EDITORIAL: Ver para creer a la “nueva” Susana

EDITORIAL: Ver para creer a la “nueva” Susana
jueves 10 de junio de 2021, 09:58h
A estas alturas, ya casi nadie se sorprende de nada respecto a Susana Díaz, la dama de hierro Andaluza, aquella que protagonizo la mayor fractura en el PSOE Nacional en aquel fatídico 1 de octubre del Comité Federal para regalar la abstención al PP de Rajoy; la misma que sufrió el rechazo mayoritario de los afiliados de España en las Primarias ante quien es hoy el Presidente del Gobierno; la que boicoteo el 39 Congreso marchándose de copas en lugar de defender el mandato de los afiliados a quien hoy dice representar; la que también excluyo a una gran parte de los socialistas andaluces en las listas de las últimas Autonómicas que por su dudosa gestión llevo al PSOE andaluz, sin injerencias de nadie, a perder el Gobierno de la Junta de Andalucía después de 37 años, haya decidido morir matando aunque ello conlleve destrozar al PSOE.
EDITORIAL: Ver para creer a la “nueva” Susana

Hoy la “nueva” libertadora que copia hasta los eslóganes de Isabel Díaz (identico apellido) Ayuso se empecina en no querer darse cuenta que ya no representa al PSOE Andaluz y lo que es peor, a la mayoría social progresista que pueda hacer recuperar el Gobierno a la derecha.

Hablar de cambio en quien es la dueña y señora del Cortijo, de participación en quien la imposibilita cuando no la niega para lo que solo hay que hablar con los distintos colectivos y Ayuntamientos, véase la sanidad en Granada o su enfrentamiento con UGT, mantenía el 20% de avales para presentarse a las Primarias en lugar del 3% actual, la que como Secretaria General tiene muertas y cerradas las agrupaciones y donde la meritocracia brilla por su ausencia, quien como Susana es responsable de todo ello no puede construir el futuro.

Lo del cambio es una broma de mal gusto de quien lo ha frenado siempre al igual que sus aventajados alumnos que laminan toda discrepancia.

Del nacionalismo español al nacionalismo andaluz, Susana parece la conversa que imputa de todos los males al centralismo Federal y a las injerencias de Ferraz, paradójico, curioso e incoherente en quien quiso irse a Madrid para dirigirlo todo y utilizo también para solo lograr una derrota estrepitosa.

Susana hoy, aunque ni ella ni los suyos quieran verlo, es más un tapón que una alternativa, es más pasado que futuro PARA ESE CAMBIO NECESARIO.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios