DESPACITO, DESPACITO…… COMO LA CANCIÓN.


Desde que estalló la crisis en 2008, y como consecuencia las malas políticas
económicas europeas desde el 2010, y además en nuestro país las del
Gobierno de Mariano Rajoy desde 2011, se han venido a deteriorar muy
mucho, nuestras condiciones de trabajo y de vida, incluso de las expectativas
de la gente.
En nuestro país, la mayoría de españoles vivimos entre la esperanza que todo
esto se arregle, y al mismo tiempo temerosos de que las cosas no se
empeoren más, a la fecha de hoy, diez años después de la crisis y seis desde
el Gobierno de Mariano Rajoy.
Y por varias razones: En primer lugar porque aunque el Gobierno nos diga
que hemos salida de la crisis, la verdad es que, la recuperación económica no
ha llegado, al mundo del trabajo, a los hogares, al consumo y la demanda, lo
que viene a justificar la falta de credibilidad, que tiene lo que nos anuncian
Rajoy, Montoro, De Guindos, etc. entre amplios sectores sociales, que
seguimos preguntándonos si hay, ó no recuperación económica. Y el
resultado a esa pregunta es que ¡No! para nosotros.
Y junto a esas circunstancias, las dimensiones de la Corrupción practicada
desde la organización del PP, han venido a incrementar por supuesto las
críticas en general al gobierno, pero también a los partidos políticos,
culpabilizándolos de todos nuestros males, que hoy se están padeciendo por
amplios sectores de la sociedad, en un clima donde la desafección política
alcanza tasas de un hartazgo ciudadano insoportable y peligroso.
Y si a este escenario, le añadimos “la obra del independentismo
nacionalista” con su deriva separatista, podemos afirmar sin exagerar, que
estamos viviendo una “Gran crisis del Estado”, desde que las Libertades y
la Democracia se contemplaron en la Constitución de 1978. Un panorama
desolador y de complicadas soluciones inmediatas.
Porque el Referéndum ilegal en Cataluña, y la consigna de llevarlo a delante,
desobedeciendo las “disposiciones legales y Constitucionales” de Jueces
y fiscales, en las que está anclado el President Carles Puigdemont y el Govern
que han asumido la responsabilidad de la consulta, no vaticinan ningún
escenario deseable. Porque al margen de “Lo que pase ó pueda pasar” el 1
de octubre, y de que a las 48 horas “Proclamen la Independencia y la
República Catalana”, lo único que realmente van a conseguir los “Padres
del separatismo” es que van a certificar con esas ilegalidades, la fractura
de Cataluña, entre quienes están por la separación del Estado español, y
quienes están por el rechazo a esas decisiones y quieren continuar siendo
catalanes y españoles en España.
Y esa grave situación, no soluciona la crisis que, ni el Gobierno de Mariano
Rajoy ha sabido evitar, ni el Govern de Cataluña tampoco. El problema está
por resolver. Y los llamamiento desde muchas ópticas al dialogo y la
concordia, que yo comparto totalmente, para encontrar la concordia entre los
que habitamos en este país llamado España, también va a contar con serias
y objetivas dificultades, en mi modesta opinión.
La pregunta del millón es: ¿Quiénes son los que tienen que ponerse a
negociar?. Porque ni el Gobierno de Mariano Rajoy, ni el de la Generalitat,
Carles Puigdemont, lo han hecho hasta ahora, ni lo van a hacer, por razones
– de peso, para cada uno - . Al Gobierno de Rajoy le ha beneficiado el
inmovilismo constitucional, y el anti-catalanismo probado en varias ocasiones,
para ganar votos, eso de la defensa de la “Rancia Unidad de la Patria” aún
acaudilla “los sentimientos del nacional-catolicismo en este país”. Y el
Govern de Puigdemont lo configuran los “Sin Patria”, los que tienen por
bandera no la estrellada, sino “La ruptura del Estado, de la Constitución,
y de todo lo que se oponga a ello”, su razón de ser es romper la
convivencia entre catalanes y con los españoles. El dialogo con ellos, es que
aceptemos esa ruptura, que es lo suyo, y no otra cosa.
Y como esas razones son realmente objetivas, el dialogo para la convivencia
con la solución del problema de la Organización territorial del Estado, no va a
venir del dialogo entre los Gobiernos actuales de España y de Cataluña. Estos
deben “Dimitir ¡YA!”, por razones obvias: “Su incapacidad manifiesta” y
que se proceda a la convocatoria de elecciones generales y autonómicas.
Y solo de los resultados de ellas, deberían surgir las correlaciones de fuerzas
políticas necesarias que hicieran posible el dialogo y el acuerdo, que
contemple las necesarias reformas de la Constitución y que asuman la
existencia del Estado multinacional que es España.
Y si la dimisión de los Gobiernos y los resultados de las elecciones, no
favorecen que el “Separatismo en Cataluña” quede reducido a una
insignificante representación en el Parlamente. Y en las Generales, Mariano
Rajoy –si se presenta- los españoles lo envían al PP al “Banquillo de una
raquítica oposición”. La solución de los problemas económicos y sociales,
así como los que hoy están dificultando la reforma de la Constitución, van a
requerir tiempo, paciencia e inteligencia política, aunque se vaya Despacito,
Despacito.
Porque hay que aceptar que los deseos de un proyecto político de cambio de
políticas y de políticos, tienen que estar acompañados por la “Mayoría
aritmética” para hacerlos posibles. Y esta no existe, y las matemáticas son
una Ciencia perfecta, que no engaña, si los más son más que los menos,
estos pueden hacer piruetas a lo Pablo Iglesias, pero los más son los que
ganan.
Porque la imagen que está dando Podemos, - siempre deplorable -, sigue
persiguiendo más que a contribuir a terminar con el Gobierno de Mariano
Rajoy, aunque palabrería no le falta, su objetivo fundamental es terminar con
el liderazgo de la izquierda que hoy ocupa, merecidamente Pedro Sánchez, y
el PSOE. Y hoy por hoy, y mientras no se produzca el “Giro Copernicano”
que necesita tomar el partido de Pablo Iglesias, hay pocas, por no decir
ninguna posibilidad, de que esta fuerza contribuya a cambiar las cosas. Y no
lo digo porque no apoyase la investidura de Pedro Sánchez, que forma parte
de su “Curriculum Vitae”, sino es que sigue en sus trece, para evidenciar
“la negatividad de todo lo que propone Pedro Sanchez”. Y no tiene,
para nada en cuenta, lo negativo que son todas sus manifestaciones y
propuestas para hacer política seria en este país.
Y en cuanto a Ciudadanos, y su líder Albert Cervera, está desperdiciando las
posibilidades que se abrían y le ofrecieron sectores importantes del
empresariado y las finanzas, para consolidar un proyecto político de derechas
pero claramente diferenciado de la derecha corrupta e ineficaz de Mariano
Rajoy, porque ya no es el líder monolítico de una derecha política que da
plena satisfacción a los intereses económicos. Y el agotamiento de ese
liderazgo de Rajoy, se trató de suplir con el proyecto del “Jovenzuelo
Rivera”.
Pero este proyecto, de una derecha Civilizada, europea, que podría haber
tenido un espacio en España, Rivera lo ha tirado al contenedor de la basura.
Acusar a estas alturas a Pedro Sanchez de que se ha “Polemizado” no solo
es una falsedad, es que si persiste en esas manifestaciones, alguien puede
pensar que le da por beber más de la cuenta. Y fumarse un buen puro con
Mariano Rajoy le está sentando pero que muy mal, ya no hay encuestas que
le den ni una “Micro esperanza” de subir en los resultados electorales en
ninguna Comunidad Autónoma y por supuesto en el Congreso de los
Diputados.
En este escenario muy mejorable, está en mi opinión el PSOE y su líder Pedro
Sánchez haciendo todo lo posible por avanzar con propuestas que tanto en lo
económico y social, como en las propuestas de creación de la Comisión
Parlamentaria para abordar las necesarias reformas en la Constitución, son
hoy por hoy el único camino para el dialogo y los acuerdos, pero también
para mejoras de la situación económica de los salarios de los trabajadores, de
los parados, y del salvamento urgente del Sistema Público de las pensiones
de la quiebra económica en que se encuentra.

Los españoles deberíamos, en mi opinión, prestar más atención a lo que
estamos viviendo y sufriendo, especialmente los parados, los trabajadores
con contratos de “A ratitos” con vergonzosos mini-salarios como
retribuciones, los pensionistas actuales como los futuros.
Prestar más atención debería de servirnos, creo yo, para hacer compatible las
discusiones si es Ronaldo o Messi el mejor jugador del Mundo, con una mayor
preocupación por interesarse de lo que esta pasando, y de tomar conciencia,
que esto que tenemos en España, no lo arreglan ni Rajoy ni Puigdemont, y si
se me apura, “NI DIOS AUNQUE BAJE DE DONDE ESTË”. Esto lo podemos
arreglar los españoles, si en las próximas elecciones, con puntería lanzamos
nuestros votos al partido que se lo merece. Y eso vendrá, Despacito,
Despacito, pero vendrá, pero depende de lo que votemos los españoles
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.