El precio de la eléctricidad se ha disparado un 10% en lo que va de año y un 21% desde que entró en vigor el actual marco regulatorio

El precio de la eléctricidad se ha disparado un 10% en lo que va de año y un 21% desde que entró en vigor el actual marco regulatorio
Ampliar
lunes 31 de julio de 2017, 14:24h
Rajoy y Nadal buscarán refugio en la falta de lluvias y en los pagos a las renovables, atribuyéndoles todos los males del sistema; pero sin explicar que son las únicas fuentes de generación capaces de abaratar el precio de la energía.

Madrid, 31 de julio de 2017. El precio de la electricidad se ha disparado un 10% en lo que llevamos de 2017, con respecto al año anterior, lo que supone una merma en la renta de los españoles y una considerable pérdida de competitividad para las empresas. Los ciudadanos españoles, por mucho que procuren la eficiencia en el consumo eléctrico, permanecen atrapados por un marco regulatorio que ha consolidado un sistema de formación de precios inadecuados, un mix de tecnologías generadoras inadecuado y unos costes del sistema eléctrico inexplicables; males a los que habrá que añadir el grave impacto económico de las multimillonarias indemnizaciones -que también engrosarán la factura de la luz- que producirán los laudos arbitrales que España va a perder por causa, también, de la reforma auspiciada por los hermanos Álvaro y Alberto Nadal que, lejos de controlar el precio de la luz en España, lo está elevando con un alza superior al 5% en el primer año de su entrada plena en vigor (2015) y un incremento previsto del 21% en este ejercicio, con respecto al año en el que fue diseñada (2013).

Las previsiones para los próximos meses no son muy esperanzadoras, según el Mercado OMIP (Operador de Mercado Ibérico de Energía), el precio al que se pagará la energía en nuestro país en el mes de noviembre se sitúa ya por encima de los 55,67 EUR/MWh, tal y como marca este mercado de futuros, lo que podría ser tan sólo la antesala de un inicio de 2018 con precios todavía más elevados si no entran en el sistema una proporción importante de potencia renovable procedente de lluvia, viento o sol.

En los últimos años, todos los países europeos de referencia se han afanado en diseñar políticas energéticas sostenibles y responsables, siendo Alemania uno de los referentes en la materia, donde, con un 30% menos de irradiación solar que España, se ha impulsado la generación fotovoltaica, que acumula, aproximadamente, 34.850 MWn instalados, frente a los 4.674 MWn con los que contamos en nuestro país, siendo éste uno de los elementos más llamativos entre lo realizado en Alemania -que ha ensalzado la generación fotovoltaica, a sus productores y ha respetado la seguridad jurídica- y la actuación española, que ha consistido en mantener el modelo fósil de generación y el sistema de formación de precios en el mercado mayorista y en destruir la producción social fotovoltaica española, dinamitando con ello la seguridad jurídica y el prestigio de España como lugar seguro para las inversiones, con el resultado antes descrito: precios altos de la energía y tres decenas de laudos pendientes de resolución en el Banco Mundial, que podrían llegar a cargar hasta 7.000 millones de Euros adicionales a la factura de la luz. Las únicas favorecidas han sido las grandes empresas del sector, que no han sufrido en sus cuentas de resultados ninguna consecuencia de la grave depresión económica de los últimos años.

Total

Fotovoltaica instalada.

Alemania

España

Anual MW

Acumulado MW

Anual MW

Acumulado MW

2014

1.613

32.500

7

4.652

2015

1.242

33.742

15

4.667

2016

1.108

34.850

7

4.674

Si en España tuviéramos instalada la misma potencia fotovoltaica que en Alemania, los 35 GW rendirían en nuestro territorio una producción fotovoltaica del entorno de 55.000GWh que supondría un abaratamiento del precio pool de nuestra energía del 36%.

A pesar de la escasa penetración de la fotovoltaica en España, cuyo negocio parece que se reservan para el momento más idóneo desde el punto de vista de los intereses de las empresas que controlan el sector, y hurtando a las Pymes y ciudadanos la posibilidad de beneficiarse de la generación a través de subastas que no dan cabida a las pequeñas o medianas iniciativas, la energía en España sería más cara en los próximos años si no fuera para la entrada de la generación renovable en nuestro sistema, según datos de la simulación realizada por la consultora especializada en energía Haz Energía, la factura de la luz, tras el esfuerzo inicial de los primeros años, se abarataría progresivamente hasta suponer un ahorro de 40 € en 2040.

Comunicado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios