Dr. Domingo Sánchez: “Es importante que las carencias de las plantillas hospitalarias no se vean suplidas por la figura de un médico en proceso de formación”

Dr. Domingo Sánchez: “Es importante que las carencias de las plantillas hospitalarias no se vean suplidas por la figura de un médico en proceso de formación”

martes 28 de diciembre de 2021, 09:37h
Dr. Domingo Sánchez: “Es importante que las carencias de las plantillas hospitalarias no se vean suplidas por la figura de un médico en proceso de formación”

En materia de formación médica se siguen sufriendo los estragos de la pandemia de COVID-19. Conseguir el equilibrio entre lo laboral y lo formativo en la etapa de formación MIR, es una de las reivindicaciones de este colectivo, tal y como asegura el Dr. Domingo Sánchez, representante Nacional de Médicos Jóvenes y Promoción de Empleo, quien afirma en una entrevista para el Especial Navidad de “MédicosyPacientes” que es “importante que las carencias de las plantillas hospitalarias no se vean suplidas por la figura de un médico en proceso de formación” y que por su interés le ofrece Nuevodiario.

P.-Más de un año después. ¿Cómo ha afectado la pandemia de COVID-19 a los médicos jóvenes y en formación?

R.-Pues yo no me atrevería a hablar en pasado de la pandemia. Creo que en materia de formación aún seguimos sufriendo los estragos de esta pandemia. Muchos de los elementos formativos que se eliminaron durante las primeras olas de la pandemia (sesiones clínicas, rotaciones, cursos formativos) aún están lejos de los niveles previos a la misma. Sin embargo, el cansancio y el estrés acumulado están presentes. Creo que la pandemia ha evidenciado que es necesario un cambio en sistemas como es el de la formación sanitaria especializada.

P.-¿Considera qué se ha recuperado el sistema de formación tras la pandemia?

R.-Creo que no todo lo que se debería. Es decir, se han recuperado ciertos elementos, si bien, me temo que no estamos siendo capaces de aprovechar lo que la pandemia ha puesto sobre la mesa; y que no es otra cosa que la necesidad de una profunda reflexión sobre el sistema de formación sanitaria especializada en nuestro país. De todas las crisis se puede salir reforzado si encontramos el liderazgo para cambiar las cosas. Y eso es algo que echo en falta desde las administraciones.

P.-¿Cuáles son las principales reivindicaciones de este colectivo?

R.-Las hemos ido planteando y presentando en diversos foros. En primer lugar, creo que debemos volver a conseguir el equilibrio entre lo laboral y lo formativo en la etapa de formación MIR. Es importante que las carencias estructurales de las plantillas hospitalarias no se vean suplidas por la figura de este profesional que está en proceso de formación. En segundo lugar, y muy ligado a lo primero, debemos acercarnos a modelos europeos donde se establecen procesos de garantías de la calidad en este sistema de formación. No estamos controlando y evaluando, en base a criterios de calidad, el proceso de formación de especialistas en nuestro país, y eso es algo preocupante.

P.-¿Qué medidas considera más urgentes a implementar este año?

R.-La más urgente es retomar esas auditorías docentes que quedaron en el tintero años atrás. Todo ello para edificar ese sistema de garantías de la calidad del que hemos hablado. Yo haría un esfuerzo para llevar esas auditorías a la totalidad de las estructuras docentes y de esa forma tener una radiografía inicial sobre la que establecer un diagnóstico más certero y un plan terapéutico al respecto. Con todo ello, creo que los diferentes agentes debemos establecer esa reflexión necesaria en conjunto y ejecutar los cambios que sean necesarios.

P.-¿Cómo es la búsqueda de empleo actual entre los médicos jóvenes?

R.-Esta búsqueda de empleo de la que hablas sigue siendo compleja para los médicos jóvenes. Si bien se habla de falta de profesionales en determinadas especialidades y se proyecta una ansiedad social sobre esa carencia que se agravará en un futuro próximo por el grueso de profesionales que se van a jubilar, los contratos mayoritarios que se están ofreciendo son precarios y las OPEs en las comunidades autónomas no están siendo aún capaces de generar esa estabilización de empleo necesaria. Esta paradoja me genera bastante preocupación. Creo que desde la OMC debemos también establecer un diálogo social como representantes de la profesión para trabajar en estos temas y alertar de los riesgos que conlleva también la precariedad, ya no solo para los profesionales, sino también para los usuarios y pacientes de la sanidad.

P.-¿Qué se puede hacer desde el CGCOM en defensa de estos profesionales?

R.-Pues precisamente lo que estamos haciendo. Nuestra institución, como entidad de derecho público tiene claramente establecido su objetivo y que no es otro que la defensa y organización de la profesión en torno a unos valores definidos y un código deontológico establecido. Hacer análisis de la situación y alertar de los problemas bajo ese prisma para, posteriormente exigir a las autoridades responsables su actuación y ejecución de soluciones adecuadas, es la base de nuestro trabajo y nuestra labor para con la sociedad y los profesionales médicos.

P.-¿Qué diferencias se encuentra a la situación de estos profesionales con respecto al entorno europeo?

R.-El entorno europeo tiene claras diferencias con respecto al nuestro. Si bien generalizar la situación de los 28 países europeos y contraponerla al nuestro puede generar sesgos, sí que podemos encontrar elementos diferenciadores que resuelvan parte de los problemas anteriormente expuestos. Un mayor reconocimiento y una mayor retribución de los que ejercen la profesión médica es una constante en la mayoría de los países de la Unión Europea. Esto que puede parecer cultural y que muchas veces se contraargumenta con la calidad de vida que podamos tener en España, puede suponer un problema añadido a la ya compleja situación de demografía sanitaria que vivimos en nuestro país. Si a la precarización de los contratos laborales le sumas la falta de reconocimiento y unas condiciones más atractivas en Europa, la ecuación sale negativa para mantener a los médicos en España.

Y más aún, cuando se ha conseguido la homologación plena de los mismos en el entorno europeo. Esto es algo que también debe de tenerse en cuenta y es algo sobre lo que debemos trabajar activamente. Esto es así ya que las nuevas generaciones vemos la movilidad intraeuropea como una realidad y el no ser capaces de retener a estos profesionales con contratos y ofertas que compitan a un nivel europeo, puede tener consecuencias desfavorables para la sanidad española y sus usuarios.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios