STOP Melilla exige una Comisión de Investigación sobre la propiedad de las viviendas antiguas y el sistema de compra como la de Fátima y Ahmed que después de 60 años pueden perder su casa

STOP Melilla exige una Comisión de Investigación sobre la propiedad de las viviendas antiguas y el sistema de compra como la de Fátima y Ahmed que después de 60 años pueden perder su casa
Ampliar
martes 10 de mayo de 2022, 08:25h

“Que me maten aquí, que yo no pienso salir de mi casa” dice quien se siente propietaria después de 60 años ante la Madrileña que dice que es propietaria.

La vivienda en Melilla, no solo es escasa y cuanta con un mal mantenimiento general, la imagen exterior de las casas y pisos es negativa, el interior requiere de mayor inversión, sino, que cada día en las últimas semanas, asistimos a un permanente desalojo de familias en situación de vulnerabilidad, y como este caso, de quien se siente engañada por considerar que son propietarios en aplicación al sistema utilizado y generalizado en la dictadura, denuncia STOP Desahucio Melilla.

PARALIZAR DESAHUCIOS

STOP Melilla exige que hasta que se investigue todos los casos de reclamaciones presuntamente ilegales se paralicen todos los procesos de Desahucio.

COMPRA

El padre de Fátima adquirió la vivienda en los años 60 por 20.000 pesetas cuando no se le daba la importancia que hay en la actualidad a los documentos de este tipo, nos dice STOP Melilla

Cuando se casaron Ahmed y Fátima, se quedaron a vivir en dicha casa situada en la calle General Álvarez.

José Ouviña explica, que, la vivienda se compró en los años 60 con un acuerdo verbal. Sobre esto, Ahmed quiere hacer reflexionar a todos los melillenses que viven en casas que se adquirieron de esta forma. “Hoy soy yo, pero mañana puede ser cualquiera”, apuntó Ahmed.

Ouviña manifestaba que en 1960 los terrenos donde se encuentra ahora la casa de Fátima pertenecían al abuelo de la denunciante. Señaló que esta no es la única vivienda de la calle que se ha quedado la denunciante principal, ya que, en ese momento, muchas se vendieron con acuerdos verbales.

“Ahora está detrás de esta”, dice José Ouviña refiriéndose a la casa de Fátima. “Esto era un antiguo establo que se vendió por 20 mil pesetas” y la familia de ella hizo de ella una vivienda.

Ahmed subrayó que el problema de la venta de viviendas verbales afecta a numerosas personas en Melilla. “La gente no tenía aquí la documentación para poner la casa a su nombre e incluso ponían el nombre de otro”.

MELILLENSES DE PURA CEPA

Fátima es una melillense que lleva residiendo en la casa que adquirió su padre desde que nació.

“No hay derecho. No soy una okupa” y subraya que su padre “no tenía papeles”. Y es que antes, en aquella época, la población amazigh no tenía documentos identificativos y los contratos de compra-venta los hacían de forma verbal.

hay personas que han respetado estos acuerdos verbales y otras que se aprovechan de la situación para reclamar la vivienda que se vendió de forma oral. “Que me maten aquí, que yo no pienso salir de mi casa, yo no pienso salir de mi casa”, reitera Fátima.

Recalcó que han invertido una importante cantidad de dinero en arreglarla “porque estaba muy vieja” y le impacta que sea la nieta de un antiguo propietaria quien venga a reclamarla.

Ahora viene esta mujer a quitarme la casa para venderla y quedarse con todo el dinero de mi padre”. Insistió en que no va a salir de su casa y que “me maten aquí”.

Ahora, una mujer reclama la vivienda como suya argumentando que los terrenos pertenecían a su abuelo.

JUICIO

Fátima ganó el primer juicio que tuvieron con las demandantes, J.V.A.C. y M.A.C.

HEREDERAS MADRILEÑAS

Argumentan las herederas de la península que sus antepasados adquirieron ahí terrenos.

Las demandantes interpusieron un recurso que ganaron.

DESHAUCIO

Tras décadas viviendo allí juntos, Fátima y Ahmed son un matrimonio sobre el que pesa una orden de desahucio después de que una mujer de Madrid reclamase la casa como suya, traslada en un comunicado a nuestro diario STOP Desahucio Melilla.

La familia melillense fue notificada del desahucio un mes antes; su abogado M.B., interpuso un recurso de oposición que fue desestimado justo el día antes del desahucio.

Ahora tienen 10 días para abandonar su hogar después del 6 de mayo.

RECURSO

Se interpuso hace meses un recurso extraordinario de casación al Tribunal Superior de Justicia y a la vez se está intentando llegar a un acuerdo con J.V.A.C., explicó el abogado.

DRAMA

“Esto hay que vivirlo para sentirlo y saber lo que es. No se lo deseo a nadie”, dijo Ahmed a El Faro manifiesta STOP Desahucio Melilla. No tienen donde ir, asegura. Su mujer tiene una paga de unos 120 euros y él tiene una de unos 400. “¿Quién puede vivir con eso en Melilla?”, se pregunta Ahmed.

Están intentando localizar a una de las supuestas herederas para llegar a un acuerdo, aunque sea de alquiler. Dijo que le gustaría invitarla a ver la casa donde viven, pues desde fuera parece una casa, pero por dentro es una sola habitación y hay vigas que están dañadas por las lluvias que hubo en abril.

RAMADAN

El desahucio se iba producir el pasado 28 de abril, siendo todavía mes de Ramadán. Desde la plataforma Stop Desahucios se movilizaron para evitar que echaran a Ahmed y a Fátima de su casa.

Se ha mediado con el procurador y abogado de las denunciantes para aplazar el desahucio hasta después del Ramadán

MOVILIZACION

Una decena de personas se concentraron y José Ouviña, responsable de la plataforma, asegura que se consiguió paralizar el desahucio expresando las “gracias a la presión ciudadana”.

REAL DECRETO11/2020

El 11/2020 es un Real Decreto por el que se prohíbe desahuciar a nadie en estado de pandemia hasta el 30 de agosto del presente año, dice José Ouviña.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios