El papel de la inteligencia económica en la era global: la trampa (económica de Tucídides) 1ª Parte, por Vicente Gonzalvo Navarro,Teniente Coronel de Infantería de Marina y Doctor por la Universidad Carlos III de Madrid en Derecho Internacional

El papel de la inteligencia económica en la era global: la trampa (económica de Tucídides) 1ª Parte, por Vicente Gonzalvo Navarro,Teniente Coronel de Infantería de Marina y Doctor por la Universidad Carlos III de Madrid en Derecho Internacional

martes 07 de diciembre de 2021, 08:31h

INTRODUCCIÓN.

El panorama estratégico actual es realmente y nuevo y al mismo tiempo cambiante. Frente a la actual hegemonía económica de EE.UU. sin duda las economías asiáticas parecen tomar la delantera, al menos en ciertos sectores o áreas, y de esa manera dar las condiciones para que se produzca un cambio geoeconómico histórico.

El papel de la inteligencia económica en la era global: la trampa (económica de Tucídides) 1ª Parte, por Vicente Gonzalvo Navarro,Teniente Coronel de Infantería de Marina y Doctor por la Universidad Carlos III de Madrid en Derecho Internacional
El papel de la inteligencia económica en la era global: la trampa (económica de Tucídides) 1ª Parte, por Vicente Gonzalvo Navarro,Teniente Coronel de Infantería de Marina y Doctor por la Universidad Carlos III de Madrid en Derecho Internacional

En ese sentido, la llamada trampa de Tucídides es la idea o noción descrita por el politólogo estadounidense Graham T. Allison para anticipar una aparente tendencia hacia la guerra cuando una potencia emergente amenaza con sustituir a una potencia ya consolidada como “fuerza hegemónica mundial”; en el pasado este concepto fue descrito para explicar el ascenso y rivalidad entre las potencias griegas de Atenas y Esparta, las primigenias potencias terrestre y continental, o en el caso que nos ocupa nos ayudaría a describir el potencial conflicto (a priori únicamente económico) entre los Estados Unidos y China.

Una idea que particularmente ayudaría a describir la actual situación de guerra comercial producida en gran parte por las acciones proteccionistas de las dos potencias y la denominada deslocalización de empresas.

Esta noción (en inglés off-shoring) es el término genérico utilizado referirse para la dislocación de la organización de producción de una empresa en uno o en diferentes países. Con esta acción estratégica empresarial además de poder comprar bienes en lugares distintos de lo habitual, es posible reubicar la productividad en lugares que se consideren más adecuados o baratos (fuerza de trabajo, materias primas,…), con menores costes ambientales, o bien referidos a impuestos (pues realmente las “taxes affect business location”[i]).

El off-shoring ha adquirido una particular importancia en el periodo reciente cuando determinados países han sufrido problemas en la cadena de abastecimiento de manera indirecta, durante el período en el que hemos sido afectados por el virus causante de la COVID-19, debido a la deslocalización, me explicaré.

En determinados sectores, una de las grandes carencias de España durante la pandemia provocada por el coronavirus ha sido la provocada por la falta de abastecimiento[ii]. Durante el pico anterior de la crisis (en abril 2020), por ejemplo, faltaba material de protección para muchos sanitarios y un porcentaje muy alto de profesionales acabó contagiándose. Es un ejemplo extrapolable a la situación en general de la economía y la “supply chain” (en concreto en un sector estratégico como el farmacéutico y de sanidad, pero también a otros como el de defensa y seguridad, por ejemplo).

Singularmente, el equilibrio en la demanda de bienes requiere que la producción se ajuste a la demanda, y por lo tanto la disminución de demanda implica retroceso de la producción, que durante la crisis de la COVID-19 ha sido debida, en gran parte y de manera singular, a la pérdida de confianza de los consumidores…; asunto que es un hecho en una situación tan grave como la actual[iii] y que sin duda es una de las principales razones de la actual crisis económica[iv].

En este contexto es posible, en una situación en la que es previsible que el abastecimiento (“supply chain”) vuelva a sufrir alteraciones, cambios y del mismo modo una serie de desafíos (sin duda y también “cuellos de botella”), aunque esperamos la recuperación final de la economía el proceso no será corto[v], por determinar las vicisitudes y circunstancias de todo este proceso)[vi].

El objeto de este ensayo es analizar todos estos asuntos y la relevancia que el adecuado manejo de las herramientas de la inteligencia económica en este tema puede tener, que sin duda darán algunas pistas concretas sobre los pasos a dar en lo referente a la mejora de la competitividad y la apropiada deslocalización de empresas nacionales en el ámbito industrial y comercial, realizando unas conclusiones.

EL PANORAMA ECONÓMICO ACTUAL.

¿Alguna vez ha probado en hacer algo con “ayuda”? Le puedo garantizar que es mucho más fácil, aunque en general seamos todos reacios a ello y tratar de hacerlo todo por nosotros mismos…Del mismo modo le ocurre a las empresas con el denominado “out sourcing” y “off shoring”.

En estos momentos, coyunturalmente el 80% de las empresas verán afectado su modelo de negocio en España después de la crisis sanitaria de la COVID-19 (según PwC[vii]) por dos motivos fundamentalmente, el primero porque sus procesos de trabajo no pueden ser llevados a cabo de manera remota (teletrabajo), y, en segundo lugar, porque la demanda industrial se verá, al menos a priori, drásticamente reducida, aunque como es conocido existirán muchas medidas de apoyo para reactivar la economía[viii].

De manera general, siendo un factor que obliga a una actuación similar de la competencia, la deslocalización de empresas permite a estas el ahorro de costes derivado de las menores tasas o impuestos y costes laborales, y en algunos casos, menores requerimientos legales o medioambientales.

LA DESLOCALIZACIÓN DE EMPRESAS Y EL LLAMADO “OUT SOURCING”.

Es necesario aclarar inicialmente que el off-shoring es un proceso que difiere sustancialmente del outsourcing, que no es más que el uso de otras empresas para el proceso de producción o soporte (pudiendo estas estar localizadas en el país o punto de origen o no). Muy a menudo, las situaciones de outsourcing involucran a empresas que requieren asistencia o activos específicos de otra empresa para llevar a cabo el negocio. Debemos subrayar también la diferencia sustancial que existe entre la subcontratación y la contratación exterior: en el primer contrato, de hecho, el contratista puede convertir el negocio contratado con sus propios medios, mientras que en la contratación exterior el contratista depende totalmente del proveedor, ya que no puede llevar a cabo el negocio él mismo.

Es evidente, que el outsourcing y el off-shoring producen unos mejores resultados en una relación de confianza y a largo plazo entre las empresas que se implican en esta relación reciproca (con sinergias mutuas): la búsqueda de estas alianzas, inicialmente, y la adecuada gestión de las anteriores, sucesivamente, será fundamental para lograr el éxito final de la actividad empresarial. Podríamos genéricamente de hablar de trabajar “in your business” or “on your business”, es decir concentrándonos mucho más en el desarrollo de negocio de manera general.

Es decir, si me concentro en el desarrollo de un sistema de manera general este podrá ser muy efectivo, pero si a este sistema pienso en añadirle tal o cual componentes, y además le dio una orientación diferente el resultado podría ser mucho mejor…

Por otra parte, de manera general, la inteligencia estratégica apoya la toma de decisiones y la búsqueda de países (o zonas concretas) de los Consejos de administración y gerentes para mejorar la productividad[ix], desarrollando esta actividad que hace que finalmente el producto terminado sea mejor o sea más fácilmente “alcanzable” en un lugar que en otro[x]y la competitividad finalmente mejore.

En el pasado, las deslocalizaciones a países emergentes como la India y China a menudo estuvieron motivadas por el acceso bajos costes salariales, y/o a mercados prometedores[xi]. En el caso de los nuevos Estados miembros de la UE, los costes salariales también pudieron ser inicialmente atractivos. Para las pasadas deslocalizaciones a los (sucesivamente, y entonces, nuevos) países miembros de la UE, las empresas trataron primero de reducir los costes de producción distintos de los salarios. Por el contrario, y en otro sentido, las reubicaciones en África estuvieron, y están motivadas principalmente, por la búsqueda de bajos salarios en actividades intensivas en mano de obra.

En España, en los últimos veinte años aproximadamente el 70% de las empresas nacionales deslocalizó su producción; de manera similar, pero en sentido contrario, desde hace varios años multinacionales afincadas en nuestro país, por ejemplo, Gillete, Samsung, Phillips, Sony, Braun Leal, Honda, y en los últimos meses Renault, decidieron desplazar su producción a países “emergentes” donde la mano de obra y los impuestos eran más baratos. Ejemplos claros de esta deslocalización son los traslados a países como Polonia, Eslovaquia, Turquía, Rumania, …o también a países más alejados como India, China o Taiwán. Una muestra clara ha sido la de una empresa como Cortefiel, una firma que cerro su sede de Málaga para trasladarla a Marruecos; Roca que cerro la fábrica de Sevilla y también dejó la de Alcalá al mínimo (en lo que fueron claros procesos de reducción de costes y deslocalización productiva).

Evidentemente deslocalizar implica encontrar el personal adecuado que pueda hacerse cargo de fabricar los productos “que necesito” con la adecuada calidad y en el debido tiempo. En caso contrario puede producir un desastre, como es evidente: imagínense estar tratando de producir un bien con un equipo no totalmente apropiado en la India, China o Marruecos…

También es cierto que ha habido, y hay hoy en día, procesos de off-shore (exitosos) a España en sectores tan importantes como la construcción naval; así pues, por ejemplo, Navantia Puerto Real (en Cádiz) se ha convertido en referente internacional al entregar el módulo HVDC (Topside) del proyecto Johan Sverdrup Fase 2, para Aibel y Equinor; y también realizado en fecha, la construcción de esta subestación eléctrica con destino al campo de Oil&Gas Johan Sverdrud, en Noruega[xii].

En otro sentido, empresas francesas por ejemplo (un país en ciertos aspectos similar, aunque con una economía más desarrollada, y más intensiva en exportaciones y tecnología que España), y en concreto analizando lo sucedido en sectores como el de los vehículos de motor, electrodomésticos y manufacturas, han deslocalizado en el pasado sus cadenas de producción a China: esta acción ha sido realizada por Renault a Rumania e India, Decathlon a China, e Hugo Boss a Isla Mauricio e India. Sin embargo, los costes laborales han terminado por empezar a crecer en estos países y los costes logísticos igualmente…

De hecho, y en sentido contrario, hay algunos indicadores que muestran que la deslocalización está revertiendo en los países de origen (EE.UU., Francia, Italia, España …) debido a la pérdida de puestos de trabajo (de hecho, Trump, y otros muchos políticos, suelen utilizar este asunto como argumento electoral: Biden “[…] Devoted His Career To Offshoring Jobs, Opening Borders, Endless Wars”)[xiii], y también de calidad de vida, por ejemplo, y que finalmente repercuten negativamente en la situación general de la economía y de la sociedad. Podemos deducir, en general, que el nuevo proteccionismo de la era post COVID19 se podría basar, en general, en cuatro premisas: “[…] tarifs, quotas, subsidies and standardization, advantages of protectionism”. Coyunturalmente, como hemos anticipado, en este contexto es posible, en una situación en la que es previsible que la cadena de suministro vuelva a sufrir alteraciones y también “cuellos de botella”, la recuperación final de la economía[xiv].

El aumento de la demanda nacional, en el caso de España no dirigido a bienes interiores (de empresas deslocalizadas y otras) sin duda provocará un elevado déficit comercial, elevará la producción extranjera, también las importaciones, aunque finalmente de manera recíproca podría también la producción interior, produciéndose una mejora de la balanza comercial finalmente, por determinar las vicisitudes y circunstancias de todo este proceso. Doctores tiene la iglesia, y las vicisitudes de este proceso están por determinar; por ejemplo J. Yellen, la ex presidenta de la FED[xv], parece ser concluyente cuando anunció que Estados Unidos debía tender a la desregulación[xvi], al contrario que sucede en la zona Euro[xvii] (me refiero al ámbito financiero), línea de actuación que continua su sucesor Jerome Powell…, y cosa que muchos analistas consideran podría desembocar en una gran crisis…, sin embargo, la tendencia en el ámbito empresarial norteamericano (sin duda una referencia a nivel global) como vemos es totalmente contraria (tendiendo EE.UU. a una regulación mayor incluso que la de la UE)[xviii].

En este sentido, en Francia, un país que posee una estructura gubernamental de inteligencia económica, Claude Revel[xix] apuesta por una opción mucho más ofensiva (incluso) de la estrategia económica. Dice esta experta francesa que la seguridad económica en estos momentos se basa en la “[…] prevención y evitación de todas las situaciones que pueden interrumpir la vida tanto de empresas como del Estado”.

No es un proceso anecdótico porque el hecho que la compañía tecnológica TikTok haya sido vetada en EE.UU.[xx], debido a su capacidad de penetración en el mercado estadounidense, anticipa un cierto proceso de “reversión o retorno”, proteccionista (como se ha anticipado), y de vuelta a la economía “propia o nacional”, que podríamos decir, se adelanta en EE.UU. respecto a las economías europeas, por ejemplo. Las empresas tecnológicas chinas, Alibaba, Tencent and Baidu están invirtiendo miles de millones de euros en centros de investigación, empresas de análisis de datos e incorporando talento de todo el mundo, estando su crecimiento indudablemente al alza: de hecho compañías como Huawei aspiran a ello por ejemplo de la mano de tecnologías tan novedosas como el 5G[xxi].

Su percepción de la inteligencia económica es clara, los competidores globales son adversarios y las empresas nacionales deben de tratar de penetrar en el mercado global a toda costa, por ello dirigen su búsqueda de información, obtención de inteligencia y aprendizaje a sus principales adversarios comerciales.

En concreto, volviendo al análisis de la situación en EE.UU., si anticipamos que ciertos económicos políticos sociales, y económicos, se adelantan en esta sociedad respecto a España (recordemos, existiendo muchos más ejemplos, a título anecdótico la campaña de Obama, yes we can (2012), y la de Podemos en España a partir de 2014), anticipando una posible situación similar en España, en relación a la actual campaña electoral Joe Biden, el candidato demócrata: “[…] proposes tax penalty for offshoring and new credits for investing in U.S. manufacturing[xxii], básicamente una vuelta a la protección de la industria basada, en este caso en EE.UU., y basada (a priori) en el caso norteamericano en tres factores principales:

  • El posible establecimiento de una tasa al impuesto de sociedades del 28%, más una sobretasa de penalización del 10% sobre las ganancias que las empresas estadounidenses obtienen sobre la producción en el extranjero para las ventas de vuelta a los Estados Unidos[xxiii].
  • La propuesta de negar deducciones y traslados de trabajos o producción al extranjero.
  • La creación de un crédito tributario "Made in America" de un 10% para las empresas que realizan inversiones que podrían crear empleos para los trabajadores estadounidenses[xxiv].

La tendencia es clara la protección a la empresa y la producción propia (en España y la UE) puede ser la tónica general en el futuro.

Vicente Gonzalvo Navarro

Teniente Coronel de Infantería de Marina

Doctor por la Universidad Carlos III de Madrid en Derecho Internacional

REFERENCIAS

[i] Sobre este asunto véase de manera general, en lo concerniente a los países de la UE, documentación en https://europa.eu/european-union/topics/taxation particularmente el apartado “cross border tax issues”.

[ii] “Además del shock a corto plazo, la crisis actual ha acelerado procesos ya en marcha”, España puede, Plan de recuperación, transformación y resiliencia (2020), p.3.

[iii] DAM W. (2010), “The Subprime Crisis and Regulation: International and Comparative Perspectives”.

[iv] Fondo Monetario Internacional (FMI), (2020), Global Financial Stability Report, April 2020, Chapter 1, “The Sharp Tightening of Global Financial Conditions Significantly Increased Risks to Financial Stability”, p. 14-17; Véase también AMICIS C. (2020), Crisis económica 2020, The Italian Times, artículo económico disponible en red: https://www.theitaliantimes.it/economia/crisi-economica-cos-e-quali-effetti-a-breve-lungo-termine_310720/

[v] Previsiones incluidas en: España puede, Plan de recuperación, transformación y resiliencia (2020). Gobierno de España.

[vi] Fondo Monetario Internacional (FMI), (2019), Economic Outlook. Challenges to Steady Growth (n 19) at 22. Véase FMI (2019), World Economic Outlook, April. Growth, Slowdown, Precarious Recovery, Chapter 1: Global Prospects and Policies.

[vii] PwC (2020), COVID-19: Impacts to business. Disponible en red: https://www.pwcresearch.com/uc/COVID

[viii] Por determinar la forma final de recuperación económica: V, WW, L, …. The Economist, (2020), intelligence unit, Economic support extended as Covid restrictions tighten, http://www.eiu.com/public/signup.aspx, Precedidas de otras muchas acciones véase, por ejemplo: EBA statement on actions to mitigate the impact of Covid-19 on the EU banking sector, 12 March 2020.

[ix] En el grafico 1 incluyo una serie de naciones (“grupo de naciones escogidas”) que pueden ser una referencia en lo referente al análisis de variables macroeconómicas, exploración de nuevos mercados, o estudio de modo comparativo de las economías, de manera general. Sirve de referencia general sobre el análisis de estas economías.

[x]BARTIK, T. (2012), Business Location Decisions in the United States: Estimates of the Effects of Unionization, Taxes and Other Characteristics of States, Journal of Business U Economic Statistics,3, No. 1, 14—22.

[xi]BALBONTIN C. (2018), Firm-specific and location-specific drivers of business location and relocation decisions, Institute of Transport and Logistics Studies (ITLS), The Business School, The University of Sydney, Australia. pp. 569-588, https://doi.org/10.1080/01441647.2018.1559254

[xii] Diario El Mira (2020), Navantia Puerto Real, «referente internacional» en el negocio Off-Shore, Cádiz,

https://elmira.es/21/10/2020/navantia-puerto-real-referente-internacional-en-el-negocio-off-shore/

[xiii] WATSON S. (2020), Summit News, politics, Trump: Biden ‘Devoted His Career To Offshoring Jobs, Opening Borders, Endless Wars’, artículo disponible en red: https://summit.news/2020/09/10/trump-biden-devoted-his-career-to-offshoring-jobs-opening-borders-endless-wars/

[xiv] Nota: Entre otras consecuencias, la crisis del coronavirus ha disminuido la liquidez de los bancos de la zona del euro, que ha estado tradicionalmente limitada por la obligación de preservar las normas reguladoras europeas. Esta circunstancia no ha permitido inyectar eficientemente en la economía la liquidez (el dinero) proporcionado por el BCE, a través de iniciativas como el PEPP (Pandemic Emergency Purchase program); la falta de liquidez ha llegado a las empresas, que han comenzado a adaptar su situación a esta circunstancia.

[xv] FED: Reserva federal.

[xvi] Entrevista en el Financial Times, octubre, 2018.

[xvii] Nota del autor: En lo referente a los temas relacionados con la actividad bancaria.

[xviii] MOREIRO GONZALEZ C. (2020), In search of the golden bank fleece: does the US deregulation wave break the European financial dam? Cuadernos de Derecho Transnacional (Octubre), Vol. 12, Nº 2p. 10-13.

[xix] REVEL, C. (2013), Economic intelligence: An operational concept for a globalised world, ARI de Real Instituto Elcano, n.º 134/2010, de DIAZ FERNANDEZ A.M. (2015), El papel de la inteligencia estratégica en el mundo actual.

[xx] JEFFREY P. (2020), US defends TIK TOK banning with Saturday ruling against 3 users, Bloomberg, artículo disponible en red: https://www.bloomberg.com/news/articles/2020-09-27/u-s-cites-saturday-ruling-against-3-tiktok-users-to-defend-ban?in_source=postr_story_0

[xxi] The Diplomat (2020), China’s Bid to Conquer Russia’s 5G Market Should Worry the Kremlin.

[xxii] EPSTEIN. J. (2020), Joe Biden proposes tax penalty for offshoring and new credits for investing in U.S. manufacturing, Bloomberg, artículo disponible en red: https://www.bloomberg.com/news/articles/2020-09-09/biden-plan-sets-tax-penalties-for-companies-offshore-profits

[xxiii] La así llamada sobretasa “offshoring” también se aplicaría a los centros de llamadas o servicios de una empresa estadounidense ubicada en el extranjero, pero que “sirve a los EE. UU.”.

[xxiv] Esos créditos fiscales estarían disponibles para cosas como: revitalizar las instalaciones cerradas para que puedan reabrirse para la producción de creación de empleo en cualquier área de fabricación; para rehacer cualquier instalación para avanzar en la competitividad manufacturera; y que la producción, el centro de llamadas u otros trabajos de servicio desde el extranjero vuelva finalmente a los EE. UU.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios