EL INCOLORO: 'Lorca debe recobrar la presencia del Ejército', por Jerónimo Martínez
Ampliar

EL INCOLORO: "Lorca debe recobrar la presencia del Ejército", por Jerónimo Martínez

miércoles 18 de noviembre de 2020, 09:32h
EL INCOLORO: 'Lorca debe recobrar la presencia del Ejército', por Jerónimo Martínez
Ayer fue un día importante para Lorca tras conocer que el Alcalde y el Vicealcalde y Concejal de Industria del municipio, Diego José Mateos y Francisco Morales anunciaran la intención de solicitar al Ministerio de Defensa que nuestra ciudad acoja una Base Logística del Ejército de Tierra en los terrenos del antiguo Campo de Tiro de Carraclaca, adscrito al Regimiento de Infantería “Mallorca XIII” que fue disuelto el 29 de Diciembre de 1995. La noticia se produce un mes y medio antes de que se cumplan los 25 años de la desaparición de aquella importante unidad militar perteneciente a la entonces Brigada de Infantería Mecanizada XXXII y que pasó a mejor vida por la aplicación del Plan Norte del Ejército de Tierra. El último acto público castrense tuvo lugar el año 2006 con la Jura de Bandera de 198 soldados paracaidistas.
EL INCOLORO: 'Lorca debe recobrar la presencia del Ejército', por Jerónimo Martínez

En aquellos años, la cercanía de Carraclaca, -70 hectáreas de superficie- con el Acuartelamiento “Sancho Dávila” y la existencia de un camino que conectaba con cierta facilidad ambas instalaciones militares, potenciaron el complejo que, poco a poco, también albergó algunos espacios de ocio para el personal militar, incluida una piscina y una zona arbolada. En la actualidad, de esas instalaciones solo quedan algunas ruinas.

La llegada de la base supondría una inversión de 300 millones de euros y albergaría a 2.000 personas, entre militares y civiles que contarían con todo lo necesario para acoger a los profesionales destinados en la futura base y a sus familias a partir del año 2025.

Sin duda, la presencia del enclave logístico castrense en Lorca volvería a situar a la ciudad como punta de lanza nacional como consecuencia de la industria apoyada en la I+D+I, a lo que como bien dice Morales “se añadiría el impacto positivo tanto económico como social de contar con cerca de 2.000 personas más viviendo y consumiendo en Lorca”.

Otro aspecto a resaltar pasa por la magnífica localización de esta importante superficie susceptible de ampliación en caso necesario por la envergadura de todo el contingente militar susceptible de instalarse en Lorca. Defensa, que ya posee instalaciones propias, debe sopesar favorablemente para los intereses lorquinos la cercanía al casco urbano y el hito que en su día supondrá el futuro Corredor del Mediterráneo, sin olvidar la cómoda distancia hasta Cartagena donde la Armada gestiona los buques logísticos de Tierra para transporte de tropas y vehículos.

No cabe duda que Lorca sería nuevamente otro estandarte en el aspecto formativo, dando paso a nuevos títulos de FP y universitarios, ampliando todo lo relacionado con la hostelería, derivado del intenso tránsito de militares y trabajadores de empresas auxiliares que genera una instalación de esta índole.

Los lorquinos han demostrado desde siempre su admiración y cariño hacia el Ejército que permaneció ininterrumpidamente en la ciudad hasta su desaparición. Precisamente en 2020 se cumplen 100 años de la licitación de la construcción del Acuartelamiento “Sancho Dávila”, en unos terrenos donados por el Ayuntamiento, que supuso la presencia continuada del Ejército de Tierra en suelo lorquino hasta Diciembre del año 1995. Aún recuerdo el acto de cierre de la puerta principal con la presencia de los entonces Comandantes Ángel Yuste y Jesús Payo, fallecido tiempo después, y quien esto escribe como testigo.

Lorca merece unas instalaciones militares de este calibre. Tradición le sobra y el cariño está suficientemente demostrado.

Buena iniciativa sin duda la de nuestros gobernantes, que ojalá fructifique.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios