El alcalde de Pedrera rectifica: 'fueron palabras desafortunadas'
Ampliar

El alcalde de Pedrera rectifica: "fueron palabras desafortunadas"

jueves 11 de enero de 2018, 11:55h

Antonio Nogales explica que cuando afirmó "a mí también me gustaría ver a gente fusilada" quería decir que "a veces la justicia no nos gusta a nadie" para calmar a los vecinos enfrentados con la comunidad rumana.

"Mis declaraciones tal vez no fueron muy afortunadas, pero sólo quería explicar que, frente a hechos delictivos, sólo cabe la justicia, aunque a veces no nos guste". Es la explicación que Antonio Nogales, el alcalde de Pedrera (Sevilla) de IU, ha ofrecido en Radio Sevilla tras conocerse que en una asamblea municipal el pasado domingo dijo "a mí también me gustaría ver a gente fusilada". Nogales asegura que esta afirmación se produjo en mitad de una asamblea muy tensa en la que unos doscientos vecinos pedían su dimisión por apoyar a la comunidad rumana del pueblo. Nogales, tras los altercados entre pedreños y rumanos residentes en el municipio, ha hecho esta semana continuos llamamientos a la calma y la sensatez de sus vecinos.

El regidor cree "lamentable" que la secretaria provincial del PSOE,haya pedido su dimisión. "El PSOE de Pedrera quiere que dimita por ayudar a los rumanos, pagarles la luz y el agua; y Verónica (Pérez) pide mi dimisión porque dice que quiero fusilarlos". El alcalde lamenta "la utilización política del PSOE" de este problema de convivencia que se está produciendo en Pedrera.

"Si se ve el vídeo completo, también digo en la asamblea: '¿Qué queréis que los echemos?'", cuenta Nogales que dijo en respuesta a los vecinos enfrentados a la comunidad rumana. Uno de estos vecinos llegó a afirmar "dos tiros les damos", y alcalde asegura que dijo con ironía "sí, dos tiros". "Éste es el tono que quise darle a la asamblea", explica Nogales, que pide "limpiar la imagen del pueblo" tras un episodio de violencia entre los vecinos del pueblo "vergonzoso".

Desde el pasado sábado se han producido siete detenciones, y los cincuenta niños rumanos que viven en Pedrera han faltado tres días a clase esta semana por miedo a represalias.

Así la situación lejos de mejorar, empeora. Los nativos de Pedrera están cansados de la actitud de sus nuevos vecinos. Muchos dicen sentirse amenazados, otros están hartos del aumento de los robos en el campo, pero también de que la justicia y la policía no actue y lo haga ahora contra ellos, por intentar hacer justicia y poner coto a la comunidad rumana.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.