“Violencia en la mujer rural”, por Rosario Segura

“Violencia en la mujer rural”, por Rosario Segura
miércoles 24 de noviembre de 2021, 18:46h

25 de Noviembre, día de las Mariposas sin alas para volar; unas alas que han sido arrebatadas por unas tradiciones machistas. Este acontecimiento que recordamos tuvo origen en 1960 cuando las hermanas Patria, Minerva y Mª Teresa (las Mariposas), fueron bestialmente asesinadas por un dictador dominicano. En esta fecha ponemos la atención en la violencia a la que están sometidas muchas mujeres y que en numerosos casos se queda sin contabilizar; es la llamada cifra negra de los delitos que no se denuncian por miedo, por costumbre, o simplemente porque la situación vejatoria está normalizada. Este hecho sigue siendo uno de los asuntos más serios que atañen a las mujeres de este país.

Parece que se ha avanzado mucho, sin embargo, esta violencia va adoptando nuevas caras, con variantes como el aumento de violaciones grupales o de forma individual, que sufren nuestras jóvenes, ya no por sus parejas sino por criminales desconocidos. Este hecho continúa siendo un lastre muy pesado del que esta sociedad no sabe salir.

También hay datos que sorprenden sobremanera y son los que arrojan las agresiones en zonas rurales, como el que el 73% de las asesinadas por violencia de género vivían en municipios de menos de 100.000 habitantes, cifra que no parece que sea notable y lamentablemente es una lacra normalizada en entornos rurales, donde los estudios de victimología brillan por su ausencia (www.deia.eus, 23 /11/21).

Las mujeres de ámbito rural quieren luchar por visibilizarse, por poner de relieve su importancia y su papel tan relevante en el desarrollo del PIB de sus regiones, no obstante parece que se recrudece la herida de la violencia en ellas, que pasa desapercibida.

Hay que poner de manifiesto la falta de recursos públicos para prevenir y actuar contra las agresiones hacia la mujer en las zonas rurales, que propicia la menor independencia económica de estas mujeres,

Es el miedo a perder los hijos, la estigmatización familiar, la pérdida de su hogar y otros temores fundados, la causa de que no se denuncie los malos tratos. Soy de la opinión que urge la puesta en marcha de medidas que den amparo a estas mujeres. Y la realidad es que hay desigualdad en ellas, según sean del campo o la ciudad.

Tendría que haber más información en medios rurales, sobre los distintos tipos de discriminación y sus múltiples factores, habría que actuar de forma concreta para evitar las desigualdades, mejorando la calidad de vida de las mujeres que viven en este medio.

Recordemos que el Campo de Cartagena tiene una población de más de 13.000 habitantes y que en la comarca del Guadalentín cerca del 50% vive en zona rural. La huerta y el campo de la región de Murcia, sufre a parte de las consecuencias del vaciamiento, la falta de recursos de todo tipo donde se incrementan las brechas no solo de género sino digitales, tecnológicas y sociales.

Está muy bien eso de reconocer el papel de la mujer en el medio rural como han hecho los políticos, pero estas fechas más que solucionar algo, parece una puesta en escena, que solo sirve para cubrir una efeméride.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios