EL SEGUNDO PODER, sección realizada por Tomás Guillén, Periodista

Concha Alcántara: “Resulta curioso que el periodista se dedique a denunciar los conflictos laborales de otros colectivos, pero nunca los nuestros”

Concha Alcántara: “Resulta curioso que el periodista se dedique a denunciar los conflictos laborales de otros colectivos, pero nunca los nuestros”

domingo 07 de marzo de 2021, 11:06h
Concha Alcántara: “Resulta curioso que el periodista se dedique a denunciar los conflictos laborales de otros colectivos, pero nunca los nuestros”
Es de una pedanía de Murcia, Cabezo de Torres, recalca. Su vida como Periodista se ha desarrollado en los medios escritos y en el ámbito local. Empezó su trayectoria profesional en ‘Diario 16 Murcia’, en 1991, en el que aprendió a ser Periodista gracias a José Antonio Montesinos, confiesa. Esa etapa fue crucial para ejercer el periodismo como ella lo entiende y, además, conserva grandes amigos desde entonces. En 1997 empezó a trabajar en ‘Ultima Hora Ibiza’ hasta junio de 2014. Un año después pasó a formar parte de la Redacción de ‘El Periódico de Ibiza’ hasta Junio de 2020, en el que decidió dejar el periodismo por motivos personales. Actualmente trabaja en la Administración Pública desligada de las tareas informativas.
Concha Alcántara: “Resulta curioso que el periodista se dedique a denunciar los conflictos laborales de otros colectivos, pero nunca los nuestros”

“Las RRSS han ido ganando terreno a los Medios de Comunicación, relegándolos, constituyendo un problema real para el futuro de la profesión periodística”; -“las RRSS nos han acomodado, pero esto es peligroso porque se abandona la esencia del Periodista: ir a los sitios para comprobar”; -“he comprobado cómo los políticos en el poder han ido ganando terreno. Cada vez hay menos libertad”; -“el periodismo es tremendamente vocacional, una forma de vida”; -“tengo muy claro que con el periodismo uno no se hace rico pero sí reivindico unos sueldos dignos”; -“a las nuevas generaciones de Periodistas les pido valentía, que no se amilanen ante la presión que puedan recibir”; -“si cualquiera con las RRSS puede ser Periodista esto perjudica a la profesión y no beneficia a la opinión pública porque no se recibe una información veraz; -“nuestro único poder está en reivindicar una profesión digna, en pelear tus temas, en que las redacciones recuperen el espíritu de hace años”.

P.-¿Hay más beneficio que perjuicios en las RRSS?

R.-En el contexto actual, más perjuicios. Las redes sociales han ido ganando terreno a los Medios de Comunicación, relegándolos, constituyendo un problema real para el futuro de la profesión periodística. Más que informan, desinforman. Hay excepciones, por supuesto. Conozco el caso de un médico youtuber en Ibiza que hace vídeos divulgativos de temas sanitarios y que, en estos momentos de la pandemia, son muy necesarios porque ofrecen una información que se aproxima mucho a la realidad.

P.-¿Qué se busca en las redes sociales? -a nivel informativo–comunicación

R.-Pertenezco a la generacion en la que se utilizaban los ordenadores en las redacciones de los periódicos. Cuando empecé a trabajar en D16 Murcia, que fue mi escuela de periodismo, empezaban a aparecer los primeros móviles, las noticias que te llegaban a la redacción eran por teletipos de agencias y el Periodista tenía que salir a la calle a buscar noticias para contar lo que estaba pasando. ¡Cómo ha cambiado el escenario! Las RRSS nos pusieron en bandeja las noticias en las redacciones, no se pisaba tanto la calle, era cómodo pero peligroso porque vas dejando de lado la esencia de Periodista, no vas a los sitios para comprobar que efectivamente hay una noticia para contar. Con las RRSS se busca un entretenimiento, una información rápida y sin contrastar. Hay que ir con mucho cuidado con las fake news, con los bulos. No hay un código deontológico y eso es una de las esencias del periodismo.

P.-¿Quién sale más beneficiado de tanta novedad en comunicación digital, la opinión pública o el poder? Llámese económico, político, etc.

R.-El poder, por supuesto, aunque más el económico que el político. He ejercido toda mi vida profesional en la prensa escrita y he comprobado cómo los políticos en el poder han ido ganando terreno. Cada vez hay menos libertad. Si una información no gusta al político de turno, descuelga el teléfono y llama al medio. El problema es que el jefe no defienda al Periodista y eso desgraciadamente pasa con demasiada frecuencia. Ahora con la pandemia del coronavirus aumenta esta presión. Las empresas están asfixiadas y los medios dependen de las subvenciones gubernamentales.

P.-El periodismo ¿oficio o profesión?

R.-Una profesión, por supuesto. Lo asociamos con un oficio pero creo que es un error. Es verdad que trabajando vas adquiriendo la experiencia tan necesaria, pero como un médico o un docente. Es tremendamente vocacional, una forma de vida aunque cada vez menos un medio por la precariedad laboral que va en aumento. No ha sido nunca una profesión bien pagada pero ahora está peor que nunca. Con la reforma laboral se flexibilizó el despido. Resulta curioso que el Periodista se dedique a denunciar los conflictos laborales de otros colectivos, pero no los nuestros. Esta precariedad no solo está en la prensa escrita sino también en televisión o radio. Hablo de ámbitos locales donde me he movido. Es lamentable que canales autonómicos de televisión tengan empresas subcontratadas y a los Periodistas les paguen cuatro duros. Muchas empresas incluso no pagan ni las prácticas de verano. Es una vergüenza. Tengo muy claro que con el periodismo uno no se hace rico pero sí reivindico unos sueldos dignos.

P.-¿Es necesario advertir al futuro Periodista sobre el poder o la presión del poder que recibirá para elaborar sus informaciones?

R.-No es que sea necesario advertirlo, es que tiene que tener muy claro que su objetivo ha de ser informar con veracidad, que no se deje dominar por el ansia de ser el primero en publicar la noticia en redes sin contrastarla y, sobre todo, que no se deje manipular por los poderes fácticos. A las nuevas generaciones les pido valentía, que no se amilanen ante la presión que puedan recibir, tanto desde sus jefes como desde el exterior, ni que se autocensuren , que sean rigurosos y que se formen para informar. Es una profesión dura pero gratificante.

P.-Pero quizás no ha sido nuestra profesión la que más intrusismo ha sufrido, precisamente por esa necesidad de ejercer ese poder?

R.-Si se refiere al intrusismo laboral siempre ha estado presente. Se tiende a pensar que cualquiera que le guste escribir puede ser Periodista. De intrusismo saben mucho los fotógrafos. Cualquiera con una buena cámara se cree fotógrafo de prensa.

P.-Actualmente se es más fácil y rápido (a un click solo) ser Periodista o informador, ¿pero esto perjudica a la profesión o beneficia a la opinión pública?

R.-Perjudica a la profesión y no beneficia a la opinión pública porque no se recibe una información veraz. Todo el mundo opina pero falta conocimiento. Hay lectores de prensa que dejan comentarios de noticias en las redes y ni siquiera se leen el texto, no pasan de la entradilla, pero aún así opinan sin saber de qué hablan. En el fondo, subyace un problema de educación y de cultura. Echo en falta lectores instruidos.

P.-¿Se ha perdido la vocación al querer ser cualquier ciudadano un influencer social o, incluso, a veces, un héroe o un villano?

R.-No beneficia, pero son productos de rápido consumo para la gente. Hay que tener muy claro que hay que diferenciarlo del periodismo. Cualquiera puede ser un influencer con un buen móvil o youtuber, pero no un periodista.

P.-Se han obviado los formatos para elaborar una buena e interesante información con tanto dominio particular de las RRSS

R.-En los medios locales aún pervive las ganas de hacer buen periodismo, pero con mucho esfuerzo y con más exigencias. Ahora cuando vas a cubrir una noticia tienes que hacer hasta un pequeño vídeo o una foto y mandar un pequeño texto para subirlo de inmediato a las redes. Tengo claro que no soy ni cámara ni fotógrafo. Tienes que hacer de todo, pero se olvida lo más importante: la noticia e informar con veracidad, contar la verdad. Las RRSS no van a desaparecer, al contrario. El Periodista tiene que reciclarse, como cualquier otro profesional, no puedes quedarte anclado en el pasado, pero establecer unos límites; que no nos dejemos dominar a golpe de likes.

P.-¿Hay que buscar corporativismo en esta profesión para poder salvarse?

R.-Pues sí se tendría que ser más corporativista, empezando por los Colegios Oficiales de periodismo. Hay asociaciones y colegios profesionales pero echo en falta un colegio oficial como otros colectivos sí tienen. Siempre hemos ido un poco por libre y ahora más que nunca necesitamos un escenario conjunto. Estoy viendo cómo las redacciones de los medios reducen las plantillas, los veteranos abandonan y se trabaja con mayores dificultades.

P.-¿Crees que hemos llegado en cuanto a influencia social al Segundo Poder, después del fuerte incremento de las RRSS, o aquella clasificación de Cuarto Poder siempre fue un tópico inútil y sin sentido?

R.-Ahora ni segundo poder ni cuarto. El poder está en las empresas que manejan la economía. Nuestro único poder está en reivindicar una profesión digna, en pelear tus temas, en que las redacciones recuperen el espíritu de hace años cuando si discutías con tu jefe no temías un despido; que puedas dar tu opinión libremente porque no hay que olvidar que cuando una empresa contrata a un Periodista, éste tiene opinión. Su trabajo no es robótico, tiene unas ideas.

P.-Qué futuro le espera a la radio, televisión o la prensa, después de tantas y tantas plataformas digitales y RRSS.

R.-Ahora lo que veo no me gusta. He querido mucho esta profesión, me he dedicado casi toda mi vida a ella, he sido una afortunada al trabajar en lo que me gustaba, sobre todo cuando desde el periodismo se ha contribuido a mejorar situaciones de desigualdad social. Pero no comparto tal y como ahora se están haciendo las cosas en los medios. Por ejemplo, las tertulias de los programas de televisión. Hay tertulianos que son Periodistas y que han sido condenados por decir mentiras. Ahí están opinando y sentando cátedra pero que no merecen ninguna credibilidad. Tampoco me gusta este giro al entretenimiento y a la frivolización. Con este panorama no me extraña que las plataformas digitales ganen terreno a los medios. Recuerdo que Pepe Monerri, Periodista de Cartagena, decía que el Periodista convive con la mierda y el problema es cuando te gusta revolcarte en ella.

P.-¿Perdemos el tiempo pensando con lo que se nos viene encima a corto plazo, por lo desconocido o inimaginable?

R.-Ni me lo planteo. Lo que sí pienso es que el tiempo es oro, hay que disfrutar de cada momento y con el periodismo he tenido la oportunidad de hacerlo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios