Edición testing
22 de julio de 2019, 5:26:43
DIARIO TECH


JÚPITER, EL PLANETA DE LAS TORMENTAS


La sonda Juno nos ofrece nuevos y sorprendentes detalles sobre la atmósfera y la composición de Júpiter.


Las novedades científicas relativas a los planetas que nos rodean son siempre apasionantes. A través de ScienceNews hemos podido conocer algunos recientes descubrimientos que tienen que ver con Júpiter, el planeta más grande de nuestro sistema solar.

La sonda Juno, que se dedica a analizar este planeta desde que comenzara a orbitar alrededor suyo el 4 de julio de 2016, ha generado ya algunas de sus primeras conclusiones. Además de realizar innumerables e impactantes fotos, la sonda ha ofrecido valiosa información relativa a la climatología de Júpiter, así como su composición, su gravedad o su atmósfera.

El líder de la misión Juno, Scott Bolton, del Southwest Research Institute en San Antonio, afirma que esto no ha hecho más que empezar. Aquí van los cuatro hallazgos más importantes que se han realizado hasta ahora de este enorme planeta.

Los investigadores que han analizado los datos de la sonda han podido descubrir un fenómeno que todavía no son capaces de explicar. En cada polo del planeta se encuentra un ciclón estacionado que abarca un perímetro de varios miles de kilómetros. Hasta ahí existe una cierta normalidad, en relación a otras observaciones.

Lo novedoso es descubrir que, alrededor de estos ciclones, se despliega una serie de tormentas de tamaño equivalente que se distribuyen en una forma poligonal perfecta. Son ocho en el polo norte y cinco en el polo sur. Estas tormentas se han mantenido en las distintas ocasiones que Juno ha podido recopilar datos.

Uno de los grandes temas de interés relativos a Júpiter eran las curiosas (y bonitas) bandas gaseosas que recorren el planeta, dándole desde la distancia una imagen de canica. Ahora, gracias a Juno, se puede saber que estas bandas penetran hasta 3000 kilómetros por debajo del nivel de las nubes.

No se saben aún las implicaciones que este descubrimiento puede tener, pero parece claro que las bandas deben tener un valor importante a la hora de explicar la climatología del planeta.

Dentro de esos 3000 kilómetros de margen por debajo de las nubes se encuentra la atmósfera de Júpiter. El clima turbulento y agresivo de este planeta toma forma en un entorno masivo: esta atmósfera es tres veces más grande que la de nuestro planeta, ocupando un 1 por ciento de su masa total (en la Tierra, la atmósfera ocupa un 0,1 por ciento).

El último de los descubrimientos relativos a Júpiter es el más sorprendente: superada la atmósfera, el planeta está compuesto por líquidos. Sin embargo, estos líquidos operan como si se trataran de una masa solida y rotante.

Los científicos explican este fenómeno a través de una reacción entre los átomos de hidrógeno y helio, que al juntarse generan un movimiento al unísono, dando esa apariencia solida. Al contrastar con otros trabajos anteriores, se confirma que no hay ningún núcleo sólido al final de todo ese fluido, por lo que pisar el planeta es simplemente imposible, sería una interminable y desagradable caída.

Todavía nos encontramos en un estudio preliminar de los resultados de la sonda Juno, y se esperan muchos avances desde aquí. Lo que sí está claro, según confirma Scott Bolton, es que el gigantesco planeta “no se parece a nada de lo que pensábamos”: tormentas poligonales, atmósfera gigantesca y una composición líquida. ¿Qué será lo próximo que se descubrirá? Estaremos atentos y ansiosos por conocerlo.

Nuevodiario.es.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  nuevodiario.es