Edición testing
22 de abril de 2019, 8:25:02
NACIONAL


La presunta animadversión hacia Pedro Pacheco del director de la prisión.


A la espera de que se le conceda el tercer grado, el 'calvario' de Pedro Pacheco a todas luces injusto viene por un crucifijo y unos libros


A Pedro Pacheco, que fuera alcalde de Jerez de la Frontera y líder del Partido Andalucista, la justicia no le trata de igual manera que a otros como por ejemplo Urdangarín.

El alcalde Jerezano vive su particular batalla con el director de la prisión en la que lleva recluido desde el 24 de octubre de 2014 a la espera de que se le conceda el tercer grado. A Otros con el tiempo que lleva él entre rejas ya le habría sido concedido, sin embargo a Pacheco la junta de tratamiento de Puerto III se lo ha denegado.

Ante esto ha recurrido la decisión ante el juzgado de vigilancia penitenciaria.

Al parecer el trato discriminatorio que recibe puede estar en la asesoría legal que como abogado daba a presos. Fuentes consultadas aseguran que se trataría de una venganza del director del centro de Puerto III, Miguel Ángel Rodríguez Ortiz, después de que Pacheco le ganara varios recursos a favor de otros reclusos.

El punto álgido del enfrentamiento entre ambos llegó en noviembre del año pasado, cuando el director ordenó un registro de su celda, lo que ha provocado que se le tramiten varias faltas leves. La primera de ellas, por tener un crucifijo de madera de ocho centímetros de largo, que la prisión ha considerado que puede ser un objeto peligroso. La segunda, porque una instrucción interna de la cárcel regula que cada preso solo puede tener ocho libros y Pacheco guardaba 18. La tercera, por acumular pastillas. Pacheco cumplirá en abril 69 años y toma medicinas para la tensión. Y la cuarta, por tener una almohada de más, al parecer por prescripción médica al padecer problemas en sus cervicales.

El asunto ha llegado a la comisión de Interior del Senado. El pasado 7 de febrero, el senador socialista Francisco González Cabaña interpelaba al secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, sobre la situación de Pacheco.

Caro le ha salido el regalo del crucifijo que le hiciera otro preso como agradecimiento a la ayuda jurídica que Pacheco le prestó, aunque para más inri ha sido sancionado por tener más libros de los teoricamente permitidos y hasta por tener una almohada de más.

Tras el registro de su celda, Pacheco fue trasladado del módulo 12 al módulo ocho. "Aunque el traslado solo duró un par de semanas, supuso un castigo para el preso, ya que con un cambio de módulo se consigue desubicar al recluso, que tiene establecida una rutina", señala Manuel Hortas, abogado de Pacheco. "Él, como también es letrado, está llevando la defensa de sus propios expedientes penitenciarios", explica Hortas. De hecho, Pacheco ha recurrido las faltas que le ha impuesto la prisión, que puede refundir en un solo expediente sancionador las irregularidades detectadas en el cacheo.

Otro daño colateral para Pacheco es que ha perdido la especie de asesoría legal que daba a otros presos. "Es un asesoramiento legal no retribuido. Es un servicio voluntario que ya estaba montado en la cárcel, autorizado por la dirección, y en el que mi cliente participaba para ayudar a otros reclusos. Tienen una sala con ordenador, pero sin acceso a internet", asegura Hortas, que recalca que toda esta situación está influyendo en la concesión del tercer grado a su cliente. Pacheco acumula por varias condenas un total de ocho años y nueve meses. Si las cumple al completo, debería salir de la cárcel el 12 de agosto de 2023. Ya lleva cumplidos tres años y casi cuatro meses. El exalcalde de Jerez ha pagado también los 200.000 euros de responsabilidad civil de la causa principal, condición indispensable para acceder al tercer grado.

Pero para acceder a la semilibertad es necesario subir en el sistema de grados y Pacheco sigue clasificado en el segundo, el mismo desde que entró en prisión en octubre de 2014. Fuentes penitenciarias señalan que el registro que sufrió Pacheco fue "una venganza" de la dirección de la cárcel porque "les tocó un poco las narices" ganando algunos recursos de compañeros de módulo. "Lo que está claro es que ha habido una demora injustificada en la concesión de su tercer grado", señala su letrado. Desde Instituciones Penitenciarias no comentan los expedientes disciplinarios de los reclusos. Quien sí habló fue el secretario de Estado de Seguridad en la comisión de Interior tras ser preguntado por el senador socialista.

José Antonio Nieto argumentó "que hay libros que debido a su tipología pueden generar problemas de convivencia", sin detallar si los que tenía Pacheco en prisión podían generar algún problema dentro de su módulo. "En cuanto al crucifijo, qué me dirían ustedes si un preso utiliza un crucifijo para agredir a otro recluso. Entonces me estarían diciendo cuál es el control que hay en los centros penitenciarios. Y cuando un preso tiene dos almohadas, es que otro se ha quedado sin la suya". Nieto señaló que Pacheco no siguió los cauces reglamentarios para pedir permiso y poder tener el crucifijo, el exceso de libros y una almohada de más. Y le acusó de reincidente.

Al menos Pacheco ya ha disfrutado de los primeros permisos: en verano de 2017 y en las pasadas navidades. El exalcalde de Jerez cumple una condena de cinco años y medio por el llamado 'caso asesores': por enchufar a compañeros de su partido como asesores en el ayuntamiento. En un principio, la Audiencia Provincial de Cádiz le condenó a cuatro años y medio, pero cuando Pacheco recurrió la sentencia al Tribunal Supremo, este no solo no le rebajó la pena sino que la endureció. Después ha sumado dos condenas más de año y medio y de un año y 10 meses por los casos 'estación de autobuses' (obras adjudicadas indebidamente) y 'casa del Rocío' (facturas falsas para justificar la reforma de la casa de la Hermandad del Rocío de Jerez en la localidad de Almonte).En junio de este año tendrá que volver a sentarse en el banquillo de los acusados por el caso 'huertos de ocio', en que el fiscal solicita cinco años de prisión por presuntos delitos de prevaricación, fraude a la Administración pública y estafa. Los hechos datan de 2004, cuando el Ayuntamiento de Jerez desalojó a los arrendatarios de unos terrenos para la construcción de una promoción inmobiliaria. El currículo político de Pacheco siempre ha estado ligado al nacionalismo andaluz. Fue alcalde de Jerez entre 1979 y 2003, primero en la denominada Alianza Socialista de Andalucía, germen de lo que fue el Partido Andalucista. También fue diputado en el Parlamento de Andalucía desde 1982 a 2004. En el Parlamento Europeo fue eurodiputado por el Partido Andalucista durante los años 1989 y 1990.

Nuevodiario.es.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  nuevodiario.es