Tarta de queso sin horno
Ampliar

Tarta de queso sin horno

domingo 21 de febrero de 2021, 11:28h
Para la base de la tarta de queso: 25 galleta tipo desayuno,100 g de mantequilla. Para la crema de la tarta de queso: 200 ml o 260 g. de leche condensada,1 sobre y medio de gelatina neutra Royal (15 g), 300 g de crema de queso cremoso (vuestra marca preferida), 200 ml de nata para montar o crema de leche 35% M.G., 2 cucharadas de azúcar blanquilla para montar la nata. Para la cobertura de la tarta de queso: Agua caliente para diluir la gelatina 300 ml, 200 g de confitura de frambuesas o de vuestra mermelada preferida.

Derretimos la mantequilla en el microondas y con la picadora trituramos las galletas y añadimos por encima la mantequilla derretida.

Cogemos la mezcla de mantequilla y galletas y la repartimos por la base de un molde desmontable grande.

Apretamos contra el fondo con la ayuda de una cuchara o con los dedos. Introducimos en la nevera mientras hacemos la crema de queso.

En un bol introducimos las dos tarrinas de crema de queso crema.

Añadimos la mitad de la leche condensada y mezclamos con la batidora.

El paso más complicado viene por el tema de la gelatina. Ponemos 10 g. de gelatina neutra en un bol que esté seco. De 300 ml de agua (1 vaso y medio aprox.) de agua fría. Separamos una tacita y la añadimos a la gelatina.

Ponemos el resto del agua en un cazo al fuego hasta ebullición (o al micro directamente 2 minutos). Retiramos y vertemos el agua en el recipiente donde se había dejado la gelatina.

Removemos hasta su completa disolución. Mezclamos con la crema de queso y el resto de la leche condesada. Batimos ligeramente toda la mezcla para que quede homogénea y sin ningún grumo.

Montamos la nata. El mejor consejo, que todos los ingredientes estén fríos. Al contrario que en el merengue (que debe estar a temperatura ambiente) la nata debe utilizarse fría. La nata, el azúcar y el recipiente deben estar recién salidos de la nevera. Batimos el azúcar y la nata hasta que quede compacta. Os aseguro que con el truco del frío sale perfecto.

Mezclamos la nata montada con la mezcla de queso pero de manera suave. Utilizamos mejor una espátula de madera o silicona para que no baje la nata.

Sacamos el recipiente con la base de galleta de la nevera y echamos la crema de queso. Volvemos a introducir en la nevera unas 4 horas.

Preparación y montaje de la cobertura de confitura:

Si tenéis confitura ya hecha mucho mejor. Yo antes preparaba una de moras en verano que estaba deliciosa pero está vez es con mezcla de frambuesas y arándanos. Las 2 muy ricas, elegid la que más os guste.

Ponemos 5 g. de gelatina neutra en un bol que esté seco. Diluimos en 2 cda. de agua.

Ponemos 100 ml. de agua en un cazo al fuego junto con la mermelada o confitura y lo llevamos a ebullición. Retiramos y vertemos el agua en el recipiente donde se había dejado la gelatina.

Trituramos con la batidora si queremos una crema fina y dejamos que se temple antes de verterla sobre la tarta. Volvemos a introducir la tarta en el frigo hasta que la mermelada se cuaje.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios