entre el espacio de tiempo que medie hasta la convocatoria de las
elecciones generales anticipadas, previsiblemente con anterioridad a la fecha
del 2020 en que se deberían convocar normalmente
Porque el despido democrático impuesto a Mariano Rajoy, ha dejado
además, a medias una serie de reformas, pendientes de culminar y muchos
problemas por resolver. Y cuya modificación van a requerir del apoyo
mayoritario del Congreso de los Diputados, para hacer que las propuestas
que se acuerden, obtengan los efectos positivos deseados. Dicho de otra
manera, o las medidas que se acuerden para llevar al Congreso de los
Diputados gozan del apoyo de 180 diputados o como mínimo 176 que
constituyen la mayoria absoluta, o el Gobierno tendría que recurrir a la
potestad de los Decretos, poco aconsejables, en mi opinión en estos
momentos.
El déficit del Sistema Público de Pensiones, la configuración de una reforma
tributaria que facilite nuevos ingresos que soporten el Estado de Bienestar, y

2

la derogación de las Reformas Laborales del 2010 y 2012, así como la
realización de cambios legales que reduzcan la temporalidad y la precariedad
del mercado laboral, son un conjunto de tareas que – entre otras –entiendo
deberían formar una parte importante del eje fundamental de la acción del
Gobierno.
Y todas, y cada una de las propuestas que se planteen, van a tenerse que
abordarse, en la medida de las posibilidades que permitan unos
presupuestos que no son los del Gobierno Socialista, del cumplimiento de los
compromisos contraídos con la UE, y sobre todo con el apoyo que consigan
las propuestas del Gobierno por la mayoria parlamentaria.
La financiación autonómica que desde las Comunidades Autónomas se
vienen reclamando para una reforma de su financiación, las pensiones y la
creación del empleo en un marco de relaciones laborales distinto,
constituyen a mi modo de ver, los ejes fundamentales para la acción del
Gobierno, entre otras muchas materias, entre las que hay que situar la
relación con el Govern separatista de Cataluña.
Escuchar la naturaleza de los problemas, desarrollar un nuevo sentido de la
negociación, y el esfuerzo para llegar a la adopción de acuerdos, tiene que
ser – estoy convencido que lo será – el nuevo estilo de Gobernar que se
necesita en este país. Y porque con la actual Aritmética Parlamentaria, es
fundamental la consecución de una mayoria que haga posible el éxito de
todo un conjunto de medidas y derogaciones de leyes lesivas para los
trabajadores.
Abordar la Reforma del Sistema Público de Pensiones, es el gran reto de las
próximas décadas. El déficit de más de 18,000 millones de euros al año en la
Seguridad Social, que se va a incrementar con motivo del abono de la Paga
Extraordinaria de Junio, fuerza irremediablemente a buscar soluciones.
Porque la Reforma de las pensiones del 2013, realizada por el PP, introdujo
en una senda de unilateralidad muy peligrosa la viabilidad del Sistema
Público de Pensiones, basada en la solidaridad intergeneracional,
intersectorial e interterritorial, y que afecta a más de 10 millones de
pensionistas y a los 18 millones y medio que trabajan en estos momentos y
a todos los que se vayan a incorporando al mercado de trabajo en un futuro.
Y si hasta ahora el PSOE y las masivas movilizaciones de los jubilados han
denunciado las ridículas subidas del 0,25% de las pensiones y de la amenaza

3

de la entrada en vigor el 1 de enero de 2019 del factor de sostenibilidad. La
revalorización de las pensiones con el IPC con el fin de mantener el poder
adquisitivo de los pensionistas, y la anulación del factor de sostenibilidad
que vincula la prestación inicial con la esperanza de vida, son medidas que
deben aplicarse con urgencia.
Pero como ha quedado demostrado en el diagnostico del caótico estado del
Sistema Público de Pensiones, este ha sido causado por una Reforma Laboral
letal para los trabajadores y que ha dañado gravemente los recursos en
forma de cotizaciones, que hasta el 2011 habían servido para hacer frente a
todas las prestaciones contributivas. La derogación de la Reforma Laboral es
imprescindible.
Yo me imagino que revertir la Reforma Laboral totalmente, no va a ser fácil
con la actual “Aritmética Parlamentaria” y porque además va a necesitar
que Sindicatos y Patronales se pongan de acuerdo en un nuevo diseño del
Estatuto de los Trabajadores. Pero efectuar cambios en los modelos de
subcontratación, en la negociación colectiva, la jornada laboral, la igualdad
salarial entre hombres y mujeres, y en la protección social, van a repercutir
en mejoras indiscutibles para los trabajadores.
Pero además está el reto de cómo financiar el Sistema, que van a requerir
también como enjugar el déficit que desde 2012 ha ido creciendo, mediante
la reordenación de gastos, y la creación de los impuestos a la banca y a las
transacciones financieras. Y eso va a requerir sin duda, una nueva
correlación de fuerzas que lo hagan posible a partir de la próxima
legislatura.
Y con relación al problema del Soberanismo catalán, estoy convencido que el
dialogo entre el Gobierno socialista y el Govern de Qim Torra cuando se
produzca será de gran utilidad, ya que jamás Mariano Rajoy tuvo la
disposición a hablar con el Govern Catalán. Pero tengo mis fundadas
razones, de que con ese dialogo se pueda iniciarse una hoja de ruta que
establezca la normalidad democrática y el acatamiento a las leyes del
Govern de Torra.
Cuando la consejera de la Presidencia y portavoz del nuevo Ejecutivo
catalán, Elsa Artadi dejo claro el lunes pasado día 4, que: “El Govern no
renunciara de entrada a la vía unilateral hacia la secesión, ni a
aprovechar debilidades del Estado para alcanzar el objetivo de lograr

4

una Cataluña independiente, aunque apueste por abrir una
negociación”. Me hace creer que del dialogo, con “Estos mimbres” no
van a dar para mucho más de lo que ya sabemos, porque el
independentismo lo único que quiere es: “Un Estado catalán con la
República” y de formar parte de un Estado, el de España y que reconozca
en una reformada Constitución la singularidad del pueblo catalán, pasan
absolutamente.
Bueno, estas han sido mis opiniones en unas reflexiones ante los retos y las
posibilidades de que se produzcan las mejoras, que millones de españoles
esperamos.
La enhorabuena a todos/as los que se inician como Ministros y Ministras del
Gobierno Socialista de nuestro país. A todos y de manera especial a Pedro
Sánchez os deseo muchos éxitos en vuestras actuaciones como Gobierno
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Nuevodiario.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.