Nuevo caítulo.que puedes leer completo en la sección LECTORES

Nuevo caítulo.que puedes leer completo en la sección LECTORES

LOS INQUISIDORES

—Pase Vuesa Merced y acomódese, don Diego —
solicitó el arzobispo Jiménez de Cisneros al inquisidor.
—Grave debe ser el asunto para haberme llamado
con tanta premura —pareció quejarse el inquisidor.
—Deberíais haber sido vos el que viniese sin que yo
os hiciese llamar —le reprendió el arzobispo—. Decidme,
¿qué habéis averiguado de la visita de Hernando de
Talavera a palacio el día en que hube de ausentarme con
vos y el conde de Tendilla para ir a Santa Fe?
—Al parecer, según me dijera fray Bernardo, el fraile
que asiste la capilla y que es parte del personal que me
acompaña, buscaba a Vuesa Merced para que le concedieseis
la gracia de confesarse.
—Sí, es lo mismo que yo he oído, sin embargo, ¿no
os suena a excusa vana, o sólo a mí me lo parece? Mucho
más al entender que el viaje que hiciésemos a petición del
conde de Tendilla poca justificación tenía, y sí mucho de
oportunidad para hacernos abandonar Granada, ¿no os
parece a vos?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.