¿POR QUÉ HABLAR DE LA CULTURA DE LA DEFENSA?
Ampliar

¿POR QUÉ HABLAR DE LA CULTURA DE LA DEFENSA?

lunes 01 de marzo de 2021, 11:02h
¿POR QUÉ HABLAR DE LA CULTURA DE LA DEFENSA?
En primer lugar quiero agradecer a Carlos Delgado Fernández y su blog “El Camino de los héroes” la invitación a participar en su proyecto y su esfuerzo por contribuir a esto que llamamos Cultura de la Defensa[1], un término que se usa mucho pero que nadie sabe exactamente qué abarca. Los esfuerzos por fomentar esta Cultura de Defensa en España viene siendo una constante preocupación en nuestros mandos y gobernantes.
¿POR QUÉ HABLAR DE LA CULTURA DE LA DEFENSA?

En los últimos años la imagen de las Fuerzas Armadas ha experimentado una notable mejoría, a causa de factores como la extinción del servicio militar y la profesionalización de las Fuerzas Armadas, la incorporación de la mujer, la participación en misiones internacionales o en catástrofes como la pandemia que vivimos actualmente. Sin embargo, y aún a pesar de esta mejoría, la realidad es que la Defensa Nacional continúa siendo una gran desconocida para una sociedad que no comprende su necesidad, que no se siente partícipe de la misma y que no muestra interés por ella.

Desde los confines más lejanos de la Antártida pasando por el Ártico, por tierra, mar y aire, en todos los continentes del mundo, hay permanentemente un grupo de hombres y mujeres españoles que al servicio de España aportan ese granito de arena que hace grande a España y a nuestras Fuerzas Armadas, un camino de héroes como dice Carlos.

Misiones en el Exterior en 2020 (Revista Española de Defensa).

Se ha trabajado mucho, y proyectos como el de Carlos con su blog son un ejemplo del crecimiento de este interés por la llamada Cultura de la Defensa. Las Fuerzas Armadas han pasado en poco tiempo de estar dedicadas solo a la defensa de España, desde nuestro territorio, a convertirse en un instrumento fundamental para la proyección internacional de nuestro país.

Es evidente que para que las Fuerzas Armadas puedan desarrollar bien su labor necesitan encontrar el respaldo y la comprensión de la sociedad para la que trabajan. Apoyo que ha de ir más allá del simple reconocimiento moral y económico. Necesitamos que la gente sepa qué hacemos y más importante, el porqué de nuestra existencia.

El objetivo de la Cultura de la Defensa no es otro que conseguir ese acercamiento entre las Fuerzas Armadas y la sociedad española, no se trata de hacer marketing sino de envolvernos más plenamente en una sociedad que poco a poco, empieza a apreciar a sus Fuerzas Armadas, unos Ejércitos y una Armada que con orgullo enseñan el pabellón y lo mejor de nuestra sociedad, en misiones que entrañan un riesgo, con héroes anónimos que muestran lo mejor que tenemos, la madera con la que estamos hechos y forjados los miles de hombres y mujeres que sirven en nuestras Fuerzas Armadas.

Mediante la Cultura de la Defensa lo que tratamos de conseguir es dar a conocer nuestro trabajo diario, un trabajo que se realiza los 365 días del año, las 24 horas del día, desde cualquier unidad de las muchas que forman la estructura de las Fuerzas Armadas, miles de héroes que están en alerta permanente, ante cualquier amenaza exterior o para prestar nuestro apoyo en situaciones de riesgo o catástrofe colaborando con las autoridades civiles como en la operación Balmis, la de ahora o la que emprendió Francisco Javier de Balmis y Berenguer hace doscientos años con la vacuna de la viruela.

La Defensa es un elemento esencial del Estado para garantizar la seguridad y el bienestar de España y de los españoles. Por tanto, el conocimiento de los riesgos y amenazas actuales a la seguridad, y de los instrumentos necesarios para garantizar la defensa es crucial para que la sociedad española conozca, valore y se identifique con su historia y con el esfuerzo solidario y efectivo mediante el que las Fuerzas Armadas salvaguardan los intereses nacionales.

Es necesario afrontar una nueva estrategia que haga llegar a todos los españoles la labor que calladamente realizan estos miles de hombres, gracias Carlos, mediante iniciativas como la tuya sabemos que el trabajo se está realizando, la semilla está plantada, solo falta esperar a que florezca para ver el resultado.

Teniendo en cuenta nuestros diferentes orígenes y la fantástica diversidad de nuestras Fuerzas Armadas, fue necesario un instrumento para coordinar el fomento de la Cultura de la Defensa. Ese instrumento que se encarga de ejecutar las acciones que las diferentes disposiciones normativas plantean al respecto de la cultura y conciencia de defensa es el Plan Director de Cultura de Defensa[2].

El primer Plan Director de Cultura de Defensa se aprobó en el año 2002. En él se abordó de manera sistemática, por primera vez, la acción cultural del Ministerio de Defensa, con el objetivo de superar la carencia ya detectada de una adecuada conciencia de defensa nacional.

Tras catorce años de aplicación, con la evolución de los riesgos y amenazas, así como de las propias Fuerzas Armadas, entre otros elementos, y considerando necesaria la actualización de los enfoques y la dinamización de los mecanismos de seguimiento, se ha estimado preciso la puesta en marcha de un nuevo Plan Director de Cultura de Seguridad y Defensa, en el cual se está trabajando actualmente.

Se pretende que el nuevo Plan establezca con nitidez los mensajes a transmitir, los colectivos a quienes dirigirse de manera prioritaria y los mecanismos a utilizar con el fin de concentrar los esfuerzos en aquellos aspectos que se orienten mejor al objetivo último pretendido, esto es, elevar el nivel de la conciencia de defensa, de la necesidad de la defensa, en la sociedad española.

Terminar esta pequeña aportación citando a alguien que contribuyó enormemente a la difusión de la Cultura de la Defensa, el almirante Julio Guillén Tato, uno de los responsables que tengamos uno de los mejores Museos Navales del Mundo.

En palabras de Gregorio Marañón, el almirante Guillén fue “prototipo de militar moderno, hombre de técnica y de acción y, en los descansos de ésta, de profundo saber, y, por don nativo, de sentimiento artístico impecable[3] por eso me permito usar un refrán que él utilizó en su discurso de entrada a la Real Academia Española, un viejo refrán, que refleja la poca inquietud marítima de España y donde podríamos intercambiar la palabra mar por Cultura de la Defensa[4]:

Hablar de la mar,

y en ella no entrar.

Hablemos, de la mar y de la Cultura de la Defensa, y hasta entremos en ellas, sin temor a perder el pie, no nos dé miedo a que la gente nos conozca, somos humanos y cometemos fallos pero también contamos con héroes anónimos que aun a riesgo de su vida, solo saben servir, servir a un pueblo que se lo merece y que también merece conocerlos, gracias Carlos.

Capitán de fragata Augusto Conte de los Ríos

Subdirector y Jefe de Estudios de la Escuela de Submarinos

[1] Blog “El Camino de los héroes”. Disponible en: https://elcaminodelosheroes.com/ (Consulta 18-2-2021).

[2] MINISDEF (2021). La Cultura de la Defensa. Disponible en: https://www.defensa.gob.es/portaldecultura/Galerias/ficheros/La_cultura_de_defensa.pdf (Consulta 18-2-2021).

[3] O’Donnell y Duque de Estrada, H. (s/f). Ficha de Julio Fernando Guillén y Tato. Real Academia de la Historia. Disponible en: http://dbe.rah.es/biografias/11133/julio-fernando-guillen-y-tato (Consulta 18-2-2021).

[4] Guillén Tato, J. F. (1963). El Lenguaje Marinero. Madrid: Talleres Gráficos del Ministerio de Marina, p. 9

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios