CRISTO DE LA HUMILDAD, a través de la mirada de Tomi Barrionuevo

CRISTO DE LA HUMILDAD, a través de la mirada de Tomi Barrionuevo

La Hermandad de la Humildad, cuya denominación oficial y completa es Antigua Hermandad y Real Cofradía.
CRISTO DE LA HUMILDAD, a través de la mirada de Tomi Barrionuevo
A la Cofradía del Cristo de la Humildad han pertenecido varios miembros de mi familia, mi padre, mis hijos, mi padre político, mi hermano y su familia.
Es lógico por tanto que le tenga una especial devoción además de que me trae muchos recuerdos de los primeros años de mi infancia del Jueves Santo, cuando procesionaba por la calle Mesones y la veía desde el balcón de una mercería que, un familiar allegado regentaba y, en la que hay actualmente una administración de lotería.
Sin desmerecer a otras imágenes, la talla del Cristo de la Humildad es la más bonita de nuestra Semana Santa ubetense.
Más de Cincuenta años de una imagen son, al mismo tiempo, muchas vivencias y hechos.
Allá por el año 1953 un hombre, llamado Amadeo Ruiz Olmos, modela en barro una figura humana en el momento de su juicio, de esa figura realiza un vaciado y del vacío produce una escultura de escayola que, punto por punto, va copiando en una buena madera de ciprés. A partir de ese instante el árbol vivo, hecho madera muerta, se va transformando, a golpes de gubia y tiempo de amor, en una imagen. Con los colores de una policromía lo que resulta es una imagen de Cristo coronado de espinas.
Un grupo de cofrades, en la Semana Santa de 1954, llaman a esa nueva imagen SANTÍSIMO CRISTO DE LA HUMILDAD, la presentan a la muchedumbre ubetense, en procesión, el Jueves Santo de 1954, organizan cultos, se imprimen fotos y sirven de recuerdo para la enfermedad o la alegría. Pasan los años y la imagen se hace querida y venerada por todos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios