ALGUNOS DE LOS NAZIS GENOCIDAS QUE FRANCO PROTEGIÓ Y VIVIERON EN ESPAÑA

ALGUNOS DE LOS NAZIS GENOCIDAS QUE FRANCO PROTEGIÓ Y VIVIERON EN ESPAÑA

lunes 01 de marzo de 2021, 11:36h
ALGUNOS DE LOS NAZIS GENOCIDAS QUE FRANCO PROTEGIÓ Y VIVIERON EN ESPAÑA

“A diferencia de Alemania o Italia, la España de Franco no sufrió un proceso de desnazificación. Al contrario, a partir de 1945, Franco, que nunca se arrepintió de sus vínculos con Hitler y Mussolini, permitió que España se convirtiera en refugio de muchos nazis que huían de los Aliados”.

Paul Preston

ALGUNOS DE LOS NAZIS GENOCIDAS QUE FRANCO PROTEGIÓ Y VIVIERON EN ESPAÑA
ALGUNOS DE LOS NAZIS GENOCIDAS QUE FRANCO PROTEGIÓ Y VIVIERON EN ESPAÑA

Acabada la guerra española comienza en Septiembre la mundial con la invasión de Polonia, Franco tiene que devolver los favores. No había dinero para ello, por tanto se decide pagar en especie. Franco envía trabajadores en régimen de esclavitud a las empresas alemanas, Mercedes, Voslkswagen, Hugo Boss creandose la Red SOFINDUS (sociedad financiera e industrial). Le regala al amigo nazi con generosidad altruista el wolframio gallego que era imprescindible para la construcción de tanques y abre las puertas de nuestro país al espionaje alemán. Las grandes ciudades se convierten en nidos de espías donde nada es lo que parece.

Al acabar la guerra, muchos jerarcas nazis son apresados y juzgados en Nüremberg otros logran huir y llegar a España donde gozaron de la protección del dictador español. Se dice que fueron 107 genocidas nazis los que llegaron a nuestro país, pero debieron ser muchos más. Algunos de estos son:

Franz Liesan: residía en el 52 de la calle Alcalá, adquiría animales en nuestro país durante la guerra para la experimentación alemana.

Aribert Heim: Oficial médico en Mauthaussen, sádico hasta el punto de ser denominado el Carnicero de Mathaussen y Doctor Muerte. Los españoles le apodaron, El Banderillero, por su afán de inyectar hormonas de animales, benceno, combustible a humanos… Famoso por sus experimentos abriendo en canal a gemelos, sacando los órganos y cronometrando el tiempo de agonía. Vivió tranquilo en Denia hasta su muerte.

Anton Galler: también residió en Denia. Se le acusa de provocar la matanza de un pueblo italiano, Santa Ana, donde asesinó a más de 400 mujeres y niños. Murió tranquilo en su cama española.

Otto Remer: jefe de seguridad de Hitler, teniente general de las Waffen SS. Residió hasta su tranquila muerte en Marbella en 1997. 84 años tenía el angelito cuando una tranquila muerte vino a buscarle.

Otto Skorzeny: llamado Cara Cortada, uno de los protagonistas del libro de Almudena Grandes , Los pacientes del Doctor García. Coronel de las Waffen SS. Murió en Madrid, después de vivir y conspirar durante toda su existencia y crear ODESSA que fue una organización encargada de sacar de Alemania a los perseguidos nazis, para darles la seguridad de un acomodo en América y buscar los documentos que les consiguieran tranquilidad e impunidad lejos de los cazadores de nazis. Hizo negocios hasta enriquecerse cosa que propició el régimen franquista y su vida se desarrolló entre el glamour de un fascismo de opereta que tanto gustaba a la sociedad de entonces.

Wolfang Jugler: pertenecía al séquito cercano de Hitler. Vivió feliz en la Costa del Sol hasta su tranquila muerte. Nadie le molestó, también se hizo rico.

Frederik Jensen: condecorado con honores por Hitler. Se le acusa de la muerte de miles de judíos. También vivió y murió en la Costa del Sol en 2011, como los anteriores, al dulce y protector amparo del dictador y sus amigos y sucesores.

Hanke Pattist: este subió al norte, en concreto a Rivadesella. Culpable de la detención y muerte de cientos de judíos, se integró feliz en el pueblo escanciando sidra como un nativo asturiano de toda la vida.

León Degrelle: quizá el más notorio de los nazis refugiados en nuestro país. Perteneció a la sanguinaria Legión Valonia belga, Waffen SS, fue condenado a muerte en su país del que huyó. Franco le acogió bajo su manto, le nacionalizó español y jamás fue extraditado. Hitler decía de él, que era el hijo que nunca tuvo. Escogió Sevilla para vivir, se integró totalmente, los vecinos le llamaban don Juan el de la Calima, por el palacete donde vivió. Se hizo constructor y el régimen le favoreció con contratas millonarias. Murió rico en su cama ,con altas influencias en el poder, con 87 años, en Málaga. Sus cenizas se tiraron en la antigua residencia del Fürer, Berchtesgaden (Nido del Águila) Fue protector e impulsor de innumerables fascistas y grupos terroristas que aún colean.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios