CAMINO DE ÍTACA

'Simone de Beuavoir y la revolución del Segundo Sexo', por María Antonia García, Abogada

"Simone de Beuavoir y la revolución del Segundo Sexo", por María Antonia García, Abogada

viernes 05 de marzo de 2021, 12:33h
'Simone de Beuavoir y la revolución del Segundo Sexo', por María Antonia García, Abogada

Comienza Marzo, pienso en el feminismo; ya saben, ese movimiento que enarbola el principio de igualdad de derechos de la mujer y del hombre, a la vez que su realización efectiva.

Es inevitable recordar la obra “El Segundo sexo” ( 1949), de Simone de Beuavoir. Un ensayo filosófico complejo, un manifiesto por la emancipación de la mujer. La autora, que decía en conversaciones con su compañero de vida, Sartre, que nunca se había sentido inferior al hombre; comenzó su ensayo con la impactante reflexión:

“No se nace mujer: llega una a serlo”.

Su libro, un clásico, que fue duramente criticada por el premio Nobel, Albert Camus y por el propio Vaticano, hoy es un referente que debemos releer. Observaremos, que lo que pretendía la autora, era simplemente, que los valores universales también nos alcanzan a las mujeres. Fue una adelantada, se opuso al reduccionismo biológico, que tan frecuentemente se utiliza como pretexto discriminatorio en la mayoría de tradiciones de pensamiento.

Gracias a Simone de Beuavoir, y a tantos otras personas, que labraron y continúan en el camino de la igualdad real, sin acritud, con entereza, con paridad; pero, claro está, este movimiento nació para desaparecer cuando se alcance la igualdad real entre los sexos .Ruta aún sin horizonte.

Cierto que la diferencia de roles impuesta por el machismo, fruto de una estructura histórica, nos ha reducido a las mujeres a imágenes icónicas de lo que se supone que debemos ser para ellos; que ,a su vez, son o han sido víctimas de su propia discriminación, educados por madres que, mayoritariamente, también transmiten la simiente de la desigualdad. Es como esas cajas de las muñecas rusas, que parecen infinitas.

La revolución será con las mujeres o no será. Un mundo igualitario es beneficioso para ambos sexos, pues la discriminación hacia la mujer daña al hombre. Cuando llegue ese momento, Penélope no esperará a Ulises, se marchará con él, surcarán los mares, y cuando regresen a Ítaca, ambos hilarán en el telar de palacio, la historia de sus vidas y será aún más fascinante.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios