Camino de Ítaca

"No se nace machista: uno llega a serlo", María Antonia García, Abogada

'No se nace machista: uno llega a serlo', María Antonia García, Abogada
Ampliar
miércoles 16 de junio de 2021, 12:31h
La idea está manida, pero no por ello incierta: la herramienta más eficaz para luchar contra las sociedades androcéntricas es la Educación, que hay injertarla, no sólo en los centros educativos, sino en nuestros hogares.
'No se nace machista: uno llega a serlo', María Antonia García, Abogada

Esta sociedad debe deconstruir siglos de patriarcado. No seremos, de facto, ni libres ni democráticos, sin la extirpación de esta cangrena denominada machismo. Aún hoy, las mujeres se enredan con “hombres narcisos”, que las atrapen con su aprendida fascinación ancestral, y, a veces, las adormecen con chantajes emocionales o económicos, atacando su vulnerabilidad.

La enseñanza es una de las profesiones más feminizadas, en tanto la presencia de mujeres es mayoritaria. Además, las maestras constituyen la práctica totalidad de los equipos de educación infantil, reforzando la idea patriarcal de que las tareas de cuidados son responsabilidad de las mujeres. Por lo tanto, a día de hoy sigue siendo necesario que nos esforcemos por cambiar la escuela, luchar contra el sistema patriarcal hegemónico y la reproducción de las injusticias —ligadas en este caso al género— que se desarrollan en el entorno educativo y social.

El machismo y la dependencia emocional de las mujeres, no responde sólo al estatus económico, social o cultural. Está en todas partes. Me viene a la memoria, la tortuosa relación amorosa, que tuvo a los dieciocho años, la judía y una de las mentes más preclaras del pensamiento del siglo XX, Hannah Arendt con su profesor y también filósofo, adscrito al nazismo,Heidegger. Éste,cuando llegó al rectorado en la Universidad de Friburgo,en 1933,expulsó a todo el profesorado de origen judío, entre otros, a su propio maestro, Husserl. Ella, se doctoró con una tesis sobre el concepto del amor en San Agustín; y fue años después, quién acuño el término “la banalización del mal”.Sin embargo,a pesar de ser, tan intelectual y culta, mantuvo correspondencia intermitente desde 1925 a 1975 con su antiguo profesor, que nunca pidió perdón por sus ideas nazis. No lo puedo entender. ¿Pudiera ser que estuviese subyugada al paternalismo?.
Eduquemos en valores y responsabilidades igualitarias, ahora y ya, por una educación realmente, equitativa, crítica y democrática. Y recordemos: No se nace machista: uno llega a serlo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios