EL ¡NO! AL GOBIERNO DE MARIANO RAJOY.

La complejidad de la situación en Cataluña, no es para mí, -y supongo que para millones de catalanes y españoles - ni deseada ni necesaria, ya que es a su vez, la agudización de la crisis del Estado, y porque esa fractura no la van a recomponer, ni desde “La república catalana” que estoy convencido van a proclamar el 2 de octubre el señor Puigdemont y Cia., ni desde un Gobierno como el de Mariano Rajoy, con su mantra “La ley es la ley”.

La estrategia del miedo, que ha venido utilizado Mariano Rajoy ha fracasado, pero lo mismo le ha sucedido por el contenido y la forma “Esperpéntica y ridícula” utilizada por el “separatismo” empeñado en vender, que Cataluña está sometida al “Impero español”. El resultado es la fractura social en Cataluña, la violación de las Leyes, el propio Estatut y la Constitución, y como consecuencia, una crisis de Estado, que solo con política de Estado se puede abordar y solucionar.

Porque todas esas patrañas, “la de unos y la de los otros” que se han ido desarrollando, siguen siendo un intento de hacer creer, y de creerse que el hecho de que Cataluña pertenezca a un Estado de Derecho como el de nuestro país, en la Europa Occidental, es como estar en una prisión, y desde la cual, no se puede ser “Lo que el pueblo quiera ser”. Son una gran mentira, aunque se lo crean los catalanes que quieran.

Pero desde el “Quietismo político de Mariano Rajoy” escudándose en la Constitución, es lo que ha venido a aumentar el “separatismo en la sociedad catalán”.

Porque la decisión de los partidos separatistas, Junts pel Sí y la CUP especialmente, así como la de Puigdemont, Junqueras, Carme Forcadell, entre otros dirigentes de la Generalitat, de no respetar la ley que emana de la Constitución de 1978, cuando la realidad histórica ha demostrado que la Cataluña moderna y contemporánea, se ha construido y desarrollado en el marco de la Unidad de España en el marco del Estado de Derecho. Es un grave error que se está convirtiendo además en un grave delito. Más les valiera que: ¡Que no sigan engañando a los catalanes y dejen de violar la Constitución de 1978!

Porque la Constitución que votamos en 1978, la inmensa mayoría de españoles, es la gran ley de la que emanan todas las leyes, y aun consciente de que llegado al 2017, esta debe ser reformada y actualizada para resolver problemas como los no resueltos, entre ellos los referentes a la organización multinacional del Estado, no puede ser violada por nadie, sencillamente porque no hay ningún poder democrático para violarla. Ese poder, NO EXISTE ni puede arrogárselo ningún parlamento autonómico.

Por el contrario, se debe de respetar, porque esa fue la decisión del pueblo español y corresponde tan solo al mismo, a la soberanía del pueblo sobre la cual se reconoce la “Soberanía Nacional de la que emanan los poderes del Estado”. Y eso debe de ser así, hasta que se someta una Nueva Constitución a un referéndum donde sean todos los españoles quienes decidan con su voto su vigencia.

Pero ahora quienes reprochan “Que si este, ó si el otro” articulado actual, no recogen lo que a ellos les parece que debían de recoger, no pueden aprovecharse del embrollo que se ha organizado en España con el “Proyecto separatista y la inutilidad del Gobierno de Mariano Rajoy”.

Ya que pretender remover el pasado, para confundir el presente como hacen los Junts pel Si, la CUP, Puigdemont, Junqueras y otros personajillos separatistas catalanes, es desde cualquier punto de vista inaceptable. Tanto una cosa como la otra son recursos que solo conducen a alimentar la fractura social en Cataluña y el no cumplimiento de las leyes de la Democracia que contempla el Estado de Derecho que es España.

Ya está bien de recurrir a los agravios permanentes y los victimismos eternos, ya que a estas alturas de nuestra Historia, todo español mínimamente informado, y en donde se encuentran millones de catalanes, saben muy bien que Cataluña se desarrollo industrialmente, precisamente gracias a los capitales repatriados de las colonias, a las políticas proteccionistas que les facilitó el Estado central, y por la brutal explotación de la clase obrera. Las élites dirigentes catalanas no tuvieron entonces, ningún empacho mental, para recurrir a las fuerzas del orden del Estado Central y hasta la llegada de la dictadura, con tal de defender sus propiedades y sus intereses como burgueses.

Ante esas violaciones, la defensa del orden Constitucional, por el Gobierno de Mariano Rajoy, está contando con el apoyo de los partidos constitucionalistas, PSOE y Ciudadanos.

Sin embargo merece airear que en lo fundamental de la situación política del país, a la que nos ha llevado Mariano Rajoy, no merecen NINGUN APOYO. Aunque de eso, el Presidente del Gobierno, es bien consciente, al menos del ¡NO! a Mariano Rajoy por parte del PSOE.

Recientemente se lo han hecho saber por la intervención de Margarita Robles, portavoz del Grupo socialista en el Congreso de los Diputados, porque después de 10 años del inicio de la crisis, y cuando el país está creciendo a un 3%, resulta que: “El 70% de las familias de este país, no notan de ningún modo que hayamos salido de la crisis, mientras un millón y medio de personas, no reciben ningún tipo de ingresos, y 6 millones de español están al borde de la pobreza, los salarios han perdido su poder adquisitivo”

Pero Mariano Rajoy – no sabe, no contesta – y sigue con las políticas de austeridad y los recortes. Cuando lo que necesitamos es repartir la riqueza con mayor justicia, factores que no son posibles con este Gobierno que cuenta con un ¡NO! absoluto a sus políticas. Económicas y sociales por parte de muchos millones de españoles, y que Pedro Sanchez está sabiendo explicar, en cuantos actos o entrevistas se realizan.

Yo espero que de estas experiencias, los españoles sabremos aprender una cosa de suma importancia como es: Que la solución de los problemas actuales, tanto los territoriales como los económicos y sociales. “TODOS PASAN POR LOS CAMBIOS DE LOS GOBIERNOS DE ESPAÑA Y CATALUÑA”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.