Conmemoración del 213 aniversario del hundimiento de la fragata de Las Mercedes, con homenaje a las víctimas

Conmemoración del 213 aniversario del hundimiento de la fragata de Las Mercedes, con homenaje a las víctimas
domingo 01 de octubre de 2017, 10:10h

El Museo Nacional de Arqueología Subacuática, que desde 2014 es por decisión del Ministerio de Cultura el encargado de la custodia y difusión de lo recuperado del naufragio.

El jueves día 5 de octubre, aniversario del hundimiento, se descubrirá, a las 19:00 h, en la plaza del Museo, una pequeña placa en homenaje a las víctimas.Seguidamente, a las 19:20 h en la Sala de Exposiciones Temporales, el director del Museo, impartirá una conferencia sobre tercera campaña arqueológica, realizada este mes de agosto, en colaboración con el Instituto Español de Oceanografía, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Armada. Se explicará al público la expedición y el estado de la investigación sobre el pecio a través de lo realizado en la campaña.

El sábado día 7 de octubre, a las 19:00 h, tendrá lugar en la sala de Exposición Permanente del Museo un concierto conmemorativo por parte de la arpista Juliette Commeaux y la soprano Laura Sabatel, que interpretarán piezas de, entre otros, Haendel, Scarlati y Pergolesi. Durante el concierto se leerán diferentes fragmentos referentes al Hundimiento, tanto testimonios de supervivientes como de autoridades y escritores de la época.

El hundimiento tuvo lugar a las 06.15 de la mañana del 5 de octubre, la capitana "Medea" divisaba las cimas de la sierra de Mochique y poco después aparecía la costa portuguesa en las inmediaciones del cabo de Santa María. Una alegría generalizada invadió a los integrantes de la escuadra, sabedores que se encontraban a una jornada de Cádiz. Durante la misma madrugada, un queche danés en ruta hacia Londres, había informado por la bocina que la paz con Inglaterra seguía sin romperse, lo que reafirmaba la tranquila singladura.

No obstante hacia las 08.00 h. Se avistaron cuatro fragatas de gran porte reconocidas como británicas. Por prudencia se dictó la orden de zafarrancho de combate, se izó insignia y bandera.

Los buques ingleses, se situaron uno a uno por el través y a barlovento de la escuadra española, haciéndose evidente la desproporción de fuerzas. Alvear relata en su diario de navegación: " la fragata principal de barlovento que teníamos bien conocida y era un navío rebajado que en otro tiempo había batido y hecho varar a otro navío francés de 80 cañones."

A distancia de viva voz un oficial inglés, preguntó procedencia y destino y se anunció el envío de un parlamentario que, una vez a bordo de la fragata "Medea", expuso su misión de conducir a la escuadra española a puerto británico, aún a costa de combate.

Sorpresa y desconcierto entre el mando español, como señaló su comandante Bustamante: "nunca creimos tratasen de otra cosa que de reconocernos, estando ciertos se continuaba la neutralidad entre las dos naciones, como nos habían asegurado varios buques extranjeros que habíamos reconocido al efecto."

El mando español tomó la decisión de responder la afrenta al tiempo que el emisario inglés regresaba a su buque y una serie de andanadas inglesas anunciaba el inicio del combate.

Todo había sucedido rápidamente y, en el inicio de la lucha los atacados se defendieron bien y los cañones respondieron, pero a las 09,15 h. y en medio de una gran consternación la fragata "Mercedes" saltaba por los aires al explotar su pañol de munición: "un golpe de fortuna de aquellos que deciden de las victorias sin arbitrio entre los hombres dio a nuestros adversarios la superioridad que en vano aguardaron hasta allí de sus mayores fuerzas, afligiéndonos, como fue el bolarse la mercedes que era la inmediata a nuestra popa" .

La ventaja inglesa se multiplicó y el combate no era ya sino numantino. En esta situación, la fragata "Fama", intentó escapar teniendo intacta su arboladura, pero no lo consiguió.

A las 10.00 Bustamante rindió la "Medea" ya desarbolada y sin gobierno, con el voto favorable de todos sus oficiales. La eficacia de las piezas inglesas de a 24 y carronadas de a 42, había resultado demoledora. La "Clara", continuó batiéndose en solitario atacada por toda partes hasta que con grandes desperfectos, fue tomada poco tiempo después.

Aunque no se obligó a los oficiales a la humillante entrega del sable, la enseña británica ondeó encima de la española en las fragatas que se consideraron presas.

La fragata "Amphion" causante de la destrucción de la "Mercedes", intentaba alcanzar el mayor número de supervivientes; entre cuarenta y cincuenta pudieron sobrevivir, todos los demás, más de trescientas personas, perecieron como así ocurrió con la familia del capitán de navío Alvear, segundo jefe de escuadra.

El hecho de que el lugar de los restos constituya un cementerio nacional para todos ellos, perduró en el tiempo y tendría su consecuencia doscientos años más tarde en el ánimo de unos jueces norteamericanos.
El total de bajas españolas, aparte de los desaparecidos con la "Mercedes", alcanzó la cifra de 20, siendo 80 los heridos, mientras que del lado inglés se registraron 2 muertos y 7 heridos.
El conocimiento detallado que hoy se dispone sobre los hechos acaecidos en aquel combate naval se basa en lo detallado en los diarios de navegación de los oficiales al mando de los buques y los partes de campaña que relatan con mucha precisión todas las circunstancias de la batalla, que señalan el carácter militar de la misión.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios